Rusia concentra ataques en zonas residenciales y negociación con Ucrania entra en un limbo

Miembros del servicio de las tropas pro-rusas en uniformes sin insignias conducen un vehículo blindado con las letras "Z" pintadas en él en una zona residencial de la ciudad de Volnovakha, controlada por los separatistas en la región de Donetsk, Ucrania, el 11 de marzo de 2019. Foto: Reuters

Las rondas de reuniones no han logrado avanzar hacia un alto el fuego. Se realizó una pausa técnica y se espera que se reanuden el martes.




Los esfuerzos diplomáticos para poner fin a la guerra de Rusia en Ucrania se reanudaron el lunes por video para otra ronda de conversaciones destinadas a encontrar una salida a la guerra, incluso cuando las fuerzas rusas ampliaron su devastadora ofensiva.

Mykhailo Podolyak, asesor del Presidente de Ucrania, Volodimyr Zelensky, dijo que las conversaciones entre Kiev y Moscú se habían detenido y se reanudarían el martes. “Se ha hecho una pausa técnica en las negociaciones hasta mañana. Para trabajo adicional en los subgrupos de trabajo y aclaración de definiciones individuales”, escribió en Twitter. “Las negociaciones continúan”.

Podolyak había afirmado anteriormente que los negociadores se concentrarían en lograr un cese el fuego, la retirada inmediata de las tropas rusas y garantías de seguridad para el país. Antes de las conversaciones, un miembro de la delegación de Kiev dijo durante el fin de semana que Rusia era “mucho más sensible a la posición de Ucrania” y que se podrían alcanzar “algunos resultados concretos” en unos días.

No obstante, las rondas de reuniones no han logrado avanzar hacia un alto el fuego. Y en los últimos días, Rusia ha intensificado su ofensiva, lanzando una serie de ataques en Kiev el lunes, un día después de atacar una base militar a 17,7 kilómetros de Polonia, un país donde las tropas de la OTAN están desplegadas en la frontera. Los funcionarios occidentales advirtieron que el ataque podría representar un cambio de táctica en una guerra que a muchos ya les preocupaba que pudiera convertirse en metástasis en un conflicto europeo más grande.

Convoy de tropas prorrusas durante el conflicto entre Ucrania y Rusia en las afueras de la ciudad de Volnovakha, controlada por los separatistas, en la región de Donetsk, Ucrania. Foto: Reuters

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, insistió en que el esfuerzo bélico estaba teniendo éxito y que “todos los planes establecidos por los líderes rusos se realizarán en su totalidad, dentro de los plazos aprobados”.

La Casa Blanca está discutiendo un posible viaje del Presidente Joe Biden a Europa en las próximas semanas como parte de la respuesta del gobierno a la guerra, dijeron fuentes cercanas al diario The Wall Street Journal.

Zelensky, por otro lado, se dirigirá al Congreso estadounidense en un discurso virtual el miércoles, dijeron los líderes demócratas, una medida que probablemente aumentará la creciente presión del Capitolio sobre Biden para que envíe aviones de combate a Kiev.

Casi tres semanas después del inicio de la guerra, Rusia se ha apoderado del territorio en el sur de Ucrania. Cada vez más, sus fuerzas han recurrido a bombardear áreas residenciales e infraestructura civil en un esfuerzo por desgastar la resistencia ucraniana.

Dos personas murieron y 12 resultaron heridas luego de que se iniciara un incendio en un edificio de nueve pisos en el distrito de Obolon de Kiev, dijo el Ejército ucraniano. El servicio de emergencia estatal de Ucrania añadió que el edificio fue alcanzado por “bombardeos enemigos”.

Mientras que cientos de personas escaparon de la ciudad sureña de Mariupol, que ha estado rodeada por las fuerzas rusas durante más de una semana, y donde unas 400.000 personas están atrapadas sin calefacción, alimentos ni agua potable. Los esfuerzos para evacuar a un gran número de personas mediante un convoy humanitario han fracasado durante varios días. De hecho, un convoy humanitario no logró llegar a la ciudad, dijo la oficina del Zelensky. El convoy transporta suministros de ayuda vitales e incluye autobuses para evacuar a las personas.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, asiste a una reunión con el Presidente chino, Xi Jinping, en Beijing, China, el 4 de febrero de 2022. Foto: Reuters

Ayuda de China

Funcionarios estadounidenses dijeron el domingo que Rusia había pedido a China equipo militar y otro tipo de asistencia para su esfuerzo bélico. Además de advertir a Beijing contra la asistencia militar, Washington dijo que actuaría si China intentaba ayudar a Rusia a eludir las sanciones de Estados Unidos.

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Jake Sullivan, y Yang Jiechi, máximo diplomático del Partido Comunista Chino, se reunieron por siete horas para tratar el tema. Un encuentro calificado de “intenso” y “muy franco”, según una fuente de la agencia France Presse. La fuente aseguró, sin embargo, que la reunión se estaba preparando desde diciembre.

Es una preocupación nuestra, y le hemos comunicado a Beijing que no nos quedaremos de brazos cruzados ni permitiremos que ningún país compense a Rusia por sus pérdidas a causa de las sanciones económicas”, dijo el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, a CNN el domingo.

China ha dicho que entiende las preocupaciones de seguridad que Rusia ha invocado para justificar su invasión. También se abstuvo en una votación de las Naciones Unidas que condenó la agresión rusa el mes pasado. Pero Beijing se ha distanciado del conflicto de otras maneras y ha pedido repetidamente el fin de los combates.

Service members of pro-Russian troops in uniforms without insignia patrol a street during Ukraine-Russia conflict in the separatist-controlled town of Volnovakha in the Donetsk region, Ukraine March 12, 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko

Peskov dijo que Rusia no le había pedido ayuda a China en Ucrania. Mientras que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, rechazó el lunes los informes sobre la solicitud rusa como desinformada y maliciosa.

“La principal prioridad ahora es que todas las partes ejerzan moderación para reducir la escalada y enfriar la situación en lugar de alimentar las tensiones”, dijo Zhao.

Beijing y Moscú se han acercado más en los últimos años, en gran parte debido a su desdén compartido por las alianzas militares estadounidenses y occidentales como la OTAN. El mes pasado, el Presidente chino, Xi Jinping, y su par ruso, Vladimir Putin, firmaron una declaración conjunta en Beijing que describía su asociación cada vez más estrecha como “sin límites”.

Evan Medeiros, un experto en China de la Universidad de Georgetown y exasesor principal de la Casa Blanca para Asia, dijo que sería “profundamente preocupante” si China transfiriera armas a Rusia.

“Sería un cambio de juego para la geopolítica global”, agregó Medeiros en conversación con el diario Financial Times. “Nos arriesgamos a volver a los días de la alianza chino-soviética de la década de 1950. Ucrania puede convertirse en el primer conflicto de poder en una nueva guerra fría”.

Por otro lado, el canciller alemán, Olaf Scholz, tenía previsto reunirse con el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Ankara. Erdogan ha mantenido relaciones amistosas tanto con Ucrania como con Rusia, negándose a sumarse a las sanciones occidentales contra Moscú y manteniendo los cielos turcos abiertos al tráfico aéreo ruso. Al mismo tiempo, ha permitido la venta de armas a Ucrania.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.