Centro Cultural La Moneda acoge exposición de tejidos mapuche

La muestra, que se mantendrá abierta al público hasta el 15 de septiembre, se enmarca en la iniciativa “Tejido de Fraternidad” liderada por la Facultad de Arquitectura, Artes y Diseño de la Universidad Católica de Temuco (UCT), la Fundación Tierra del Encuentro, y la Asociación “Newen Ngürekafe” (Fuerza de Tejedora).




En el contexto de la reapertura del Centro Cultural La Moneda (CCLM), una nueva exposición llega al recinto. Se trata de “Meli Newen (Cuatro Fuerzas), que involucra a más de 200 tejedoras, en su mayoría mapuche, quienes, mediante un proceso de creación a partir del witral (telar mapuche), fibras naturales y teñidos de origen vegetal, dan vida a textiles que se unen en diferentes propuestas de diseño y montaje generando un gran tejido colaborativo único, que representa la unidad y la solidaridad.

La muestra, que se enmarca en la iniciativa “Tejido de Fraternidad” y que es liderada por la Facultad de Arquitectura, Artes y Diseño de la Universidad Católica de Temuco, la Fundación Tierra del Encuentro y la Asociación “Newen Ngürekafe” (Fuerza de Tejedora), cuenta con la participación de seis asociaciones de tejedoras y la colaboración de diversas empresas y familias donantes, además de organizaciones de la sociedad civil y universidades presentes en la región de La Araucanía.

La instalación consta de cuatro cilindros de tres metros de altura elaborados con telares mapuche que cuelgan desde el cielo del hall del Centro Cultural. En el mundo mapuche, lo circular da cuenta de su concepción del espacio y del tiempo, por ejemplo, en la representación gráfica del universo, en los ciclos del día y la noche, en la disposición de los asistentes a las ceremonias rituales. Esta obra refleja también la conexión de las cuatro fuerzas elementales, que se expresan mediante un sistema que pone en relación a todos los elementos del cosmos de manera que mantienen un equilibrio universal: el aire, el agua, el fuego y la tierra.

Los dos primeros cilindros recogen la materia prima y los vegetales que dan origen a los tintes; el tercero refleja en su interior el cosmos sobre un espejo de agua. El cuarto cilindro, en tanto, atesora en el piso un poema de Elicura Chihuailaf, poeta mapuche Premio Nacional de Literatura 2020, que da cuenta -mediante el vacío del espacio- del sentido del viaje, del devenir y del tejido en creación continua.

Rector UCT acompañado del equipo de la Facultad de Arquitectura, Artes y Diseño que participó en la iniciativa.

Durante la inauguración, el rector de la UCT, Dr. Aliro Bórquez, comentó que “esta exposición es una oportunidad para encontrarnos y dignificar el trabajo y el arte de estas sabias mujeres tejedoras que da cuenta de la cosmovisión mapuche que representa también la mitad del universo. En esta obra, no sólo se fusiona la lana, los tintes y las fibras vegetales, sino que también la imaginación, la memoria, el paisaje, la voz, el canto, el diálogo, el silencio y, sobre todo, los sueños de estas lamngen. Al observar esta magnífica muestra, intentemos escuchar esas voces, esos cantos y los aromas que nos hablan de la naturaleza y de los paisajes del sur, de esa naturaleza tan propia del Wallmapu”.

“Queremos invitarles, a través de nuestro arte textil, saberes y cosmovisión mapuche, a vivir una experiencia que hemos traído desde nuestro territorio a la ciudad de Santiago. Esta instalación es una expresión más del trabajo que venimos realizando al alero de ‘Tejido de Fraternidad’, con quienes hemos generado nuevas posibilidades en medio del complejo contexto social, de salud y económico en que hemos estado viviendo. Con este apoyo, nos hemos sentido más empoderadas, pues nos han reconocido en toda nuestra dignidad, acompañándonos para que mediante nuestro oficio logremos sustentarnos económicamente y ser también reconocidas por la belleza de nuestra presencia como pueblos originarios”, señaló Anita Paillamil, tejedora y representante del proyecto que comenzó en La Araucanía.

Por su parte, Luciano Rivas, Gobernador Regional de La Araucanía, destacó el trabajo de las mujeres tejedoras de La Araucanía y de las instituciones que apoyaron la iniciativa. “Saludamos a las artesanas que han liderado este hermoso proyecto que traemos desde nuestra Araucanía a la capital del país, que muestra no sólo el arte y la cultura, sino los sentimientos expresados en cada uno de estos telares. Quienes somos de la región y pudimos recorrer la muestra y pudimos sentir los aromas, que vimos el agua, la tierra, el bosque, entendemos que hay un pedazo de nuestra Araucanía acá; los colores expresan penas, alegrías, deseos de fraternidad, esta fraternidad que se expresa con obras que vienen desde la cordillera al mar, desde Melipeuco hasta Tirúa y que aquí en La Moneda nos muestran que en La Araucanía están pasando cosas maravillosas, que tenemos una cultura que debe ser mostrada y que muestra el newen (fuerza) de nuestras mujeres”.

El proceso de este proyecto fue registrado en clave documental por la productora La Ventana Cine, que también será estrenado en línea en la web de la Cineteca Nacional. “‘Tejido de Fraternidad’ nace en medio de la pandemia Covid-19, con el doble propósito de acompañar a mujeres tejedoras mapuche de la Araucanía y de Tirúa en la frágil situación de comercialización de sus tejidos, y crear un gran tejido con la unión de sus telares -hoy cerca de 1.000 unidades- que nos invite a repensar nuestro entramado social. Emerge así una renovada forma de colaborar y entrelazarnos entre los diferentes actores de la sociedad, invitándonos a tejer juntos un Chile más empático y fraterno, rescatando a su vez la riqueza y sabiduría de los saberes ancestrales”, detalló la periodista y documentalista Carola Fuentes.

La muestra se mantendrá abierta al público hasta el 15 de septiembre de martes a domingo entre las 10:00 y las 18:30 horas en el Hall Central del Centro Cultural La Moneda Nivel -3, con entrada liberada.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.