Gobierno de Perú investigará violación de más de 500 niñas indígenas en la Amazonía del país

Comunidades indígenas de la Amazonía peruana denunciaron la violación de más de 500 niñas por parte de profesores.

El primer ministro de Perú, Gustavo Adrianzén, dijo que el abuso de menores estudiantes por parte de sus propios maestros se produjo entre el 2010 y el 2024. Una dirigente de la comunidad Awajún y Wampis, denunció que muchas niñas quedaron embarazadas o fueron contagiadas del VIH Sida.


El primer ministro de Perú, Gustavo Adrianzén, dijo este lunes que el gobierno investigará la violación de más de 500 menores de edad de la comunidad indígena Awajún, denunciada por dirigentes de esos pueblos que viven en la región amazónica del país.

El abuso de niñas y adolescentes estudiantes por parte de sus propios maestros se produjo entre el 2010 y el 2024, según una dirigente de la comunidad Awajún y Wampis, que denunció que muchas quedaron embarazadas o fueron contagiadas del VIH Sida.

“Se tiene que investigar”, dijo Adrianzén durante una conferencia con la prensa extranjera. “Nosotros rechazamos toda forma de abuso sexual”, agregó en Palacio de Gobierno.

El último fin de semana el Gobierno autónomo de “la Nación Wampis”, conformada por comunidades ubicadas en la frontera norte de Perú y la frontera sur de Ecuador, rechazó la expresión del ministro de Educación, Morgan Quero, que insinuó que el abuso sexual tendría raíces culturales indígenas.

La presidenta de mujeres de la comunidad Awajún, de la nación Wampis, Rosemary Pioc, dijo que si bien en la cultura Wampis se pueden casar con una adolescente, “nunca se ha violado a las niñas para que nos digan que es una tema cultural”.

“Son 524 denuncias a maestros que han violado a niñas estudiantes, con una probabilidad de 60% de contagios en adolescentes. Tenemos muchas adolescentes gestantes y madres solteras con Sida”, afirmó Pioc.

La dirigente dijo que si el Gobierno no resuelve las denuncias, las comunidades harán justicia con sus propias manos. “De verdad sentimos mucha indignación, porque no vemos justicia, y si la justicia no lo hace el Estado nosotros lo vamos hacer”.

El primer ministro Adrianzén señaló que las víctimas de las violaciones recibirán atención psicológica y de salud si han sido contagiadas por el virus del VIH, y que no se puede alegar “de modo alguno” un tema cultural en el abuso de las menores.

“Había que contemplar (...) una práctica o un hecho cultural que se producía en esas comunidades, sin embargo, nada justifica que se puedan violentar el interés superior de la niña, niño o del adolescente”, refirió el primer ministro.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.