Jorge Castañeda, coordinador de la campaña de Ricardo Anaya: "Los ataques del gobierno de Peña Nieto tuvieron un costo para Anaya"

JorgeCastañedaWEB

El excanciller mexicano dijo a La Tercera que en las elecciones de hoy el voto útil irá hacia Ricardo Anaya, porque es el único que le puede ganar a López Obrador.


Jorge Castañeda es un político e intelectual mexicano de gran trayectoria. Fue secretario de Relaciones Exteriores desde 2000 hasta 2003. Es autor de varios libros sobre la política mexicana y sobre América Latina, y es coautor de la reciente publicación ¿Y ahora qué? México ante el 2018. En marzo pasado se unió a la campaña del candidato del Partido de Acción Nacional, Ricardo Anaya, como coordinador estratégico. En conversación con La Tercera analiza las opciones de su candidato para ganar las elecciones.

Usted ha dicho que es difícil, pero no imposible, vencer a López Obrador. ¿Cómo ve esta situación cuando se está ad portas de las elecciones?

En parte porque no hay encuestas en los últimos días y porque han estado muy dispersas, creo que sí hay todavía una relativa incertidumbre sobre qué va suceder el domingo. Sigue habiendo un número muy elevado de indecisos o puede ser gente que sí decidió su voto, pero no quiere revelarlo a un encuestador. Hay un tema muy importante de movilización, una cosa es tener un número elevado de participantes en las encuestas y otra cosa es que esa gente vaya a votar. López Obrador y Morena no tienen una estructura para movilizar a la gente para votar, mientras que el Frente y el PRI lo tienen en alguna medida.

Se dice que López Obrador ha captado el descontento de los mexicanos. ¿Existe algún tipo de mea culpa por parte de la campaña de Ricardo Anaya sobe este tema?

El hecho real es que Anaya estaba en camino a captar una buena parte del descontento, del hartazgo mexicano. Pero el ataque por parte del Estado mexicano, del gobierno de Enrique Peña Nieto contra Anaya desde febrero, haciendo acusaciones falsas, nunca fundamentadas, utilizando contra Anaya las instituciones estatales con la procuraduría, como los servicios de impuestos. Entonces, el candidato al tratar de presentar una propuesta viable de cambio tenía que defenderse de estos ataques. Bueno, eso en efecto sí costó, pero no benefició en lo más mínimo al candidato del gobierno (José Antonio Meade), sino que benefició a López Obrador porque terminó llevándose una parte más elevada que el deseo de cambio en México.

Usted ha llamado por el voto útil. ¿Cuán importante será para las elecciones?

Lo ha sido en el 2000, 2006 y 2012. Y sucede en todos los países, como Chile, donde hay segunda vuelta. Pues no hay ninguna razón para pensar que no suceda en 2018 en México. Obviamente va a ser a favor de Anaya, porque es el único que puede ganarle a López Obrador. Ahora, cuánto va a ser, el PRI está ya en el hueso, no quedan muchos más votos que se le puedan quitar, porque está muy abajo. Vamos a ver si se le pueden quitar algunos votos adicionales.

Algunos analistas hablan de la crisis de los partidos tradicionales, como el PRI y también el PAN. Algo que se vio en la forma como se eligió a Ricardo Anaya. ¿Cómo responde a esos cuestionamientos?

Son cosas muy distintas, hay un descrédito generalizado de los partidos políticos en México. Todos ellos, incluso Morena, no tienen buena imagen, el que tiene buena imagen es López Obrador. Es un descrédito general de todos los partidos en México, porque han sido parte de una partidocracia, donde han monopolizado el ejercicio electoral, han robado, han sido cómplices de la corrupción, es un descrédito bien ganado. Por otro lado, cada partido tiene sus propias dificultades, el PRD vivió las dificultades de toda la gente que se fue con Morena, que es un proceso rarísimo. El PRI vive la adversidad de ser el partido del gobierno más impopular que habido en la historia moderna de México y el PAN vivió una pequeña división de un expresidente (Felipe Calderón), que había sido presidente del partido, de su esposa (Margarita Zavala), un pequeño grupo de seguidores de ellos, cinco o seis, que de alguna manera reaccionaron negativamente ante la candidatura de Anaya y prefirieron irse del PAN. Ellos están molestos, como todos los que tienen una batalla interna. Las internas siempre son muy agudas, muy estridentes, antagónicas. Son más virulentas las internas que las externas, pero son muy distintas a las dificultades que viven el PRD y el PRI.

Comenta