Sólo el 7% de los peruanos cree que la Asamblea Constituyente debe ser una prioridad del gobierno

Así lo dio a conocer la encuesta Ipsos Perú. El estudio se divulga en la misma semana en que el Presidente Pedro Castillo envió al Poder Legislativo su propuesta para empezar las reformas que lleven a un cambio constitucional.




La propuesta del gobierno de Pedro Castillo de crear una Asamblea Constituyente no es particularmente atractiva en Perú. Así lo reveló la última encuesta de Ipsos, divulgada por el diario El Comercio, que indicó que es, de hecho, “la última prioridad” de los peruanos.

Según los encuestados, el gobierno debería enfocarse, en primer lugar, en la lucha contra la delincuencia, que el 43% de los encuestados priorizó, y muy de cerca, la lucha contra la corrupción, con un 42%. Más abajo les siguieron la generación de empleo y reactivación económica (33%), la reducción de la pobreza (25%) y el control de la inflación y el aumento en el costo de vida (25%).

Presidente Castillo hablándole al Congreso durante un fallido proceso de vacancia contra él, en marzo 2022. Foto: Reuters

Luego de otros cuatro ítems, “Impulsar una Asamblea Constituyente” fue la última prioridad indicada, con un 7%. Según la encuestadora, esto último tampoco cambia ni en el interior de Perú ni en los sectores rurales, donde la Asamblea Constituyente es apuntada como prioridad por solo el 7% y el 6% de los encuestados, respectivamente. Esto último contradice las declaraciones del primer ministro Aníbal Torres, que señaló que “en las provincias existe la exigencia de que se convoque a una Asamblea Constituyente”, mientras que en Lima “la población es distinta, en Lima la población está en contra”.

Este lunes, el Presidente de Perú, Pedro Castillo, presentó al Congreso un proyecto para empezar las reformas que podrían llevar a la instalación de una Asamblea Constituyente. El problema es que el oficialismo no tiene mayoría en el Congreso, y conseguir los votos para la reforma constitucional es muy difícil, si no imposible.

La presidenta del Parlamento peruano, María Carmen Alva, señaló que el plan propuesto era “inviable”, “inconstitucional”, y que el gobierno lo estaba usando como distracción para los problemas del país. En tanto, diputados de distintos sectores políticos criticaron el proyecto: los representantes de seis de las ocho bancadas presentes en la Comisión de Constitución del Congreso adelantaron ayer al diario El Comercio que no respaldarían la reforma impulsada por el presidente. “No, Alianza para el Progreso de ninguna manera respaldaría ese despropósito”, señaló, por ejemplo, el parlamentario Eduardo Salhuana.

En entrevista con El Comercio, el presidente de Ipsos Perú, Alfredo Torres Guzmán, comentó los resultados de la encuesta, señalando que el cambio de la Constitución “sólo le preocupa a un grupo muy politizado de la izquierda”. Del mismo modo, dijo que si el primer ministro cree que en las provincias la gente quiere una Asamblea Constituyente, es porque probablemente solo se reúna con líderes políticos y gremiales.

“Esto no es cierto, la mayoría de la población está más preocupada en temas más concretos e inmediatos. El gobierno, al no poder enfrentar los problemas del presente, está tratando de distraer a la opinión pública, a la prensa y al Congreso con esta iniciativa que no tiene respaldo ni viabilidad”, apuntó el encuestador.

Protesta en una carretera a las afueras de Cuzco, a causa del aumento del costo de vida. Foto: Reuters

En ese sentido, el presidente de Ipsos Perú también apuntó a que el interés de Castillo al presentar el proyecto tendría como fin “responsabilizar” al Poder Legislativo, en caso de no concretarse la Asamblea: “Le van a echar la culpa al Parlamento de todos los males, van a decir que el Perú no progresa porque el Congreso no quiere una nueva Constitución, pero la verdad es que la ciudadanía tiene bastante claro que la Asamblea Constituyente no es un tema importante, que ahí no está la solución. La solución [a la crisis] es que el gobierno haga una mejor gestión”.

La actual Carta Magna peruana, aprobada en 1993, no contiene en sí misma la posibilidad de convocar a la redacción de otra Constitución, por lo cual el proyecto impulsado por Castillo implica una reforma previa, para incluir un artículo con los mecanismos para convocar una asamblea. La idea sería plantearlo en una votación a finales de año.

En miras a las elecciones regionales y municipales de octubre, se propone agregar otra papeleta con la pregunta: “¿Aprueba usted la convocatoria de una Asamblea Constituyente encargada de elaborar una nueva Constitución Política?”.

Por su parte, el analista Robert Villalba, de Huancayo, comentó al mismo diario que el cambio total de Constitución es el último factor de preocupación, porque “apenas estamos saliendo de una crisis sanitaria”, además de ya estar inmersos en una crisis económica y un incremento del costo de vida.

“Cuando desde el Ejecutivo y el Congreso se enfrascan en una discusión política sobre si conviene o no el cambio de Constitución, yo creo que no están entendiendo lo que la gente está percibiendo. Cuando la ciudadanía se distancia de los políticos, es porque estos no se preocupan por solucionar los problemas del día a día”, dijo Villalba a El Comercio.

Protestas callejeras a raíz del aumento del costo de la comida y la gasolina, en Lima. Foto: Reuters

El cambio constitucional fue una de las promesas de campaña más importantes de Pedro Castillo. A pesar de no ser una prioridad entre los peruanos, querer reformarla sí está dentro de los intereses de ellos. En una encuesta de julio 2021, realizada por la misma Ipsos Perú, y en la que se preguntaba: “¿Qué opina con respecto al posible cambio de Constitución que algunos han propuesto?”, el 40% señaló que debería ser cambiada, parcialmente, por el próximo Congreso. En ese entonces, un 32% se mostraba a favor de la Asamblea Constituyente, y solo un 25% defendía que “la Constitución actual debe mantenerse sin cambios”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.