Volcán de islas Canarias vuelve a escupir ceniza tras una breve pausa

El cono principal del volcán Cumbre Vieja vuelve a emitir cenizas y lava en La Palma. Foto: Europa Press.

En la mañana del lunes, el macizo había reducido “notablemente” su actividad, según los expertos, pero la tregua duró poco. Pasado el mediodía local, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) publicó dos fotografías de la enorme columna negra que se eleva sobre el cráter.


Después de un breve paréntesis en la mañana, el volcán Cumbre Vieja volvió a escupir ceniza este lunes sobre la isla española de La Palma, donde varios barrios fueron confinados para proteger a los vecinos de la posible llegada al mar de la lava tras ocho días de erupción.

En la mañana del lunes, el volcán había reducido “notablemente” su actividad, según los expertos, pero la tregua duró poco.

Pasado el mediodía local, el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) publicó dos fotografías de la enorme columna negra que se eleva sobre el cráter, y describió: “Imágenes de las emisiones de ceniza que se están observando en las últimas horas”.

El centro confirmó también que el Cumbre Vieja está expulsando ceniza de nuevo.

Más temprano, el volcán había dejado de escupir lava y cenizas durante unas horas, despejando el cielo de esta isla atlántica de 85.000 habitantes.

El volcán conjuga “pulsos de explosiones y pausas” desde hace un tiempo, explicó David Calvo, portavoz de Involcan.

A pesar de la retomada de las emisiones, su actividad “ha disminuido con respecto a días anteriores”, puntualizó.

En la misma línea se había expresado horas antes el Instituto de Geociencias de Madrid, que publicó un mensaje en Twitter afirmando que “la actividad se ha reducido notablemente en las últimas horas en La Palma”, junto a un gráfico que mostraba esa disminución.

Sin embargo alertó que “hay que estar muy vigilantes de su evolución porque el escenario puede cambiar rápidamente”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.