EE.UU. se moviliza para endurecer el cumplimiento de las sanciones contra Irán ante el estancamiento de las conversaciones nucleares

Máquinas de centrifugación en la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz, en el centro de Irán, en 2019. Foto: AP

Estados Unidos enviará una delegación de alto nivel a los Emiratos Árabes Unidos la próxima semana, la primera señal de que Washington aumentará la presión económica sobre Teherán a medida que fallan los esfuerzos diplomáticos para restaurar el acuerdo nuclear de 2015.




La administración de Joe Biden se está moviendo para endurecer la aplicación de las sanciones contra Irán, según altos funcionarios estadounidenses, la primera señal de que Washington aumenta la presión económica sobre Teherán a medida que los esfuerzos diplomáticos para restaurar el acuerdo nuclear de 2015 fallan.

Según altos funcionarios del Departamento de Estado y del Tesoro, Estados Unidos enviará una delegación de alto nivel, incluida la jefa de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro, Andrea Gacki, la próxima semana a los Emiratos Árabes Unidos. Los EAU es uno de los principales aliados de Estados Unidos, pero también el segundo socio comercial más grande de Irán y un conducto para las transacciones comerciales y financieras de Irán con otros países.

Los funcionarios estadounidenses se reunirán con compañías petroquímicas y otras firmas y bancos privados en los Emiratos Árabes Unidos que mueven miles de millones de dólares en comercio con Irán. Advierten que Estados Unidos tiene “visibilidad sobre transacciones que no cumplen con las sanciones”, dijo uno de los altos funcionarios. “Esos bancos y empresas enfrentan un riesgo extremo si esto continúa”.

La visita podría ir seguida de sanciones contra Emirati y otras empresas, dijeron los funcionarios.

La medida de Estados Unidos se produce cuando las perspectivas de restaurar el acuerdo nuclear de 2015 parecen cada vez más sombrías. Las negociaciones para reactivar el acuerdo continuaban el jueves en Viena entre Irán, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania, aunque la delegación estadounidense solo viajará a Viena el fin de semana. Irán se niega a negociar directamente con EE.UU.

Los negociadores del acuerdo nuclear iraní reunidos en Viena, Austria, el 9 de diciembre de 2021. Foto: AFP

Después de una pausa de cinco meses impuesta por el nuevo gobierno de línea dura de Irán, las conversaciones se reanudaron la semana pasada, pero se estancaron, y los funcionarios estadounidenses y europeos acusaron a Irán de retroceder los compromisos acordados con el gobierno anterior de Irán en la primavera.

Funcionarios estadounidenses dicen que si no hay avances en las conversaciones nucleares, la delegación a los Emiratos Árabes Unidos podría ser la primera de varias visitas a otros países para reforzar la presión económica sobre Irán al exprimir su capacidad para evadir las sanciones estadounidenses impuestas por la administración de Donald Trump.

Eso podría incluir esfuerzos para reforzar el cumplimiento de las sanciones por parte de empresas en Malasia, Turquía y China, el principal socio comercial de Irán.

Estados Unidos también está trabajando en estrecha colaboración con firmas financieras en Japón y Corea del Sur para rastrear el comercio ilícito iraní, dijeron los funcionarios.

El Presidente Biden estableció la restauración del acuerdo nuclear como uno de los principales objetivos de política exterior, y los funcionarios estadounidenses dejaron en claro que desmantelarían muchas de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán cuando el Presidente Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo en mayo de 2018.

Sin embargo, en las últimas semanas, funcionarios estadounidenses y europeos han advertido repetidamente que la expansión del trabajo nuclear de Irán estaba poniendo en peligro la posibilidad de restaurar el acuerdo de 2015, que había levantado la mayoría de las sanciones internacionales contra Teherán a cambio de restricciones estrictas, pero temporales, sobre el trabajo nuclear de Irán.

Un auto e seguridad pasa frente a la instalación nuclear de Natanz, a 300 km al sur de Teherán, el 20 de noviembre de 2004.

Irán en los últimos meses ha comenzado a producir uranio altamente enriquecido, restringió el acceso de los inspectores de la agencia atómica de las Naciones Unidas a los sitios nucleares iraníes y comenzó a producir uranio metálico, un material que puede usarse en el núcleo de un arma nuclear. También ha avanzado en su trabajo sobre centrifugadoras, lo que le permite producir combustible nuclear mucho más rápidamente.

Este trabajo podría hacer imposible restaurar la pieza central del acuerdo de 2015: mantener alejado a Irán al menos a 12 meses de producir suficiente combustible nuclear para una bomba.

Con los esfuerzos para restaurar el acuerdo nuclear al borde del fracaso, los funcionarios estadounidenses han dicho que si bien mantendrán abierta la vía diplomática, buscarán aumentar la presión económica y política sobre Irán.

Funcionarios estadounidenses han coordinado la visita de la delegación la próxima semana con el gobierno de los Emiratos Árabes Unido, al que Washington ha consultado de cerca sobre la política de Irán. Los EAU también está en conversaciones con Teherán sobre tensiones regionales y el principal funcionario de seguridad de los Emiratos estuvo en Irán a principios de esta semana para conversaciones. Los funcionarios estadounidenses dicen que apoyan ese acercamiento.

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, asiste a una conferencia de prensa durante una reunión de la junta de gobernadores en la sede del AIEA en Viena, Austria, el 7 de junio de 2021. Foto: Reuters

La decisión de comenzar a aumentar la presión para la aplicación (de las sanciones) en los Emiratos Árabes Unidos refleja en parte el papel que juegan las empresas emiratíes en el comercio de Irán y en parte tiene como objetivo evitar un choque con China, el principal socio comercial e importador de petróleo de Irán.

Los funcionarios occidentales quieren trabajar con Beijing en las conversaciones para presionar a Irán para que se comprometa y, por ahora, están utilizando esfuerzos diplomáticos para persuadir a China de que frene las importaciones de petróleo iraní.

Los funcionarios de aduanas iraníes han dicho que durante el año calendario que terminó en marzo, los Emiratos Árabes Unidos fue el segundo mayor exportador no petrolero a Irán, con US$ 9.600 millones, y el tercer mayor importador no petrolero de productos iraníes, comprando bienes por un valor de US$ 4.600 millones.

Los funcionarios estadounidenses dicen que las empresas emiratíes han desempeñado un papel importante como conducto para las transacciones financieras, las ventas de petróleo y otros comercios que Irán está realizando con otros países, incluida China. Los EAU es un importante centro de transbordo en la región.

Las empresas emiratíes constituyen “una parte muy importante de los flujos comerciales continuos de Irán”, dijo uno de los altos funcionarios estadounidenses.

Según Esfandyar Batmanghelidj, fundador de la Bourse & Bazaar Foundation, un grupo de expertos económicos centrado en Irán, las exportaciones medias mensuales de petróleo de China desde los Emiratos Árabes Unidos fueron un 31% más altas en los primeros nueve meses de 2021 que en los seis meses antes de que la administración Trump pusiera fin a las cuotas de importación de petróleo para China y otros países en mayo de 2019. Gran parte de eso proviene de Irán, escribió.

“Los líderes de los Emiratos Árabes Unidos esperan una ganancia económica inesperada si la administración Biden tiene éxito” en su esfuerzo por volver al acuerdo nuclear, escribió Batmanghelidj en octubre. “Pero no han esperado al levantamiento de las sanciones para comenzar a ganar miles de millones de Irán”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.