La última gran apuesta de Pedro Sánchez

Spanish-acting-Prime-Minister-and-Socialist-Workers'-Party-(PSOE)-leader-Pedro-Sanchez--attends-(47243657)

El líder socialista Pedro Sánchez durante un acto de campaña en Barcelona. Foto: Reuters

Mañana se realizarán elecciones generales en España y el líder del PSOE enfrentaría un difícil panorama.




Ni grandes mayorías, ni pactos, ni suficientes apoyos logró el líder socialista y actual jefe de gobierno español, Pedro Sánchez, tras las elecciones de ese país el 28 de abril de este año. Fueron casi cinco meses en los que Sánchez intentó mover todas sus fichas para formar una coalición de gobierno, pero que terminó con disolución del Parlamento y el llamado de nuevas elecciones. Mañana se jugarán nuevamente las cartas electorales, y el PSOE, en manos de Pedro Sánchez, ya ha barajado cuáles son sus posibilidades en los cuartos comicios generales en los que participa.

Lo que las encuestas señalan que ningún escenario será sencillo y que el PSOE deberá entregarse a la negociación. Si bien el partido de Sánchez sería el más votado no le alcanzaría para la mayoría que le permita formar gobierno. Es más, se prevé que pierda algunos escaños con respecto a abril, cuando obtuvo 123.

Así, las opciones viables se reducen y Pedro Sánchez ha tenido que analizar si suma los votos de los partidos nacionalistas, si forma una gran coalición con el Partido Popular (PP) de centroderecha, o si apuesta a la abstención del PP y de Ciudadanos para la votación de investidura.

"Pedro Sánchez tiene pocas opciones de sortear la dificultad de negociación. Al final el tipo de reto que se va a encontrar es muy parecido al de abril, con las dificultades añadidas de que no podrá formar gobierno socioliberal, y con la sentencia que salió para algunos de los líderes independentistas que estarán menos dispuestos a pactar", dijo a La Tercera el politólogo español Jorge Galindo.

El analista político español Carlos Fernández señaló a este medio que "Sánchez ha tenido que adoptar un rol más a la defensiva, en el que ha intentado posicionarse como ganador de los debates. "En el único debate televisado vimos a un Pedro Sánchez bastante a la defensiva con todos los candidatos del resto de partidos yendo a por él. Un Pedro Sánchez nervioso o poco contundente, que miraba más a los papeles que tenía más que a los ojos de sus adversarios".

Comenta