Presidente Luis Arce deroga polémica ley que provocó paro indefinido en Bolivia

Luis Arce. REUTERS

Aprobada en agosto, la norma establecía que la estrategia contra la legitimación de ganancias ilícitas y el financiamiento al terrorismo “podrá ser ajustada por el Ejecutivo (...) mediante decreto”, lo que causó inquietud en la oposición. Durante la semana el mandatario había calificado las manifestaciones como "un intento de tumbar el gobierno".




El presidente de Bolivia, Luis Arce, anunció este sábado que decidió derogar una polémica ley de blanqueo de capitales que condujo a sectores opositores a iniciar un paro indefinido hace seis días.

“Hemos tomado la decisión de abrogar la Ley 1386, con el objeto de allanar el camino para que no exista el menor pretexto para seguir enlutando, para seguir maltratando, para seguir paralizando nuestra economía”, afirmó.

Las protestas, caracterizadas por marchas y bloqueos de calles, han derivado en enfrentamientos entre manifestantes, la policía y grupos afines al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), y han dejado más de cien detenidos y varios heridos.

Los grupos opositores no han reaccionado por ahora a la decisión anunciada por el mandatario la noche del sábado.

El presidente había afirmado durante la semana que detrás del paro -que se cumple parcialmente en varias zonas del país- había un intento de “tumbar al gobierno”.

Por su lado, el opositor Comité Nacional por la Defensa de la Democracia (Conade) aseguraba que el gobierno buscaba mediante la polémica ley el “control de las actividades económicas del pueblo, persecución y amedrentamiento”.

Los principales disturbios se han producido en los departamentos de Potosí, al suroeste, y Santa Cruz, bastión opositor, al este, pero han ocurrido manifestaciones en todo el país.

La cuestionada ley, aprobada en agosto, establecía que la estrategia contra la legitimación de ganancias ilícitas y el financiamiento al terrorismo “podrá ser ajustada por el Ejecutivo (...) mediante decreto”. Esto causó inquietud en la oposición, que temía que fuera a ser usada como herramienta de persecución política.

Arce, quien durante la semana había minimizado las protestas, dijo este sábado que optó por derogar la ley tras oír “las demandas del pueblo boliviano, escuchando las demandas sectoriales”.

El jueves, en un acto en la región central cocalera de Chapare, feudo político de su mentor, el expresidente Evo Morales (2006-2019), había declarado que no pretendía echar marcha atrás, pues el pueblo boliviano había decidido en las urnas en 2019 “que nosotros tenemos que gobernar”.

El viernes, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, advirtió que “si continúan el paro y los bloqueos existe la posibilidad de que en dos días haya desabastecimiento” de combustibles (gasolina y diésel) en Santa Cruz “y en otras zonas del oriente” de Bolivia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.