Irán reporta más de 500 ejecuciones en pleno 2022: cifras superan a los cinco años anteriores

La ONG Iran Human Rights denunció que el 30% de los ejecutados del mes pasado eran de la minoría baluche, una etnia que representa menos del 6% de la población del país.


Las autoridades iraníes ejecutaron en lo que va de año a más de 500 personas, según el recuento elaborado por la ONG Iran Human Rights (IHR), con lo que 2022 supera a los cinco años anteriores en ejecuciones de la pena capital.

El grupo denuncia además que más de la mitad de los ejecutados del mes pasado eran de la minoría baluche. En todo el año, dicha etnia representó el 30% de las ejecuciones, pese a que son menos del 6% de la población de Irán.

IHR denunció esta práctica “cruel e inhumana” y criticó la ejecución de presos políticos por delitos relacionados con la seguridad, ya que supone una violación del Derecho Internacional Humanitario.

El grupo mencionó en particular a Hosein Ordujanzado, Shahin Imani Moah, Milad Ashrahan Atbatan y Manuchehr Bejandi, condenados por colaborar con el Mossad israelí, según un comunicado recogido por su agencia oficial de noticias, Mizan.

Estos “alborotadores”, como los describe la Judicatura iraní, fueron detenidos en junio por la Guardia Revolucionaria de la República Islámica y fueron condenados a muerte poco después, por cooperar con el Mossad y por secuestro.

De acuerdo con el comunicado, los cuatro aprehendidos también provocaron “daños a la propiedad pública y privada” y efectuaron “operaciones de compraventa de armas” a las órdenes de un agente israelí a cambio de criptomonedas.

Otros tres imputados en este caso fueron condenados a entre cinco y diez años de prisión por delitos contra la seguridad del país, colaborar en secuestros y portar armas de fuego.

Lee más de Mundo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.