Primer deceso por erupción volcánica y tsunami en isla de Tonga

La erupción del volcán en Tonga arrojó su primera víctima en la isla. Foto: Reuters

La víctima fatal es una británica de 50 años que fue arrastrada por el oleaje mientras trataba de salvar a sus perros de su refugio. Su marido pudo agarrarse de un árbol por largo tiempo, pero la mujer no pudo y fue llevada por el mar junto a sus mascotas.




La potente erupción de un volcán submarino en Tonga, seguida de un tsunami, cobró su primera víctima mortal en ese archipiélago del Pacífico que está prácticamente aislado del mundo debido a la paralización de las comunicaciones.

El país de 100.000 habitantes se quedó sin conexión telefónica y de internet después de que el cataclismo cortara un cable submarino de comunicaciones que tardaría dos semanas en repararse. Ademásn, la nube de cenizas impide la llegada de aviones.

Las informaciones desde ese país llegan con cuentagotas tras la erupción del volcán, causante de un tsunami por todo el océano Pacífico que dejó dos muertes y un derrame de petróleo en Perú.

Una británica de 50 años arrastrada por el oleaje se ha convertido en la primera víctima fatal del suceso confirmada en Tonga. La familia fue informada a través de una llamada satelital de su marido, gestionada por una tienda de tatuajes.

Según dijo su hermano Nick Eleini, la víctima, Angela Glover, falleció mientras trataba de salvar a los perros de su refugio. Su marido “James pudo agarrarse de un árbol por largo tiempo, pero Angela no pudo y fue arrastrada con los perros”, dijo.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU advirtió en la mañana del martes en Tonga de una señal de socorro en Mango, una pequeña isla de baja altitud del archipiélago habitada por 30 personas según el censo oficial.

Aviones de reconocimiento permitieron constatar “considerables daños inmobiliarios” en esta isla y en otra llamada Fonoi, sin que se pudiera establecer contacto con sus habitantes, añadió esta oficina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.