Histórica ola de calor e incendios causa estragos en Europa y Asia

Temperaturas extremas dificultan el control de catastróficos incendios forestales en las cercanías de Atenas, sumando 74 muertos y casi 200 heridos. En Japón y Corea del Sur el termómetro no da tregua y se prevén nuevos récords.


Bosques devorados por el fuego, autos carbonizados, casas calcinadas y más de un centenar de víctimas fatales y heridos, son solo algunas de las consecuencias de la histórica ola de calor e incendios que por estos días azota simultáneamente a dos continentes: Europa y Asia.

Así, mientras en Chile la mesa técnica del gobierno decretó Código Azul para tres regiones por bajas temperaturas, al otro lado del mapa el termómetro no da tregua con extremas nunca antes vistas. ¿La razón? Un sistema meteorológico estacionario de alta presión, en estrecha relación con el calentamiento global, según los expertos.

Las imágenes más crudas se captaron en Grecia que amaneció rodeado de una lengua de fuego originada en Penteli -una zona muy boscosa- y que se extendió hasta la localidad residencial costera de Nea Makri, a unos 30 kilómetros de Atenas, arrasando con todo lo que encontró a su paso. La catástrofe se transformó en una de las más mortíferas del último tiempo, con 74 muertos y casi 200 heridos, tras el desastre en la península del Peloponeso de 2007.

Del total de fallecidos, 26 cuerpos fueron encontrados abrazados en el pueblo de Mati, mientras trataban de escapar de las llamas en el patio de un bar a unos 300 metros del mar.

Las autoridades helenas declararon la zona en estado de emergencia y, además, pidieron ayuda a sus socios de la Unión Europea, al tiempo que sugieren que algunos de los focos pudo haber sido intencional. La fuerza del viento, con ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora, y la brusca variación de su dirección, ha complicado hasta ahora la extinción definitiva del fuego en la zona.

Pero Grecia no es el único país que sufre las devastadoras consecuencias del calor. Un informe del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales, informó que Suecia, Noruega,

Letonia y Finlandia han sido duramente atacados por las llamas. Desde hace semanas Suecia vive una situación sin precedentes, con temperaturas que superan los 30 °C, y que usualmente rondan el rango de los 23 °C. Actualmente se combaten 27 incendios, con más de 25.000 hectáreas quemadas en los condados de Gävleborg, Jämtland y Dalarna, así como otros del oeste de la vecina Noruega, donde ya se registró la muerte de un bombero la semana pasada.

Según datos del Instituto Meteorológico e Hidrológico de Suecia, el país experimenta su peor sequía en más de un siglo de registros. Los caudales de lagos y ríos son históricamente bajos debido a la falta de precipitaciones.

Todo pareciera indicar que los días calurosos seguirán esta semana, especialmente en Reino Unido, que el lunes anotó una máxima de 33,3 °C en Santon Downham, en Suffolk. Desde la Met Office alertaron que entre hoy y mañana las temperaturas subirán aún más en el suroeste de Londres, además de otros puntos como Essex, Kent, East Anglia y Linconlshire. Entre sus advertencias, el organismo llama a la población a no exponerse al sol y permanecer al interior de sus hogares.

El último récord de Reino Unido fue de 38,5 °C cerca de Faversham, en Kent, en 2003. Sin embargo, existe un 20% de probabilidades de que la cifra sea eclipsada este viernes. "Si rompiéramos el récord, sería el viernes", dijo el meteorólogo Mark Wilson a diario The Independent.

[caption id="attachment_255681" align="aligncenter" width="900"]

Un grupo de personas víctimas del incendio forestal en la localidad griega de Mati, el lunes.[/caption]

"Un sauna"

Al menos 80 personas han muerto en Japón a medida que el país asiático continúa sofocándose en extremas temperaturas. "El clima en Tokio y en todo Japón es como estar en una sauna", dijo la gobernadora Yuriko Koike.

La situación, que podría extenderse hasta agosto, también ha generado que miles de ciudadanos sean derivados a hospitales con síntomas de insolación. El récord se registró también el lunes, con 41,1 °C en Kumagaya, una ciudad a unos 65 kilómetros al noroeste de Tokio. La situación llevó a que ayer se cancelara el desfile Hanagasa Junko, el segundo evento más grande del festival Gion Matsuri. Se esperaba que alrededor de 300 niños y ancianos desfilaran en Kioto, pero los organizadores fueron alertados por el calor.

Dos sistemas de alta presión han capturado el aire húmedo y cálido sobre esa región, impactando también a Corea del Sur, donde el fenómeno ha cobrado 10 vidas.

Por su parte, la Agencia Meteorológica de Corea del Sur predijo que los días calurosos continuarían a lo largo de julio, mientras que el gobierno anunció que proporcionará US$ 5,3 millones adicionales para hacer frente a las olas de calor. Además, impulsará revisar una ley para designar el clima extremadamente caluroso como una forma de desastre natural.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Imperdibles




Eleanor Woods, de 12 años, creo una mochila alimentada con energía solar y un dinamo, que es capaz de filtrar eficientemente el aire.