Embajadas de Chile y de otros seis países, los búnkers de la oposición en Caracas

A un mes del fallido levantamiento civil y militar de Juan Guaidó y Leopoldo López, seis dirigentes opositores han buscado resguardo en sedes diplomáticas extranjeras en la capital venezolana. Todos se encuentran en calidad de "huésped".




"Creo que me llamó Leopoldo López para preguntarme si podía recibir a Freddy (Guevara). Me dijo que estaba en la embajada de España y si yo podía ir a buscarlo. Entonces fui y lo llevé a mi casa junto a su novia Ariana (González)", cuenta a La Tercera PM el exembajador de Chile en Venezuela, Pedro Felipe Ramírez. La noche del 4 de noviembre de 2017, Guevara -que entonces se desempeñaba como vicepresidente de la Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora-, finalmente ingresó a la "Residencia El Samán", la residencia del embajador de Chile, ubicada en la calle Vaamonde del exclusivo barrio Country Club de Caracas.

Sin embargo, el parlamentario de Voluntad Popular (VP) —la misma colectividad de dirigentes opositores como López y Juan Guaidó- no fue el primero en instalarse en calidad de "huésped", en la sede diplomática chilena. Siete meses antes, el 5 de abril, el dirigente del Copei, Roberto Enríquez, solicitó protección tras ser notificado como desaparecido por más de 72 horas. Cinco magistrados del suspendido Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) también pasaron por la embajada antes de solicitar "asilo" y volar a Santiago, en octubre de 2017.

Tras el fallido levantamiento civil y militar realizado por Guaidó y López, el pasado 30 de abril, el chavismo inició una nueva ofensiva contra los líderes que apoyaron el alzamiento. Así, hoy existe una suerte de "lista negra" integrada por 15 parlamentarios despojados de su inmunidad política, y además, el propio Nicolás Maduro propuso adelantar las elecciones a la Asamblea Nacional previstas para fines de 2020.

En este caótico escenario, seis dirigentes de la oposición -entre éstos Leopoldo López y su esposa Lilian Tintori- decidieron refugiarse en las residencias de embajadas extranjeras en Caracas, como las de España, Italia, Argentina y México, acusando "persecución política". Cuatro miembros de ese grupo son diputados que integran el nuevo listado de "enemigos del chavismo", creado después del intento de sublevación.

"Cuando llegamos a la casa, (Guevara) me confesó que en el trayecto de la embajada de España a la de Chile estaba muy temeroso de que lo detuvieran. Le expliqué que también mi auto tenía inmunidad diplomática", agregó Ramírez.

[caption id="attachment_676856" align="alignnone" width="600"]

Juan Guaidó junto a Leopoldo López el pasado 30 de abril en Caracas, en un llamado a levantamiento civil y militar en Venezuela.

[/caption]

En lugar de irse al exilio o terminar en la cárcel, parte de la oposición venezolana ha optado por permanecer en las sedes diplomáticas, a diferencia de lo que ocurría en décadas pasadas en América Latina. Lo anterior encuentra respaldo en el Artículo 22 de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas que, entre otras materias, estipula que "los locales de la misión son inviolables" y que "los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión".

A los líderes políticos venezolanos también se suman otros, como los 25 soldados que ingresaron en el último mes a la embajada de Brasil en Caracas y los 18 miembros de la Guardia Nacional que se escondieron en la sede diplomática de Panamá. Dado el nivel de la crisis y el rol que ha jugado parte importante de la región, las posiciones internacionales han repercutido en los intentos de mediación entre el chavismo y la oposición, como los últimos diálogos en Noruega. Y por lo mismo, como resguardo, varias naciones han limitado la actividad política de sus "huéspedes". De esta manera, les han sugerido o prohibido hablar con la prensa, tal como ocurrió tras la primera y única conferencia de prensa de López desde la sede diplomática española en Caracas.

"Tocó la puerta y la recibieron"

La diputada de La Causa Radical (LCR), Mariela Magallanes, es la única parlamentaria perseguida tras el fallido levantamiento. Ese día, la titular de la Comisión de Familia de la Asamblea Nacional, recibió una llamada a las 5:15 de la madrugada para dirigirse a la base aérea La Carlota, y unirse a Guaidó, López, otros diputados y los militares que se habían adherido a la Operación Libertad.

