Antonio Walker, ministro de Agricultura: “La Araucanía y el tema mapuche serán mis prioridades”

Antonio Walker 3

Tras completar una intensa agenda en la zona, el secretario de Estado dice que reformar la Ley Indígena es fundamental para destrabar el conflicto.




En medio de la violencia que persiste en la Macrozona Sur y consciente de que no se llegará a una solución en lo que resta del gobierno de Piñera, el ministro del Interior, Víctor Pérez, encargó a sus pares mantener una especial atención en la Región de La Araucanía.

Así, la semana pasada, en paralelo a los encuentros que encabezó la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, con comuneros y representantes del pueblo mapuche en Temuco -fue parte del Füta Trawün organizado por el Consejo de Lonkos y la Corporación de Machis- , su par de Agricultura, Antonio Walker, hizo lo propio en la misma región.

Junto al subsecretario de la cartera, José Ignacio Pinochet, sostuvo una serie de encuentros con actores locales, como el intendente Víctor Manoli, entre otros.

“Hicimos un gabinete del agro junto a los 12 jefes de servicio y subsecretarios; nos juntamos con monseñor Héctor Vargas, con el presidente del INDH, Sergio Micco; con alcaldes y lonkos y machis de varias comunidades, y con los agricultores. Nos desplegamos por las 32 comunas de La Araucanía buscando alianzas productivas entre las comunidades mapuches con privados y con el Ministerio de Agricultura”, comenta.

¿Cuál fue el objetivo principal de su visita?

Escuchar a la gente que vive en La Araucanía, que habita en su localidad. Vinimos a preguntarles a las comunidades mapuches, a agricultores mapuches y no mapuches, qué es lo que ellos quieren del gobierno central para que esa sea la hoja de ruta del Ministerio de Agricultura en lo que resta de nuestro gobierno. La Araucanía y el tema mapuche serán prioridades para Agricultura, junto a la seguridad alimentaria a raíz de la pandemia.

Cómo sacar a La Araucanía de su pobreza, de su rezago a través de la agricultura, que es el principal motor de desarrollo que tiene la región. La agricultura es la gran herramienta para sacar a las comunidades mapuches de la pobreza.

¿Cuál es su plan de trabajo, considerando todas las iniciativas que han existido hasta ahora?

Primero hay que precisar que estamos hablando de cerca de 700 mil hectáreas que no se han podido desarrollar productivamente, porque tenemos una camisa de fuerza, que es la Ley Indígena, que no le permite a la comunidad mapuche cambiar el goce por el título individual. Visitamos las comunidades mapuches y les preguntamos “¿qué quieren ustedes?”. Y muchos de ellos nos dicen “queremos hacer alianzas productivas, pero no podemos con la Ley Indígena. Queremos desarrollar nuestro predio, pero no podemos hacerlo con la Ley Indígena”, porque ellos no pueden arrendar su suelo, no pueden hipotecar su suelo ni obtener financiamiento por su suelo. ¿Por qué un mapuche, un lonko, un machi o un peñi no pueden tener un título individual? Ello se regulariza diciendo que ese título individual siempre tiene que quedar dentro de la comunidad mapuche.

¿Cómo pretende cambiar esto?

Esto es lo que yo quiero trabajar con el mundo político parlamentario. Hay que actualizar la Ley Indígena. Hay muchos instrumentos que tiene el Ministerio de Agricultura que no se pueden implementar con las comunidades mapuches. Yo creo que la razón del porqué no se ha podido desarrollar la agricultura es porque nosotros, los políticos, no hemos consultado a las comunidades mapuches qué es lo que quieren hacer ellos. Acá hay un fracaso político del gobierno y la oposición, del Estado de Chile. Y somos los políticos los responsables de que La Araucanía esté sumida en este rezago y en esta pobreza. Y no le echemos toda la culpa a la historia.

A su juicio, ¿a qué se debe la incapacidad para buscar una solución?

El error más grande que hemos cometido es mirar el tema mapuche como un tema de derecha e izquierda. Y no hemos sido lo suficientemente generosos para dejar nuestra trinchera política y tratar este tema como un tema realmente humano. Tenemos nueve pueblos originarios que como Estado de Chile estamos en deuda con ellos.

Justamente los senadores de La Araucanía se están reuniendo para buscar acuerdos.

Sí, porque necesitamos ponernos de acuerdo. Por lo pronto hay que retomar la consulta indígena y preparar las preguntas con la comunidad mapuche. Ellos nos tienen que decir: qué quieren saber, qué quieren que les preguntemos.

Comenta