Análisis de gobierno señala que entre 2015 y 2017 se generó una irregularidad de 407.443 migrantes y de 6.791 entre 2018 y 2020

Migrantes en Colchane. Foto: Agencia Uno.

En la diferencia inciden los procesos de regularización, visas consulares de turismo y los cierres de frontera por la pandemia. "Los índices y señales dicen que con reapertura de fronteras volverá a haber una irregularidad importante, por lo tanto debemos estar preparados, debemos tomar acciones, debemos mostrar los datos para hacernos cargo de esta realidad”, destacó el director del Servicio Nacional de Migraciones, Álvaro Bellolio.


El director del Servicio Nacional de Migraciones, Álvaro Bellolio, encabezó la mañana de este miércoles la primera mesa de trabajo sobre el estudio de Estimación de irregularidad Migratoria en Chile, realizado de forma trimestral desde 2015 por el organismo.

En el encuentro que tuvo lugar en el Palacio de La Moneda, Bellolio abordó los datos recabados junto a representantes de municipios, universidades y la sociedad civil.

“Son los municipios los que recibieron a estos migrantes y son la primera cara del Estado ante esta irregularidad. Estos migrantes necesitan el acceso a servicios en temas de salud, vivienda, alimentación, muchas veces sufrieron abusos”, planteó la autoridad precisando que “se crea esta mesa de trabajo que sacará reportes cada tres meses para visibilizar la irregularidad por sobre ingreso clandestino, pero también por la sobre estadía o turismo laboral”.

Bellolio sostuvo que “los índices y señales dicen que con reapertura de fronteras volverá a haber una irregularidad importante, por lo tanto debemos estar preparados, debemos tomar acciones, debemos mostrar los datos para hacernos cargo de esta realidad”.

El personero de gobierno recalcó que “no se puede invisibilizar que extranjeros vienen como turistas se quedan en Chile y terminan muchas veces ocupando los servicios de los municipios y que estos no tengan apoyo o que estos no estén contabilizados o que no se entreguen los recursos respectivos”.

El análisis

La estimación se concretó calculando el ingreso de turistas al país, junto con las denuncias por ingreso clandestino, restando a esa cifra el número de turistas que salen, las visas otorgadas por primera vez y las regularizaciones extraordinarias por ingreso clandestino. Con ello, se logra estimar el efecto de la sobre estadía o turismo laboral de extranjeros y el ingreso clandestino.

De acuerdo a los datos, que consideran información del servicio y la Policía de Investigaciones, se aprecia una tendencia a la baja en la irregularidad que tiene una estacionalidad clara en el último trimestre de cada año.

A su vez, se observa que la irregularidad entre fines del año 2016 e inicios del 2018 son muy altos, lo que es consistente con la explosión demográfica que ocurrió en el país. La irregularidad migratoria creció en promedio de 15.263 extranjeros por trimestre en el periodo.

Las cifras que maneja el Servicio Nacional de Migraciones señalan que el periodo de mayor irregularidad fue el cuarto trimestre de 2017 con 140.077 migrantes en irregularidad. A su vez, el periodo 2015-2017 generó una irregularidad de 407.443 migrantes, mientras el periodo 2018 a 2020 una irregularidad de 6.791.

Los periodos con menor irregularidad fueron el segundo trimestre de 2018 con -44.354, el primer trimestre de 2020 con -41.448 y el segundo trimestre de 2020 con -41.070. Se trata de periodos que iniciaron procesos de regularización, visas consulares de turismo y cierres de frontera por la pandemia de coronavirus, lo que incide en la diferencia promedio entre periodos.

En el caso de Chile, en las estimaciones oficiales hasta fines de 2020 muestran que en el país residen 1,46 millones de migrantes. La mayoría se encuentra en la Región Metropolitana, con más de 900 mil personas (61,9%), continuando con Antofagasta con 101 mil migrantes (7%), Valparaíso con 96 mil (6,6%), Tarapacá con 69 mil (4,7%), Arica y Parinacota con 30 mil migrantes (2,1%). Esto significa que el 18% de la población total de la Región de Tarapacá es extranjera y más del 11% en la Región Metropolitana.

A nivel de flujos generales, el saldo migratorio (diferencia entre entradas y salidas) fue de 428 mil extranjeros el 2017, cuando entraron 170 mil venezolanos y 110 mil haitianos. En su mayoría accedieron diciendo que venían por turismo y se quedaron en el país. A partir de 2020 la cifra se reduce a 16 mil y al año siguiente el saldo es de menos 14 mil.

Sobre ingresos clandestinos, en la frontera norte de Chile existe una gran dificultad para el control de migrantes que entran de forma irregular. Estos migrantes, en su gran mayoría venezolanos, se exponen a bajas temperaturas y condiciones ambientales adversas. 24 mil personas ingresaron clandestinamente durante los ocho primeros meses de 2021, 18 mil de nacionalidad venezolana.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.