Emilia-Romagna: la región que puede golpear el tablero político en Italia

Lucia-Borgonzoni,-rightwing-coalition-candidate-for-President-of-Emilia--Romagna-,-addresses-a-rallyahead-of-a-regional-election-in-Emilia--Romagna-,-in-Ravenna-(47901909)

Lucia Borgonzoni, candidata de la coalición de derecha para presidente de Emilia-Romagna. foto: reuters.

La derechista Liga de Matteo Salvini tiene la opción de destronar mañana a la izquierda, que gobierna esta región desde 1970.




Sus habitantes la llaman "Bolonia, la roja", tanto por el color de sus ladrillos como por su historia política. Este domingo se pondrá a prueba este rasgo en las elecciones regionales de la Emilia-Romagna, sobre la que todos los ojos de Italia están puestos.

Las encuestas ponen a la cabeza al actual gobernador de la región, Stefano Bonaccini, del Partido Democrático, con un 47% de los votos. Lucia Borgonzoni, de la derechista Liga, aparece segunda con 45%, pisando los talones de la centroizquierda. En tanto, Simone Benini, del Movimiento 5 Estrellas, se queda con un 5% de la intención de voto.

Nadie esperaba que la Liga llegara tan lejos. Sin embargo, en las elecciones europeas del año pasado el partido de Matteo Salvini consiguió el 33% de los sufragios, condenando al Partido Democrático a un segundo lugar en la región.

Por lo mismo, la posibilidad de que Borgonzoni ocupe el puesto de Presidente Regional es más que real. "Si Borgonzoni gana, será evidente para la coalición gobernante que el único modo de no ser destrozada por Salvini en la próxima elección nacional es manteniéndose junta", aclara Emanuele Bobbio, director del medio digital italiano Lo Spiegone.

Piero Ignazi, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Bolonia, resalta la importancia de estas elecciones, considerando la Emilia-Romagna el "bastión rojo" de Italia: "El impacto político puede acrecentar la presión al llamado de nuevas elecciones. Si se da una victoria muy clara para la derecha, la presión va a ser muy fuerte", comenta a La Tercera.

Ignazi aclara que una derrota mañana en las urnas sería desastroso para el liderazgo del partido nacionalista. "Han puesto demasiado esfuerzo en este desafío. Si fallan, el fracaso les pegaría de vuelta", destacó.

Pese a ser el partido con más escaños, el Movimiento 5 Estrellas pasa por un momento crítico. Tras dos años liderando el "gobierno del cambio", su líder Luigi Di Maio renunció a la dirección política del partido este miércoles.

Bobbio no ve mucho futuro en el partido "anti-establishment": "La renuncia de Di Maio y el mínimo rol que están jugando en la Emilia-Romagna son manifestaciones de un proceso que está pronto a tocar el punto de no retorno". La causa principal de esta crisis sería la incapacidad del partido para estar a la altura de las expectativas que provocaron. "Primero, no fueron hábiles para cumplir su programa o, al menos, la parte más importante. Y segundo, su elite dirigente demostró ser muy ineficiente", concluye Ignazi.

Comenta