Mario Draghi renuncia como primer ministro de Italia luego de que su apoyo se desmoronara

El Presidente italiano, Sergio Mattarella, mira al primer ministro, Mario Draghi, firmar un documento en Roma, el 21 de julio de 2022. Foto: Reuters

La nación del sur de Europa se enfrenta a la posibilidad de elecciones en septiembre, en medio de una crisis política.


El primer ministro italiano, Mario Draghi, renunció el jueves luego de un colapso en el apoyo entre los partidarios de su coalición, lo que sumió al país en la incertidumbre mientras lucha contra la inflación creciente y la desaceleración económica.

El Presidente Sergio Mattarella convocó a elecciones para un nuevo Parlamento, con fecha fijada para el 25 de septiembre. Antes de la actual crisis política, las elecciones estaban previstas para el primer semestre del próximo año.

Draghi, expresidente del Banco Central Europeo, permanecerá como primer ministro interino hasta que se forme el nuevo gobierno, después de las elecciones.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, saluda después de pronunciar su discurso en el Parlamento en Roma, el 21 de julio de 2022. Foto: AP

Antes de presentar su renuncia a Mattarella, Draghi pronunció un breve discurso en la Cámara de Diputados de Italia, donde recibió un largo aplauso y una ovación de pie.

“A veces, incluso los banqueros centrales pueden tener corazón”, dijo Draghi visiblemente emocionado, mientras agradecía a la cámara.

El período de 17 meses de Draghi como primer ministro le dio a Italia y a la Unión Europea motivos para ser optimistas de que podría poner a la economía moribunda del país en el camino del crecimiento sostenible. La economía de Italia, el primer país occidental que se vio muy afectado por la pandemia de Covid-19, creció más del 6% el año pasado al salir de los confinamientos continuos durante gran parte de 2020.

“La recuperación económica rápida y resistente de Italia de la pandemia se puede atribuir en gran medida al gobierno de Draghi, lo que deja al país en una mejor posición para resistir los actuales impactos inflacionarios y relacionados con la guerra”, dijo Mariana Monteiro, analista de Credit Suisse.

Pero incluso con la expansión del año pasado, la economía de Italia sigue siendo más pequeña que hace 20 años. En ese período, la economía alemana ha crecido un 20%. Si bien Draghi impulsó las reformas necesarias para desbloquear los fondos de recuperación de la UE después de la pandemia y puso en marcha una campaña de vacunas contra el Covid-19 que se había salido de los bloques, deja mucho por hacer.

Muchas reformas destinadas a modernizar la economía de Italia, incluida la racionalización de la burocracia y el sistema judicial notoriamente ineficientes del país, están inconclusas. Italia debe completar el proceso para seguir recibiendo los fondos de recuperación de la pandemia de la UE. Italia ya ha recibido 46.000 millones de euros, equivalentes a 47.000 millones de dólares, y otros 21.000 millones de euros vencen en las próximas semanas.

Mario Draghi llega al Palacio del Quirinal para reunirse con el Presidente de Italia, Sergio Mattarella, en Roma, el 21 de julio de 2022. Foto: Reuters

En última instancia, Italia podría recibir casi 250.000 millones de euros en subvenciones y préstamos a bajo interés, más que cualquier otro país de la UE, si cumple con todos los requisitos. Es probable que sea difícil para el país en los próximos meses.

“Bajo un primer ministro diferente, sin las habilidades conciliatorias y la credibilidad de Draghi, aprobar reformas probablemente será más difícil”, dijo Monteiro.

Draghi se hizo cargo de un Parlamento fragmentado a principios de 2021, después de dos gobiernos fallidos. Comenzó con una amplia mayoría, lo que lo ayudó a implementar inicialmente su agenda de reformas. Pero el amplio consenso finalmente se convirtió en su perdición cuando los tres partidos de la coalición, la Liga de extrema derecha, el populista Movimiento 5 Estrellas y Forza Italia, del exprimer ministro Silvio Berlusconi, lo abandonaron en la votación del Senado.

“El gobierno de Draghi se formó con una amplia y variada mayoría parlamentaria y esto puede ser un problema”, dijo Marco Almagisti, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Padua. “Después de un período inicial en que el gobierno decidió nuevas reglas para enfrentar la pandemia y activar su plan de recuperación, surgieron diferencias ideológicas entre los partidos, lo que hizo que la mayoría fuera inestable”.

Parlamentarios aplauden a Mario Draghi cuando llega para dirigirse a la Cámara Baja, en Roma, el 21 de julio de 2022. Foto: Reuters

Además de las reformas incompletas, el sucesor de Draghi también tendrá que lidiar con las consecuencias del aumento de las tasas de interés después de que el Banco Central Europeo (BCE) elevó el jueves su tasa de interés clave por primera vez en más de una década. Eso aumentará la cantidad que Italia paga por su deuda, que en alrededor del 150% de la producción económica anual del país es una de las más altas del mundo, y conducirá a una desaceleración en la economía de la eurozona.

El anuncio de Draghi se produjo un día después de que tres grandes partidos de su gobierno de coalición de unidad nacional no respaldaran al primer ministro en un voto de confianza en el Senado. Aunque Draghi ganó la votación, las abstenciones masivas dejaron en claro que ya no podía mantener unida a su dispar coalición.

Draghi presentó su renuncia por primera vez a fines de la semana pasada, después de que un partido de su coalición boicoteó una votación en el Senado. Mattarella rechazó la renuncia y le dijo a Draghi que viera si tenía suficiente apoyo en el Parlamento para reunir una mayoría.

El partido de extrema derecha Hermanos de Italia, el único de los principales partidos que rehuyó al gobierno de unidad nacional de Draghi, ganaría con el 24% de los votos si se celebraran elecciones ahora, según una nueva encuesta de SWG. La líder del partido, Giorgia Meloni, no siempre ha expresado su apoyo a la asociación transatlántica tradicional de Italia con Estados Unidos, pero recientemente ha cambiado de táctica, incluso apoyando el envío de armas a Ucrania.

El exprimer ministro italiano y líder del partido Forza Italia, Silvio Berlusconi, hace un gesto mientras el líder de la Liga, Matteo Salvini, y la líder de los Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, miran al final de su reunión en Roma, el 20 de octubre de 2021. Foto: Reuters

La renuncia del jueves sacudió los mercados italianos, durante mucho tiempo un punto vulnerable en la arquitectura financiera de Europa. El índice bursátil de referencia cayó casi un 3% antes de recuperar parte de las pérdidas. Las acciones de los bancos, incluidos UniCredit SpA e Intesa Sanpaolo SpA, sufrieron fuertes pérdidas.

La brecha, o diferencial, entre los rendimientos de los bonos del gobierno italiano a 10 años y su equivalente alemán se amplió considerablemente. La brecha, que alcanzó los 2,3 puntos el jueves, es un indicador de cuán riesgosa perciben los inversionistas la deuda soberana italiana y ha crecido desde alrededor de 1,3 puntos a principios de año.

La brecha está en su nivel más alto desde mediados de junio, cuando el BCE presentó planes para elevar las tasas de interés y eliminar gradualmente su gigantesco programa de compra de bonos. El jueves, el banco dio a conocer un nuevo plan para comprar la deuda de las economías más vulnerables de Europa, en un intento por defender la unión monetaria.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.