Trump promete usar al Ejército para terminar con las protestas

Agentes de la policía resguardan la Casa Blanca de los manifestantes este lunes. Foto: AFP

El Presidente calificó los disturbios de “terrorismo interno”. También tildó a los gobernadores de “débiles”.




Luego de casi una semana de manifestaciones y justo en momentos en que se desarrollaba una protesta fuera de la Casa Blanca, el Presidente Donald Trump prometió que desplegaría a miles de soldados armados en Washington para detener “los disturbios, los saqueos, el vandalismo, los ataques y la destrucción gratuita de la propiedad”.

“Los alcaldes y los gobernadores deben establecer una presencia abrumadora de fuerzas de seguridad hasta que la violencia haya sido sofocada”, dijo Trump, mientras agentes dispersaban a los manifestantes con gases lacrimógenos a pocas cuadras de distancia.

“Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército y resolveré rápidamente el problema por ellos”, advirtió.

En su alocución en el jardín de las rosas de la Casa Blanca, el mandatario calificó de “terrorismo interno” los disturbios. Además, se llamó a sí mismo como un Presidente de “la ley y el orden”.

Previamente, Trump ya había dado luces de una postura de mano dura frente a las manifestaciones. Esto, porque en una reunión virtual que sostuvo con los gobernadores en la mañana, los instó a tomar medidas enérgicas.

Los disturbios, que surgieron en momentos en que el país reanuda la actividad económica tras los confinamientos para evitar la propagación del coronavirus, comenzaron como protestas pacíficas por la muerte del ciudadano afroamericano, George Floyd, durante su arresto en Minneapolis el lunes de la semana pasada.

Un video divulgado en los medios mostraba a un oficial de la policía blanco apretando su rodilla contra el cuello de Floyd, de 46 años, por casi nueve minutos antes de que el hombre muriera. Derek Chauvin, el oficial involucrado en el incidente, fue acusado de homicidio en tercer grado. Sin embargo, fue puesto en libertad luego del pago de una fianza de US$ 500.000 y debe comparecer ante el tribunal el 8 de junio.

El forense del condado de Hennepin determinó que la muerte de Floyd fue un homicidio, informaron medios locales, en línea con los hallazgos de una autopsia independiente ordenada por la familia de Floyd que fue divulgada ayer y que indicó que el fallecimiento se produjo por “asfixia mecánica”, es decir, por alguna fuerza física que interfirió con el suministro de oxígeno.

“Tienen que imponerse”

Las revelaciones se conocieron después del diálogo entre Trump y los gobernadores. “Tienen que imponerse”, dijo el Mandatario a las autoridades locales en una conversación privada a la que tuvo acceso Reuters. “Si no se imponen, estarán perdiendo el tiempo, los van a atropellar, van a parecer un montón de idiotas”, añadió.

Trump dijo que el gobierno federal tomaría medidas drásticas ante el “muy fuerte” clima de violencia.

El mandatario había sido criticado porque no se había referido a la crisis política y social que vive el país, aunque como es habitual había emitido una serie de tuits en que describió a los manifestantes como “matones” e incluso amenazó con desplegar a las Fuerzas Armadas.

Trump, que busca ser reelecto en las elecciones del 3 de noviembre, ha sido acusado de atizar el conflicto y las tensiones raciales en lugar de intentar unificar al país abordando los temas sociales de fondo. “Él no está ayudando, no se comporta como un líder”, dijo la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, a la cadena CNN. “A menos que hable por la unidad, el respeto y la reconciliación y reforme a nuestras comunidades, no creemos que debería hacer ninguna declaración. Empeorará las cosas”, sostuvo.

A ello se suma que se reveló que el Presidente fue evacuado el viernes al búnker de la Casa Blanca, debido a la escalada de protestas en las inmediaciones, donde el Servicio Secreto se vio obligado a intervenir para retirar algunas de las barreras instaladas junto a la sede presidencial.

A nivel estratégico el portal Politico indicó que tanto Trump como sus asesores no tienen claro cuáles serán los próximos pasos que debe tomar el Presidente para reducir las tensiones. Así, el jefe de gabinete, Mark Meadows, había estado presionando para que el mandatario ofreciera un discurso destacando su respaldo por el cumplimiento de la ley, tal como lo hizo anoche. Pero otros creen que esa actitud lo puede perjudicar con los votantes negros

Comenta