Nuevas protestas en Europa contra restricciones por pandemia

Un contenedor de basura arde en fuego durante una protesta contra las restricciones impuestas nuevamente por la pandemia. Roma, Italia, 27 de octubre 2020. Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane.

Oleada disturbios se registraron en Roma (Italia), donde recientemente se volvió a decretar el cierre de pubs, cines y restaurantes, a modo de controlar el rebrote por Covid-19.




Durante la noche de este martes, una oleada de manifestantes prendieron fuego a botes de basura y la policía respondió con cañones de agua, hecho que ocurrió en el centro de Roma, en medio de la inconformidad y molestia contra las renovadas medidas de confinamiento implementadas para combatir el Covid-19. Las medidas incluyen el cierre temprano de bares y restaurantes, así como el cese de operaciones de gimnasios y salas de cine.

La Piazza del Popolo (Roma) fue uno de los epicentros del conflicto. Al lugar llegó un grupo de manifestantes, algunos encapuchados y miembros de un grupo político de extrema derecha, quienes derribaron motonetas y monopatines estacionados, además de arrojar bombas de humo, según reportes de la televisión estatal. Como ofensiva, la policía italiana respondió con cañones de agua para dispersar a la multitud.

Fue la quinta noche consecutiva de protestas violentas en Italia después de que las autoridades implementaran toques de queda en distintas urbes del país, como Nápoles y Roma.

Después de que las protestas se tornaron violentas la noche del lunes en la capital financiera del país, Milán, la policía arrestó a 28 personas. En la ciudad industrial de Turín, en el norte del país, al menos 11 manifestantes fueron detenidos.

Otras ciudades de Europa

Todo el continente europeo se enfrenta al problema de cómo frenar un repunte de infecciones antes de que sus hospitales queden rebasados nuevamente.

Varias ciudades de Francia implementaron toques de queda nocturnos. Las escuelas deben cerrar a las 6 de la tarde. En Irlanda del Norte y República Checa se suspendieron las clases presenciales. Las autoridades de Alemania ordenaron confinamientos en áreas cercanas a la frontera con Austria y nuevos requerimientos del uso de mascarillas surgen cada semana en todo el continente, incluyendo una orden nacional en Rusia.

“Todos quisiéramos vivir como antes, pero hay momentos en los que hay que tomar decisiones difíciles”, dijo el martes el ministro del Interior de Francia, Gerald Darmanin, cuando el gobierno sostuvo reuniones de emergencia para hablar de la pandemia.

Sin embargo, en esta nueva ronda de restricciones, los gobiernos han encontrado a una ciudadanía menos dispuesta, incluso en momentos en que el continente ha registrado más de 250.000 decesos confirmados durante la pandemia y la semana pasada reportó el 46% de los nuevos casos a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud.

Durante el fin de semana, la policía utilizó gas pimienta para disuadir a los manifestantes inconformes con las restricciones en Polonia. En España, los médicos organizaron el primer paro nacional, después de 25 años, en protesta por las condiciones deficientes de trabajo.

En Gran Bretaña, el enojo y la frustración ante el irregular manejo de la pandemia por parte del gobierno se convirtió en una crisis política en torno al problema de los niños hambrientos.

Frente a la crisis económica

En busca de atenuar parte del daño financiero producido por la paralización que ha generado la pandemia, el gabinete del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, aprobó un paquete de ayuda de 5.000 millones de euros (5.890 millones de dólares).

Las medidas incluyen extender subsidios por desempleo para trabajadores sindicalizados por hasta seis semanas, desde la actualidad a enero; ayuda financiera a restaurantes, cafeterías, hoteles, gimnasios y heladerías, conductores de taxis y otros sectores afectados por los cierres de inicios de la pandemia y que ahora atraviesan nuevos problemas con las restricciones que han puesto en riesgo la supervivencia de algunos establecimientos.

También, se destinó un pago único por 1.000 euros para trabajadores independientes de la industria del entretenimiento, devastada por el cierre de cines y teatros. Medidas que durarán por lo menos un mes.

El doctor Michael Ryan, jefe de emergencias de la OMS, dijo que podría ser necesario cerrar de nuevo las fronteras abiertas de la Unión Europea para “aplacar esta fase de la pandemia”.

“No hay duda de que la región europea es un epicentro de la enfermedad en este momento”, declaró.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.