Ola de calor en Europa: Grecia enfrenta incendio forestal en balneario turístico de Vatera

El siniestro se inició durante este sábado en los bosques de la isla griega de Lesbos. Según registro de las autoridades, las llamas han consumido viviendas en Vatera, mientras algunos aviones se unieron a las labores de extinción del fuego y de evitar la propagación del siniestro.


Un incendio forestal que se inició este sábado en los bosques de la isla griega de Lesbos, cerca de Turquía, devastó numerosas propiedades en el balneario de Vatera, mientras más aviones se unieron a las labores de extinción del fuego.

Las autoridades locales ordenaron la evacuación de la localidad del mar Egeo a medida que el siniestro se acercaba, el cual era avivado por fuertes vientos. En la zona se puede ver una espesa humareda.

“Estamos luchando para salvar las casas”, manifestó Taxiarchis Verros, alcalde de Lesbos occidental.

Vatera, una playa de arena de 8 kilómetros de largo en el sur de Lesbos, es un lugar turístico muy popular. Lesbos estuvo en primera línea de la crisis de los refugiados en Europa hace seis años.

Hasta entonces, no hay todavía una cantidad determinada de viviendas destruidas por las llamas, y asimismo se reportó que un voluntario de Bomberos resultó herido debido al avance del fuego en Vatera.

Por otra parte, Grecia está sufriendo un segundo verano consecutivo de incendios forestales este año.

A principios de esta semana, un siniestro en las montañas cercanas a Atenas dañó viviendas y obligó a cientos de personas a huir, y las autoridades califican este verano como uno de los más duros del Mediterráneo.

El año pasado, los incendios forestales arrasaron 121.000 hectáreas de bosques y matorrales en toda Grecia durante la peor ola de calor de los últimos 30 años.

Lee más de Mundo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.