El Papa Francisco pide a Europa que acoja a los migrantes durante la visita a un campo de refugiados

El Papa Francisco durante una reunión con refugiados en el Centro de Recepción e Identificación en Mitilene. en la isla de Lesbos, el domingo. Foto: AFP

Pontífice se reunió con solicitantes de asilo en la isla griega de Lesbos, destacando uno de sus problemas distintivos.




El Papa Francisco visitó un campo de refugiados en Grecia en la frontera de las rutas migratorias de Europa, y llamó al continente a dar la bienvenida a las personas que buscan asilo tras la guerra y otros desastres humanitarios.

“Pido a cada hombre y mujer, a todos nosotros, que superemos la parálisis del miedo, la indiferencia que mata, el desprecio cínico que condena despreocupadamente a muerte a los marginados”, dijo el Papa el domingo por la mañana, durante una visita al centro en la isla griega de Lesbos, que alberga a más de 2.000 refugiados y migrantes de Afganistán, Medio Oriente y África.

El Papa Francisco saluda a los niños durante una ceremonia en el campo de refugiados de Karatepe, en la isla de Lesbos, en Grecia, el domingo. Foto: AP

Muchas otras personas han muerto tratando de llegar a Lesbos y otras islas griegas por mar. “El Mediterráneo, que durante milenios ha unido a diferentes pueblos y tierras lejanas, ahora se está convirtiendo en un cementerio sombrío sin lápidas”, dijo el Papa.

Fue la segunda visita del Papa Francisco a Lesbos. En abril de 2016, en el apogeo de la crisis migratoria europea, visitó un campamento notoriamente superpoblado en la isla, se reunió con migrantes y lamentó su “trágica y desesperada necesidad”. En un movimiento sorpresa, luego regresó a Roma con 12 refugiados sirios.

Grecia ha sido durante años un importante punto de entrada a Europa para las personas que huyen de las partes empobrecidas o devastadas por la guerra de los continentes vecinos. El país ha reforzado la seguridad en sus fronteras terrestres y marítimas con Turquía para reducir el número de solicitantes de asilo. Grecia ha negado las acusaciones de grupos de derechos humanos, medios de comunicación internacionales y funcionarios de la Unión Europea y las Naciones Unidas de que está haciendo retroceder ilegalmente a los solicitantes de asilo a Turquía.

El Papa Francisco durante una reunión con refugiados en el Centro de Recepción e Identificación en Mitilene, en la isla de Lesbos. Foto: AFP

La visita del Papa a Lesbos se produjo el cuarto día de su viaje papal de cinco días a Chipre y Grecia, que ha destacado la migración, un tema distintivo del pontificado actual.

El Papa Francisco, que estuvo acompañado en el campamento de Lesbos por la Presidenta griega, Katerina Sakellaropoulou, dijo que “con profundo pesar, debemos admitir que este país, como otros, sigue en apuros y que en Europa hay otros que persisten en tratar el problema como un asunto que no les concierne”.

Esas palabras se hicieron eco de las declaraciones del Papa el sábado, en un discurso en el palacio presidencial de Atenas, cuando lamentó el “egoísmo nacionalista” que, dijo, estaba bloqueando una respuesta coordinada de los estados europeos y les pidió que acepten a los migrantes “según las posibilidades de cada país”.

El Papa entró al campamento de Lesbos a pie, deteniéndose con frecuencia para saludar a los residentes a lo largo de su camino, muchos de ellos familias con niños. La mayoría de los migrantes usaban mascarillas, pero el Papa, no. El Papa Francisco, que cumple 85 años este mes y camina con frecuencia cojeando debido al dolor en los nervios de su pierna, se agarró del brazo de un sacerdote a su lado para apoyarse.

Christian Tango Mukalya, solicitante de asilo de la República Democrática del Congo y residente del campo desde noviembre de 2020, se dirigió al Papa brevemente durante una ceremonia de bienvenida. Dijo que era padre de tres niños pequeños, dos de los cuales estaban con él en el campamento. Había perdido el contacto con el otro niño y su madre, dijo.

El Papa Francisco escucha un discurso antes de reunirse con los refugiados en el Centro de Recepción e Identificación en Mitilene, en la isla de Lesbos, Grecia, el domingo. Foto: Reuters

El Papa se dirigió a un grupo de solicitantes de asilo y visitó a algunos de los residentes del campamento en sus viviendas en estructuras temporales a lo largo del paseo marítimo.

El viernes en Chipre, el Papa condenó una cultura de indiferencia hacia los migrantes, pero reconoció que el pequeño país insular tenía una capacidad limitada para manejar la afluencia de llegadas indocumentadas, que según el gobierno de Chipre han aumentado en casi un 40% este año con respecto a 2020.

El Presidente chipriota, Nicos Anastasiades, agradeció al Papa Francisco el jueves por ofrecerse a llevar a 50 migrantes de Chipre. El Vaticano confirmó el viernes que 12 de esos migrantes serían trasladados a Italia en las próximas semanas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.