EEUU: Siguen buscando a los padres de 628 menores separados en la frontera con México

Grupo de migrantes centroamericanos intentan cruzar la frontera entre Estados Unidos y México

De manera preliminar, se cree que los padres de 333 menores están en Estados Unidos, y el resto (295) fuera de ese país.




La comisión designada por un tribunal estadounidense sigue sin localizar a los padres de 628 menores que fueron separados en la frontera con México, cuando comenzaba el gobierno de Donald Trump, indica un texto judicial presentado este miércoles en la corte, el que también contempla números telefónicos proporcionados por el Gobierno para ayudar en la búsqueda.

De manera preliminar, se cree que los padres de 333 menores están en Estados Unidos, y el resto (295) fuera de territorio estadounidense.

Cabe destacar que lo anterior no significa necesariamente que padres e hijos continúen separados, sino que la citada comisión no ha podido localizar a los padres. Hasta el momento, el panel sólo ha podido ubicar a familiares de 168 de los 628 menores, es decir, tíos, abuelos, etc.

El documento llevado a la corte de EE.UU. brinda el panorama más reciente en los esfuerzos por reunir a las familias afectadas por la política de “tolerancia cero” respecto a los cruces fronterizos ilegales. Y ello, derivó en miles de separaciones cuando los padres fueron procesados penalmente.

El 25 de noviembre de este año, el gobierno estadounidense proporcionó números telefónicos e información de una base de datos de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración del Departamento de Justicia, que gestiona a las cortes migratorias, -detalla el documento.

Lee Gelernt, abogado representante de los padres por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), enfatizó que “apenas recibimos esta nueva información (desde el Gobierno) un día antes del Día de Acción de Gracias, y sólo por la indignación global que generó el hecho de que aún no se han localizado a estos padres”.

La política que los separó

Más de 2.700 menores fueron separados de sus padres en junio de 2018. Bajo ese contexto, el juez federal Dana Sabraw, de San Diego, ordenó que se pusiera fin a la práctica implementada con las políticas de “tolerancia cero”, determinando que padres e hijos fueran reunidos a más tardar en 30 días.

Los 628 menores cuyos padres siguen sin localizarse fueron separados antes de que el juez emitiera la orden, con casos remontándose incluso al 1 de julio de 2017, y todos ellos fueron liberados de la custodia federal antes de la orden de junio de 2018, lo que ha generado dificultades a la hora de rastrear a los menores.

Joe Biden, el presidente electo de Estados Unidos, tocó el tema durante las últimas semanas de su campaña, y sobre eso prometió la creación de un grupo de trabajo para ayudar a localizar a los padres.

La agripación de padres, ACLU, quiere que Biden permita que las familias separadas regresen a Estados Unidos y se les otorgue “cierto tipo de estatus legal”, comentó Gelernt.

“Pensamos que es lo justo considerando lo que les hicieron pasar”, dijo Gelernt. “Encontraremos a las familias, pero no podemos darles a las familias el derecho de volver a Estados Unidos ni darles un estatus legal. El gobierno es el único que puede hacer eso”.

Voluntarios han buscado a los padres vía telefónica y puerta por puerta en Centroamérica, una labor que se vio interrumpida por la pandemia del coronavirus. La comisión estableció teléfonos gratuitos en Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras y El Salvador, y envió aproximadamente 1.600 cartas a familias donde pudieran estar los padres.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.