Policía argentina recupera miles de dosis de droga adulterada: ya suman 23 muertos y un centenar de hospitalizados

La policía argentina en un allamiento para recuperar la cocaína adulterada, en una barridada de Buenos Aires. Foto: AP

La Dirección de Investigaciones de Delitos Federales de Buenos Aires informó este jueves en un comunicado que tras varios allanamientos en distintos municipios se decomisaron más de 15.000 dosis y se detuvo a siete personas, entre ellas al presunto líder de la banda que habría comercializado la droga.




La policía argentina sacó de circulación miles de dosis de la cocaína adulterada que causó la muerte de 23 personas y dejó casi un centenar de hospitalizados, un hecho criminal inédito en la historia del vecino país.

La Dirección de Investigaciones de Delitos Federales de Buenos Aires informó este jueves en un comunicado que tras varios allanamientos en distintos municipios se secuestraron más de 15.000 dosis y se detuvo a siete personas, entre ellas al presunto líder de la banda que habría comercializado la droga.

El hombre fue identificado como Joaquín Aquino, alias “El Paisa”, quien según el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, es el “cabecilla de una banda muy importante de San Martín”, un suburbio al norte de la capital. También fue detenido el presunto “cocinero”, como se denomina en la jerga a quien fragmenta la droga en los laboratorios clandestinos. Su identidad no trascendió.

Las autoridades de la provincia habían emitido la víspera un alerta epidemiológica debido a la letalidad de la droga consumida, mientras la policía inició una carrera contrarreloj para dar con las dosis en circulación.

La fiscalía de San Martín, que tiene a su cargo la investigación judicial, informó que la cifra de fallecidos aumentó a 23 el jueves por la tarde.

Todavía no se dan a conocer los resultados toxicológicos para determinar la sustancia con la que se adulteró la cocaína, pero todo indica que se trataría de opioides, derivados sintéticos del opio.

“Este fenómeno tiene que ver con que se mezcla la cocaína con otras sustancias. No podemos todavía determinar cuál es el componente, pero indirectamente sabemos que es un opioide porque se aplica el antídoto y (los pacientes) reaccionan”, explicó Berni en la rueda de prensa en el hospital público Bocalandro, donde fueron asistidos muchos de los consumidores de la droga adulterada.

El antídoto al que hizo mención el funcionario es naloxona, que fue distribuido a los distintos centros médicos que estaban recibiendo a los pacientes intoxicados y que de acuerdo al ministro de Salud provincial Nicolás Kreplak “permitió salvar decenas de vidas”.

Los investigadores buscan determinar si la adulteración de la droga fue un error involuntario o se trata de un ajuste de cuentas entre bandas de narcos.

Nunca en la historia criminal de Argentina se había dado una tragedia de esta dimensión, repitieron investigadores y funcionarios, que coincidieron en la gravedad del consumo de drogas en los sectores más vulnerables de la población.

“Los argentinos no podemos dejar pasar esta situación para empezar a entender el fenómeno por un lado del narcotráfico y por el otro el de la adicción, que muchas veces pasan desapercibidos, que muchas veces se esconde debajo de la alfombra, pero que es necesario visibilizarlo para abordarlo de una manera más eficiente”, advirtió Berni.

Según el ministro se comercializan “250.000 dosis de cocaína” al día en la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país.

La cocaína y la pasta de coca de la que se elabora llegan a la Argentina desde sus vecinos andinos. La primera es más pura y más cara, mientras que la segunda, que es más comúnmente consumida por algunos de los pobres de Argentina, incluye residuos del procesamiento inicial.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.