Indígenas de Ecuador protagonizan día de furia contra política económica del gobierno

Los ecuatorianos protestaron en las calles ante crisis económica. Foto: Reuters

La mayor movilización en los cinco meses del régimen de presidente Guillermo Lasso, cuyo detonante fue el aumento de hasta 12% en el precio del combustible, terminó con choques entre policías y manifestantes cerca de la sede del Ejecutivo en Quito.




Varios miles de personas salieron este martes a las calles y algunas vías fueron bloqueadas en Ecuador, a pesar del estado de excepción vigente, en manifestaciones convocadas por organizaciones indígenas para denunciar las políticas económicas del gobierno del presidente Guillermo Lasso.

La mayor movilización en los cinco meses de gobierno de Lasso, cuyo detonante fue el aumento de hasta 12% en el precio del combustible, terminó con algunos choques entre policías y manifestantes cerca de la sede del Ejecutivo en Quito.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), que lideró el llamado a las calles, bloqueó algunas vías en varias provincias ecuatorianas, mientras en la capital, sindicatos y estudiantes se sumaron a una marcha, pese al estado de emergencia que rige desde hace una semana para combatir al narcotráfico -aunque no se han restringido derechos como los de reunión y protesta.

Unos 1.500 manifestantes, de acuerdo con la policía participaron en esa marcha que, sobre el final de la tarde, derivó en enfrentamientos.

La policía empleó gas lacrimógeno para dispersar las protestas cerca del palacio de gobierno. Uno de los jóvenes manifestantes quedó lesionado tras recibir un impacto en la frente con una cápsula de bomba lacrimógena, según observaron reporteros de la AFP.

La policía restableció el orden en el centro histórico y patrullas motorizadas recorrían las calles. Al menos 18 personas fueron detenidas durante la jornada, de acuerdo con un reporte preliminar de las autoridades.

“Vengo a reclamar por los derechos de mis tres hijos que no tienen trabajo desde el año pasado. Ellos me ayudan para comer y todos estamos sufriendo, desesperados”, expresó a la AFP María Elena Ponce, un mujer de 58 años que ondeaba una bandera roja.

“Vamos a resistir”

En Zumbahua, una localidad del centro andino, los manifestantes cerraron el acceso con piedras y neumáticos en llamas. Mujeres con poncho, picas y palos salieron a la carretera acompañadas de hombres que movieron grandes piedras para obstaculizar el tránsito.

“Esta convocatoria (la) hemos hecho para rechazar todo lo que está imponiendo el gobierno nacional”, dijo Julio César Pilalumbo, un líder de Zumbahua, en los páramos de la provincia de Cotopaxi, de mayoría indígena.

“Vamos a resistir y no vamos a declinar ante ninguna represión”, agregó.

Leonidas Iza, presidente de la Conaie, convocó junto a otros sectores a manifestarse contra la medidas económicas de Lasso, que se posesionó en mayo.

El mandatario decretó un nuevo precio del galón de diésel, que trepó a 1,90 dólares frente a un dólar que costaba hace más de un año, y fijó el de gasolina corriente a 2,55 dólares.

El viernes anunció un congelamiento indefinido de esas tarifas, sin que eso apaciguara el descontento popular.

“La paralización representa pérdidas económicas para los pequeños negocios, que son el sustento de miles de familias y hogares ecuatorianos. Dile #NoAlParo, por la reactivación y la prosperidad del país entero”, tuiteó Lasso.

La agitación social volvió a un Ecuador sacudido por el repunte de homicidios y masacres carcelarias, que este año dejan más de 2.000 muertos en este país de 17,7 millones de habitantes, lastrado además por la depresión económica que trajo la pandemia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.