Irán se compromete a cooperar con la Agencia Atómica de la ONU, aliviando la amenaza de las conversaciones nucleares

El director de la agencia de energía atómica de Irán, Mohammad Eslami, en el centro, habla durante una conferencia de prensa conjunta con el director general de la AIEA, Rafael Grossi, segundo a la derecha, en Teherán, el domingo. Foto: AP

El acuerdo se produce después de que el jefe de la agencia hiciera un viaje de última hora a Teherán este fin de semana.




Irán llegó el domingo a un acuerdo con la Agencia Atómica de las Naciones Unidas que otorgará a los inspectores internacionales acceso a algunos de los sitios relacionados con la energía nuclear del país, un paso que probablemente evitará una crisis en las negociaciones para restaurar el acuerdo nuclear de 2015.

El acuerdo se produce después de que el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, hiciera un viaje de última hora a Teherán este fin de semana en un intento por persuadir a Irán de que intensifique su cooperación con la agencia antes de una reunión de los principales estados miembros de la AIEA que comenzará este lunes.

Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania habían estado discutiendo una moción formal de censura contra Irán esta semana si no se llegaba a un acuerdo, un paso que el nuevo Presidente de Irán, Ebrahim Raisi, había dicho que podría frenar la reanudación de las conversaciones nucleares.

Las conversaciones nucleares comenzaron en abril, pero se interrumpieron después de que Raisi fuera elegido en junio. El nuevo presidente se ha negado hasta ahora a fijar una fecha para reanudar las negociaciones.

El director general de la AIEA, Rafael Grossi, en el centro, habla con el subdirector de la Organización de Energía Atómica de Irán, Behrouz Kamalvandi, a la izquierda, en Teherán, el 11 de septiembre. Foto: AP

En una declaración conjunta emitida el domingo luego de las conversaciones entre Grossi y el director de la Agencia de Energía Atómica de Irán, esta nación acordó permitir que la agencia de la ONU acceda a una variedad de sitios nucleares para restablecer el equipo instalado por la agencia para monitorear las actividades de Irán.

La AIEA había advertido que parte del equipo podría dejar de funcionar en los próximos días o semanas, y Grossi ha dicho que, sin él, la agencia estaría “volando a ciegas” para garantizar que Irán no desvíe material y equipo nuclear a un programa de armas nucleares.

“Creo que logramos rectificar el problema más urgente que fue la inminente pérdida de conocimiento que enfrentamos hasta ayer (sábado)”, dijo Grossi a los periodistas a su regreso a Viena el domingo por la noche.

La declaración conjunta dijo que Irán y la agencia también acordaron mantener discusiones de alto nivel en las próximas semanas con el objetivo de impulsar la cooperación en otros temas, que probablemente incluirán la investigación de la agencia sobre material nuclear no reportado encontrado en Irán que los funcionarios iraníes han fallado repetidamente en explicar.

Siempre que Irán cumpla con los términos acordados, es probable que Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania archiven ahora las discusiones sobre censurar a Irán en una reunión de la junta de la AIEA, dijeron diplomáticos.

El Departamento de Estado no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre si el acuerdo frustraría los esfuerzos para censurar a Irán.

Sin embargo, el acuerdo fue bien recibido por el diplomático de alto rango de la Unión Europea que coordina las conversaciones nucleares de Viena.

Vista de la instalación de enriquecimiento de uranio de Natanz, a 250 km al sur de la capital iraní, Teherán, el 30 de marzo de 2005. Foto: Reuters

“Este es un paso positivo para asegurar la continuidad del conocimiento sobre el programa nuclear de Irán. Da espacio a la diplomacia”, dijo Enrique Mora, el diplomático de la UE, en Twitter. “Es fundamental que reanudemos #LasConversacionesdeViena lo antes posible”.

El viernes, el enviado de la Administración de Joe Biden en Irán, Robert Malley, se reunió con sus homólogos de Francia, Gran Bretaña y Alemania para discutir los desafíos que enfrentan las conversaciones nucleares, incluido el enfrentamiento de Irán con la AIEA.

