Líderes mundiales se unen a la Cumbre por la Paz en Ucrania, en una prueba del peso diplomático de Kiev

Se espera que unos 100 países y organizaciones asistan a la reunión de dos días en Buergenstock, en el centro de Suiza.


Los líderes mundiales dieron inicio a la Cumbre por la Paz en Ucrania, que se celebra en Suiza, la conferencia busca presionar a Rusia para que ponga fin a su guerra en Ucrania y esboce un camino hacia la paz, pero notables ausencias como la de China atenuarán el impacto potencial de la cumbre.

Decenas de aliados de Ucrania participarán en las conversaciones, pero Pekín se mantiene al margen después de que Rusia quedara excluida de las deliberaciones por considerar el evento una pérdida de tiempo y no tener interés en asistir.

La ausencia de China ha mermado las esperanzas de que la cumbre mostrara el aislamiento global de Rusia, mientras que los recientes reveses militares han puesto a Kiev en la cuerda floja. La guerra en Gaza entre Israel y Hamas también ha desviado la atención del mundo de Ucrania.

Se espera que las conversaciones se centren en preocupaciones más amplias desencadenadas por la guerra, como la seguridad alimentaria y nuclear y la libertad de navegación en el Mar Negro, y un borrador de la declaración final identifica a Rusia como el agresor, dijeron las fuentes.

El canciller alemán, Olaf Scholz, calificó la reunión de paso importante. “Se debatirán muchas cuestiones de paz y seguridad, pero no las más importantes. Ese fue siempre el plan”, dijo en declaraciones a Welt TV.

“Esta es una pequeña planta que necesita ser regada, pero por supuesto también con la perspectiva de que luego puedan salir más cosas de ella”, agregó.

Joe Biden envió a la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, en su representación -lo que ha irritado a Kiev-, mientras que el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, estará representado por su ministro de Exteriores y la India envió una delegación de menor nivel.

Mientras se reunían los delegados, Harris anunció más de 1.500 millones de dólares en ayuda energética y humanitaria para Ucrania, donde las infraestructuras han sido golpeadas por los ataques aéreos rusos desde la invasión de 2022.

Se espera que unos 100 países y organizaciones asistan a la reunión de dos días en Buergenstock, en el centro de Suiza.

Intentos de fin a la guerra

En vísperas de la cumbre, el presidente ruso Vladimir Putin declaró que Rusia sólo pondría fin a la guerra si Kiev accedía a abandonar sus ambiciones en la OTAN y a entregar cuatro provincias reclamadas por Moscú, exigencias que Kiev rechazó rápidamente por considerarlas equivalentes a la rendición.

Las condiciones de Putin parecen reflejar la creciente confianza de Moscú en que sus fuerzas tienen la sartén por el mango en la guerra. Scholz las describió como un intento de enturbiar las aguas.

“Todo el mundo sabe que no se trata de una propuesta seria, sino que tiene algo que ver con la conferencia de paz de Suiza”, declaró en otra entrevista televisiva.

Suiza, que asumió la cumbre a instancias del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, quiere allanar el camino para un futuro proceso de paz que incluya a Rusia.

“La Cumbre de la Paz brinda a todos los países la oportunidad de ser escuchados y demostrar su liderazgo mundial”, declaró Zelenski.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, afirmó que la propuesta de Putin había “mostrado el verdadero camino hacia la paz”.

“Si quieren salvar el mundo, discutan la propuesta de Vladimir Putin (...) solo aquellos que no quieren la paz no pueden verlo, no pueden entenderlo”, dijo la agencia de noticias TASS.

Swiss Federal President Viola Amherd and Ukrainian President Volodymyr Zelenskiy shake hands during the Summit on Peace in Ukraine, in Stansstad near Lucerne, Switzerland, Saturday, June 15, 2024. MICHAEL BUHOLZER/Pool via REUTERS

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.