Trump logra acortar ventaja de Biden en los estados que definirán la elección

El Presidente Donald Trump recorre un área que resultó dañada durante manifestaciones después de que un oficial de policía le disparara a Jacob Blake, en Kenosha. Foto: AP

El Presidente republicano marcha ahora primero en Carolina del Norte y acortó la distancia en Michigan. A nivel nacional, una encuesta le otorgó un 47% frente al 49% del demócrata.




“Multitudes violentas demolieron o dañaron al menos 25 negocios, quemaron edificios públicos y tiraron ladrillos a oficiales de la policía. Estos no son actos de protesta pacífica, sino de terrorismo doméstico”, señaló el Presidente de EE.UU., Donald Trump, este martes desde Kenosha. La pequeña ciudad de Wisconsin se ha visto conmocionada en los últimos días luego de que un policía blanco disparara siete tiros a quemarropa contra Jacob Blake, un ciudadano negro de 29 años, dejándolo paralizado de la cintura hacia abajo.

Tras el polémico episodio, Kenosha se convirtió en escenario de protestas del movimiento antirracista Black Lives Matter, disturbios y choques de los manifestantes con grupos blancos armados. El candidato demócrata, Joe Biden, acusó a Trump de “débil” por no pedir a sus seguidores “que dejen de actuar como milicia armada”.

Sin embargo, el mandatario denuncia una “anarquía” en las ciudades gobernadas por demócratas y se presenta como la opción que representa “la ley y el orden” de cara a las elecciones del 3 de noviembre.

Biden, por su parte, se refirió a su contrincante el lunes como una “presencia tóxica”, señalando que “arden los incendios y tenemos un Presidente que aviva las llamas en lugar de luchar contra ellas”. El exvicepresidente también fue enfático en criticar a los manifestantes violentos. “Saquear no es manifestarse. Prender fuego no es manifestarse. Nada de esto tiene que ver con manifestarse. Es anarquía, punto final. Y quienes lo hacen deben ser procesados”, dijo el candidato demócrata.

El mandatario republicano defendió el actuar de la policía y su decisión de desplegar “muy rápidamente” a la Guardia Nacional. “Para frenar la violencia política, también debemos confrontar la ideología radical que incluye esta violencia. Políticos de extrema izquierda imprudentes continúan impulsando el mensaje destructivo de que nuestra nación y nuestro cumplimiento de la ley son opresivos o racistas. Debemos condenar la peligrosa retórica antipolicial”, dijo Trump, quien defendió a los oficiales argumentando que muchos de ellos no tienen antecedentes previos y se ven forzados a tomar decisiones en “un cuarto de segundo” al ver que sus vidas corren peligro.

Además, anunció que US$ 4 millones irán en ayuda de negocios pequeños y destinará más de US$ 42 millones a reforzar el sistema de seguridad público estatal, incluyendo un apoyo directo a la policía y fondos para contratar a más fiscales para “castigar a los criminales”.

Trump decidió viajar a Kenosha a dos meses de las elecciones, pese a que las autoridades le habían pedido que se mantuviera alejado de la pequeña ciudad de Wisconsin para evitar avivar las tensiones. Hace cuatro años, el mandatario estadounidense se convirtió en el primer republicano en ganar en ese estado desde 1988, que es precisamente uno de los más disputados según las últimas encuestas, y la visita de Trump podría verse como un intento por alcanzar al demócrata Joe Biden en los sondeos, que a nivel nacional lo sitúan seis puntos por debajo de su rival, en buena medida por su criticada gestión de la pandemia. De todos modos, un sondeo de Emerson le otorgó a Biden un 49% y a Trump un 47%, una diferencia de dos puntos.

En relación a la semana pasada, durante la cual se llevó a cabo la Convención Republicana, el mandatario ha mejorado sus números en los estados clave.

Pese a que Wisconsin, Florida, Pennsylvania y Arizona se mantienen relativamente iguales, Trump supera ahora, aunque por apenas 0,3 puntos, a Biden en Carolina del Norte. Además, estrechó la diferencia en Michigan, donde la semana pasada obtenía un 33,5% frente al 43% del candidato demócrata. Esta semana, el mandatario llegó a un 44,7% de intención de voto en ese estado, frente al 47,3% de su rival.

A través de su discurso al final en la convención el jueves, Trump estableció una línea clara para el tiempo restante de campaña, que consiste en acusar al Partido Demócrata de estar del lado de “anarquistas, agitadores, revoltosos, saqueadores y quemadores de banderas”. Sin embargo, analistas señalan que el mandatario ha apelado al tema de las protestas durante todo el verano y no parece haber significado cambios importantes en las encuestas.

Comenta