Es probable que la decisión de no censurar a Irán enfrente las críticas de los opositores al acuerdo nuclear de 2015 y otros. El primer ministro de Israel, Naftali Bennett, pidió “una reacción internacional adecuada y rápida” a las acciones nucleares de Irán tras la publicación de dos informes de la AIEA sobre Irán la semana pasada.

“Es un movimiento típico del régimen. Agrupe a todos, divida las partes, gane tiempo, haga concesiones de último momento para disuadir la presión y siga tomando caminos pacientes hacia las armas nucleares”, dijo Mark Dubowitz, presidente de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un grupo de expertos con sede en Washington que se opone al acuerdo nuclear.

El director general de la AIEA, Rafael Grossi, asiste a una conferencia de prensa durante una reunión de la junta de gobernadores en la sede del organismo en Viena, el 7 de junio de 2021. Foto: Reuters

Una moción de censura de la junta de la AIEA, que puede ser presentada por cualquier Estado miembro, podría haber dado lugar a una acción del Consejo de Seguridad de la ONU, incluidas posibles sanciones. Sin embargo, la oposición pública de Rusia a la escalada del problema significó que cualquier seguimiento de una resolución de censura probablemente sería bloqueado.

“Los problemas entre nosotros y la agencia son cuestiones técnicas y políticas que no tendrán cabida en las relaciones mutuas”, dijo Mohammad Eslami, director de la agencia de energía atómica de Irán, después de la reunión del domingo.

El acuerdo nuclear de 2015 levantó la mayoría de las sanciones internacionales contra Irán a cambio de restricciones estrictas, pero temporales a las actividades nucleares de Teherán. En mayo de 2018, el entonces Presidente Donald Trump se retiró del acuerdo e impuso amplias sanciones a Irán. A partir del verano de 2019, Irán comenzó a violar progresivamente las restricciones clave del acuerdo.

En dos informes confidenciales entregados a los estados miembros de la AIEA el martes, la agencia dijo que Irán casi había cesado las discusiones serias sobre una investigación de la agencia sobre varios rastros de uranio y otros materiales nucleares encontrados en Irán desde 2019. Al igual que otros miembros del tratado de no proliferación nuclear de la ONU, Irán tiene compromisos básicos de salvaguardia de no proliferación para explicar el material nuclear no declarado encontrado en el país.

Se cree que los rastros nucleares están relacionados con el trabajo de armas nucleares que la AIEA y los gobiernos occidentales dicen que Irán hizo en la década de 1990 y al menos hasta principios de la década de 2000, aunque la agencia quiere saber qué ha sucedido con algunos de los materiales y equipos nucleares de ese programa. Irán niega haber trabajado alguna vez en armas nucleares.

Un auto de seguridad pasa frente a la instalación nuclear de Natanz, a 250 km al sur de Teherán, el 20 de noviembre de 2004.

La AIEA también dijo que Irán no había respondido a sus solicitudes para acceder al equipo de monitoreo en sitios como instalaciones de mineral de uranio y salas de montaje para fabricar las máquinas que enriquecen uranio, que son fundamentales para el programa nuclear de Irán.

Ali Vaez, director del Proyecto Irán en Crisis Group, dijo que el acuerdo mostraba que el nuevo gobierno no buscaba excusas para abandonar la diplomacia nuclear.

“Esta fue la primera prueba para Raisi y ha indicado claramente que quiere que se restaure el acuerdo nuclear”, dijo.

Los informes se producen cuando Irán ha intensificado su programa nuclear, acumulando una reserva de uranio enriquecido 10 veces superior a los límites permitidos en el acuerdo de 2015, produciendo uranio metálico, que puede utilizarse en el núcleo de un arma nuclear y restringiendo el acceso de los inspectores a sus sitios.

La semana pasada, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, advirtió que la ventana para completar las negociaciones nucleares no estaría abierta permanentemente y que en algún momento los avances nucleares de Irán socavarían los beneficios de restaurar el acuerdo de 2015.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.