Casa 212: Corte Suprema fija criterio sobre responsabilidades del accidente y ordena pagar millonaria indemnización a familia de víctima

casa 212

Máximo tribunal estableció que el Fisco debe pagar $ 1.286 millones a los parientes del fallecido gerente general de Desafío Levantemos Chile, Joaquín Arnolds. "No vemos ninguna posibilidad que esto se pueda revertir porque los hechos son los mismos y la Corte Suprema, que es la última instancia en Chile, ya dijo que estos hechos corresponden a una negligencia de la Fach”, indicó el abogado de la familia de Roberto Bruce.




El 2 de septiembre de 2011 un equipo compuesto por 21 personas viajaba en un avión Casa 212 de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) con destino el archipiélago Juan Fernández. La tripulación había partido desde Santiago y llevaba, además de funcionarios de esa rama de las Fuerzas Armadas, un equipo de TVN, otro de la Fundación Desafío Levantemos Chile y empleados del Ministerio de las Culturas.

El viaje tuvo un trágico final, cuando mientras se realizaban maniobras para aterrizar, el avión se estrelló contra el mar y todos los ocupantes fallecieron. Entre estos, se encontraba el animador Felipe Camiroaga y el fundador de Desafío Levantemos Chile, el empresario Felipe Cubillos.

Desde ese mismo 2 de septiembre que se inició una investigación para aclarar qué había ocurrido. En estos casi nueve años han ocurrido una serie de hitos judiciales, que incluyen presentaciones en el área civil y en el área penal. Pero hoy, ocurrió uno de los principales hechos relacionados a este accidente, ya que la Corte Suprema resolvió la primera de las causas civiles que llegaron a esta instancia y determinó que correspondía que el Fisco entregara una indemnización de $ 1.286 millones a la familia de la víctima. Esto incluye el lucro cesante y el daño moral.

En concreto, se trata de la presentación legal interpuesta por los familiares de Joaquín Arnolds, quien era el gerente general de la Fundación Desafío Levantemos Chile. Esta fue la causa civil que avanzó más rápido, pues se tramitó en Santiago. En el fallo de la Suprema, el máximo tribunal estableció que “las omisiones, falta de planificación, de rigurosidad y de aplicación de la normativa interna en los momentos previos y coetáneos al vuelo del avión Casa – 212 el día 2 de septiembre de 2011, permiten concluir la existencia de una falta de servicio de la demandada, puesto que se incurrió en actuaciones defectuosas y omisiones, en inobservancia a la normativa que resultaba de aplicación imperativa y que establece obligaciones dirigidas a la seguridad y eficiencia del vuelo”.

La resolución añadió que “a las falencias anteriores, se suman las condiciones del aeródromo de destino, las cuales elevaban el estándar de cuidado que debía observar la tripulación por cuanto, al tratarse de un recinto no regulado, carecía de servicios aeronáuticos, como también de medios idóneos, eficientes y eficaces para una adecuada alerta sobre las condiciones meteorológicas imperantes en el lugar”. Además determinaron que “finalmente, el mando de la Fach también omitió ejercer su deber de fiscalización en el cumplimiento de la normativa obligatoria para estos efectos, como tampoco ejerció control positivo sobre la misión y los medios con que ella se desarrolló”.

La resolución, que viene precedida de fallos que apuntaban en la misma línea del 30º Juzgado Civil de Santiago y la corte de Apelaciones capitalina, fue observada con interés por los abogados de familiares de víctimas que también tienen demandadas al Fisco. De hecho, gran parte de estas demandas se encuentran en tramitación en la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

Uno de estos es Eduardo Ugarte, quien representa a la familia del fallecido periodista de TVN Roberto Bruce. El profesional indicó que “me parece un fallo sólido, contundente, que establece claramente aquello que veníamos esperando por varios años ya en todas las causas, que la caída del avión se debió a un conjunto de graves negligencias de la Fach tanto ejecución como la planificación de ese vuelo. Además, es un fallo muy justo porque junto con condenar el pago del daño moral agregó la condena por lucro cesante, esto es aquella suma de dinero que la familia deja de percibir por la muerte en este caso de Joaquín Arnolds”.

Respecto a si este fallo puede producir un precedente, Ugarte señaló que “necesariamente, porque son los mismos hechos. No vemos ninguna posibilidad que esto se pueda revertir porque los hechos son los mismos y la Corte Suprema, que es la última instancia en Chile, ya dijo que estos hechos corresponden a una negligencia de la Fach”.

Por su parte, Maximiliano Delgado, abogado de seis familias, entre ellos, los cinco miembros de la Fach, dijo que “este es un buen fallo, lo hemos estado analizando y es bien contundente. Debe generar mucha satisfacción no solo para las familias que están en está lucha, que por cierto el dinero no va a recuperar la vida de sus seres queridos. Esta causa va a sentar un precedente sin lugar a dudas para el resto de las demandas que son aproximadamente 17 que en este momento están en la Corte de Apelaciones de Valparaíso y que ya llegarán a la Suprema y que sin lugar a dudas tomarán el mismo camino”.

Añadió que “es contundente en cuanto a las argumentaciones de la demandante y echa por tierra de forma clara las alegaciones del Consejo de Defensa del Estado, que establecía que había sido un caso fortuito. Deja en claro que este fue un vuelo altamente de riesgo y con una mala planificación”.

Comenta