Los ganadores y perdedores del debate demócrata

DEBATE-DEMOCRATA-

La carrera por la nominación presidencial del Partido Demócrata ha dejado varios heridos en el camino. Algunos precandidatos han entrado en pánico tras ver estancado su apoyo en la encuestas. El debate de la noche del miércoles en Las Vegas fue una clara muestra de aquello.


Bernie Sanders: el todo o nada

Bernie Sanders, de 78 años, se mantiene al tope de las preferencias demócratas (27,8% a nivel nacional). El senador se impuso en las primarias de New Hampshire, el 11 de febrero, mientras que en el caucus de Iowa quedó segundo. Sanders sabe que se juega el todo o nada, ya que en las primarias de 2016 fue derrotado por Hillary Clinton. El precandidato lleva el estandarte del "socialismo" en el Partido Demócrata, pese a que no milita en esa colectividad. En el debate en Las Vegas respondió bien los ataques. "Sanders ganó porque ya estaba adelante y nadie pudo derrotarlo de manera efectiva", dijo a La Tercera el analista John Pitney.

Michael Bloomberg: mal arranque

El exalcalde de Nueva York participó por primera vez en un debate. Esto, justo cuando marcha tercero en las encuestas a nivel nacional, con un 16,1% de intención de voto. Por eso, todas las expectativas estaban sobre sus hombros en Las Vegas. Pero Michael Bloomberg decepcionó: no supo responder los cuestionamientos de sus rivales, se mostró a la defensiva y cometió varios errores. Sin embargo, la gran esperanza del exedil neoyorquino está puesta en el "Super Martes", cuando 14 estados -entre éstos California y Texas- lleven a cabo sus primarias.

Elizabeth Warren: ¿se viene el repunte?

La senadora por Massachusetts, de 70 años, logró su mejor performance en los debates demócratas la noche del miércoles. Desde un comienzo, lanzó efectivos dardos contra sus rivales, pero la mayor artillería la dirigió a Michael Bloomberg, quien debutó en estos espacios y a quien comparó con Donald Trump por sus controvertidas políticas contra las minorías. Warren, que milita en el ala izquierda del partido, marcha cuarta a nivel nacional, con un 12% de respaldo. Debe reponerse de manera urgente de sus derrotas en Iowa y New Hampshire.

Pete Buttigieg: la gran sorpresa

El exalcalde de South Bend, Indiana, se mostró cauto y respondió con la tranquilidad que ya quisieran precandidatos como Joe Biden. Defendió sus posturas sin ser agresivo y atacó a sus rivales con inteligencia. La campaña de Pete Buttigieg es un buen reflejo de su personalidad. Sin grandes parafernalias, logró imponerse en el caucus de Iowa, mientras que en New Hampshire quedó en segundo lugar. De cara al caucus del sábado en Nevada, el precandidato marcha cuarto en las encuestas. A nivel nacional está en quinto lugar, con un 10% de apoyo.

Joe Biden: la decepción

El exvicepresidente de la era Obama era la gran apuesta del Partido Demócrata. Sin embargo, Joe Biden, de 77 años, no ha logrado imponerse en ninguna primaria hasta ahora. Además, marcha segundo a nivel nacional, con un 17,8% de intención de voto, 10 puntos menos que Bernie Sanders. Se esperaba más de él en el debate en Las Vegas.

Amy Klobuchar: derrota tras derrota

La senadora por Minnesota ha mantenido una posición de centro, pero esto no la ha ayudado precisamente para conseguir votos. En Iowa terminó quinta y en New Hampshire tercera. Aunque aún no se da por vencida, necesita con urgencia un triunfo. El problema es que no es ni por cerca la favorita para el caucus de Nevada ni tampoco para las primarias de Carolina del Sur.

Comenta