Presidente electo de Bolivia, Luis Arce, dice que Evo Morales no tendrá ningún rol en su gobierno

Luis Arce, presidente electo de Bolivia. Foto: Reuters

“Él puede venir al país el rato que quiera, porque es boliviano (...) Pero en el Ejecutivo yo tengo que decidir quién entra y quién no entra”, señaló el exministro de Economía en entrevista con Reuters.




El Presidente electo de Bolivia, Luis Arce, dijo el martes que no tiene previsto “ningún rol” en el Gobierno para su aliado Evo Morales, el exmandatario que debió abandonar el país el año pasado tras casi 14 años de gestión.

Arce se impuso por una amplia mayoría en las elecciones del domingo, según un recuento oficial que aún no concluyó, llevando al Movimiento al Socialismo (MAS) de vuelta al poder justo un año después de que Morales lo dejara bajo una fuerte presión.

“No va a tener ningún rol en nuestro Gobierno”, dijo Arce en una entrevista exclusiva con Reuters en la sede del MAS en La Paz, la capital administrativa del país.

“Él puede venir al país el rato que quiera, porque es boliviano (...) Pero en el Gobierno yo tengo que decidir quién entra y quién no entra”, añadió.

Morales vive fuera de Bolivia desde que el año pasado renunció por la violencia desatada tras las acusaciones de fraude en los comicios en los que buscaba un cuarto mandato consecutivo. Morales ha rechazado las acusaciones y dijo que sufrió un golpe de Estado.

Aunque el exmandatario sigue siendo el presidente del MAS, Arce dijo que cualquier influencia suya se limitará a ese papel.

El expresidente también enfrenta una serie de acusaciones ante la Justicia, algunas por corrupción. Arce se negó a comentar casos específicos.

“No se sigue el debido proceso en varios casos que él tiene”, señaló Arce. “Lamento que se haya judicializado la política, la derecha ha judicializado la política”.

¿Hora de austeridad?

Arce, un economista capacitado y exministro de Finanzas en la gestión de Morales, ayudó a construir una economía que crecía más rápido que casi cualquier país de la región.

Sin embargo, cuando asuma la presidencia de Bolivia -a más tardar el 14 de noviembre- se hará cargo de un país que enfrenta una recesión devastadora.

“Hay que hacer política de austeridad, no hay otra si es que no hay creación de ingresos suficientes para cubrir el gasto corriente”, dijo Arce.

El presidente electo dijo que el modelo económico que ayudó a implementar bajo el Gobierno de Morales funcionó y funcionará una vez más, aunque no dijo si la economía de Bolivia podría volver a crecer en 2021 después de la contracción prevista en 2020 por la pandemia del coronavirus.

El socialista educado en el Reino Unido, que se postuló con una plataforma en la que prometía gastos sociales, dijo que los recortes no afectarían a la inversión pública, que según él es una “prioridad” para reactivar el crecimiento.

Agregó que emitiría bonos “si fuera necesario”, a pesar de haber criticado al Gobierno interino de la conservadora Jeanine Añez por buscar deuda.

Las vastas pero en gran medida no explotadas reservas de litio de Bolivia también podrían ser un impulso económico potencial, afirmó, que podría resultar crucial si el mundo cambia agresivamente hacia los coches eléctricos y otros dispositivos operados por baterías.

Arce reconoció que Bolivia necesita un “socio estratégico” para poder explotar con éxito sus reservas de litio, pero que si se hace correctamente podría lograr una producción valuada en 2.000 millones de dólares para el final de su mandato.

El mandatario electo aseguró que no modificará el tipo de cambio fijo del peso boliviano frente al dólar, en medio de temores a una depreciación de la moneda local.

Bajo el gobierno de Morales, Bolivia y Estados Unidos rompieron relaciones diplomáticas. Arce dijo que quiere “restablecer las relaciones con todos los países”, pero puso la pelota en el campo de Washington.

“Si ellos quieren establecer con nosotros una relación, lo único que pedimos como requisito es que se nos respete de igual a igual”, dijo.

Los planes de regreso de Morales

Por su parte, el expresidente boliviano anunció, desde Buenos Aires, sus planes de regresar a Bolivia y al igual que Arce advirtió que no tiene pensado asumir un puesto en el próximo gobierno.

“Tarde o más temprano vamos a volver a Bolivia. Eso no está en debate... es cuestión de tiempo”, señaló el exmandatario, refugiado en Argentina desde noviembre de 2019.

Al ser consultado sobre cuál sería su rol de regreso al país altiplanico, Morales señaló que “yo estoy en la zona del trópico, de Cochabamba, voy a volver a ser agricultor o pequeño productor”.

Sin embargo, explicó que está en contacto con Arce y apuntó que “con Lucho presidente y David (Choquehuanca) vicepresidente vamos a sacar adelante a Bolivia, vamos a enfrentar la crisis económica, la crisis sanitaria”.

En ese sentido, el exmandatario elogió a su exministro como “uno de los mejores economistas de América Latina” y un hombre “con mucha cualidad humana, muy solidario, muy honesto”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.