[caption id="attachment_676859" align="alignnone" width="600"]

La diputada por la Causa R, Mariela Magallanes (c), ingresó a la residencia del embajador de Italia en Caracas, el 8 de mayo. Foto: AFP

[/caption]

Tras enterarse que la Asamblea Constituyente le había quitado la inmunidad, el 8 de mayo se resguardó en la residencia del embajador de Italia en la capital venezolana. Su matrimonio con un ciudadano italiano y un procedimiento en curso para el reconocimiento de su propia ciudadanía, le permitió "recibir todas las garantías, protección y hospitalidades posibles", según el ministerio de Relaciones Exteriores italiano.

"Tocó la puerta y la recibieron, cosa que agradece infinitamente (...), porque fue una decisión rápida y en caliente", dice a La Tercera PM un político cercano a Magallanes que prefiere no ser identificado por temor a represalias. Al interior de la sede diplomática, la parlamentaria continúa trabajando por el estado de Aragua y participa de manera remota de la Asamblea Nacional y sus reuniones. "Va a permanecer ahí, por ahora es lo correcto", agregó la misma fuente bajo condición de anonimato.

El mismo día en que Magallanes se instaló en la sede diplomática italiana, el diputado por la Alianza Bravo Pueblo, Richard Blanco, ingresó a la residencia de Argentina y al día siguiente, el 9 de mayo, Américo De Grazia (LCR), se convirtió en otro huésped para Italia. Ante la consulta de La Tercera a la Cancillería argentina sobre el ingreso del diputado a la sede diplomática de ese país en Caracas, el ministerio de Relaciones Exteriores transandino señaló a través de un correo electrónico que "el diputado Richard Blanco no se encuentra en calidad de refugiado, sino en calidad de huésped invitado".

Al mismo tiempo, México -que ha optado por la "no intervención", brindó recientemente resguardo a Franco Manuel Casella, de la Unión Civil Radical. El 14 de mayo, el diputado pidió refugio en la residencia del embajador mexicano en Caracas y por "el respeto, protección y promoción de los derechos humanos", el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lo acogió. El propio parlamentario agradeció la "neutralidad proactiva" de México, que tras la salida de Enrique Peña Nieto y el inicio del mandato de AMLO, se alejó de instancias como el Grupo de Lima y abogó por el diálogo como mecanismo de solución de la crisis. "Los que se han refugiado ahora están en la misma situación de Freddy (Guevara) y Roberto (Enríquez). Pienso que tampoco pedirán asilo, porque dicen que no quieren irse de Venezuela", explicó el exembajador chileno Pedro Felipe Ramírez.

Biblioteca en habitación

El día del levantamiento fallido y mucho antes de terminar en la embajada de España, López y Tintori buscaron refugio en la residencia diplomática chilena. Pese a que desde su equipo de comunicaciones explicaron a La Tercera PM que se trató "de una decisión personal", lo cierto que es que la situación al interior de la sede chilena también motivó al cambio.

[caption id="attachment_637223" align="alignnone" width="600"]

Miembros de la Policía Nacional Bolivariana afuera de la residencia de la embajada de Chile en Caracas. Foto: Reuters.

[/caption]

Además del gasto, que según lo detallado por Cancillería vía Transparencia alcanzaba los $ 12.914.573 al 1 de mayo solo por la estadía de Enríquez y Guevara, la residencia, con una superficie de 2.000 m2, ha tenido que transformar sus espacios para recibir a los nuevos huéspedes, habilitando hasta una biblioteca como dormitorio.

Es más, días antes del intento de sublevación, se había mantenido bajo reserva el ingreso a la residencia del abogado Juan Carlos Gutiérrez, cercano a Leopoldo López. Su presencia, sumada a la del personal de servicio, funcionarios, el contingente de la PDI -cuyo número de funcionarios no ha sido confirmado por Cancillería-, además de Enríquez y Guevara, incidió en que las condiciones no fueran las óptimas para alojar al matrimonio López Tintori, acompañado de su hija Federica, de apenas 15 meses de vida.

Comenta