Colegio Médico entra al debate por crisis de las isapres: “Hemos estado muy atentos y bastante preocupados”

bernucci

José Miguel Bernucci, secretario nacional del Colegio Médico.

El secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, también dice que aquí “hay que salir de lo puntual y ver el problema sistémico. Esto es crónica de una muerte anunciada, porque los expertos hace muchísimos años señalaban que el sistema de isapres es un sistema que, lamentablemente, es muy ineficiente y a la larga no es sostenible en el tiempo”.




La semana pasada el Colegio Médico se reunió con el superintendente de Salud, Víctor Torres, para hablar sobre la situación financiera por la que atraviesan las isapres. “La verdad es que como Colegio, y como gremio en general, hemos estado muy atentos y bastante preocupados sobre la situación de este sistema asegurador”, comenta el secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci.

Y lo explica así: “Hay que recordar que existe un alto porcentaje de médicos que se desempeña solo y exclusivamente en el sector privado, y otro porcentaje que lo hace en ambos subsistemas. Por lo tanto, un porcentaje importante de las prestaciones que realizan estos profesionales se hacen a través del sistema de aseguramiento privado. Y es por eso que como Colegio existe una preocupación muy grande”.

Bernucci detalla que ya han “hecho distintas reuniones, informando a los asociados, nos reunimos con el superintendente de Salud. Nos reunimos con la asociación de clínicas, porque evidentemente la situación de este subsistema podría terminar generando un gran problema, tanto desde el punto de vista laboral a los médicos, pero también a los pacientes”.

Consultado si cree que pueda caer, eventualmente, una aseguradora, dice que “isapres ya han caído. Esto no es algo nuevo, ni algo que tenga que ver con una coyuntura actual. En realidad, esto tiene que ver con que el sistema de isapres, en términos de aseguramiento, en términos de rentabilidad, es un sistema muy ineficiente y que lamentablemente está condenado al fracaso hace muchísimos años. Entonces, en realidad, más allá de caída o no, acá tiene que haber una adecuación del tema, tanto para, por ejemplo, contener costos, generar convenios que sean mucho más eficientes”.

El secretario nacional del Colegio Médico recuerda que esta situación ya ocurrió en el pasado con la exisapre Masvida. “Al generarse su problema económico tuvo que desprenderse de varias clínicas, muchas de ellas en Santiago, la clínica Las Lilas en Providencia, por ejemplo. Se declararon en quiebra. Y eso terminó afectando a un grupo importante de médicos. Evidentemente, si una situación así se repite, o con prestadores más grandes, eso va a terminar afectando finalmente también a los médicos y a los pacientes”, puntualiza.

Bernucci también dice que aquí “hay que salir de lo puntual y ver el problema sistémico. Esto es crónica de una muerte anunciada, porque los expertos hace muchísimos años señalaban que el sistema de isapres es un sistema que, lamentablemente, es muy ineficiente y a la larga no es sostenible en el tiempo”.

Asimismo, hace un llamado a las autoridades. “En el corto plazo, las autoridades, acá el superintendente Salud tiene que jugar un rol muy importante. Primero, respecto a analizar la situación financiera de cada una de las isapres y, segundo, existen medidas con las cuales el superintendente puede obligar a las isapres a asegurar cierto grado de liquidez y de funcionamiento para asegurarse de que no se va a dejar a los pacientes sin asegurar y que, por lo tanto, se van a seguir realizando o financiando las prestaciones que requieren los asegurados de este subsistema”.

Agrega que “evidentemente aquí también las clínicas juegan un rol importante, porque son ellas quienes tienen que ver la viabilidad que existe referente a los convenios para poder realizarlos. Lo que sabemos hoy en día es que hay mucha clínicas y centros médicos privados que están cortando convenios cuando no tienen la seguridad de que la isapre tiene la solvencia para dar la prestación”.

Bernucci concluye que “lo que estamos viviendo actualmente, más allá de ser algo coyuntural, que no lo es, estos son signos de un problema sistémico que lleva muchísimos años, de un sistema que es muy ineficiente referente a control de gasto y que finalmente no realiza bien su trabajo asegurador. En ese sentido, es la autoridad la obligada a que estas empresas puedan cumplir su rol que se mandata, es la autoridad la que tiene que ejercer todas las acciones que sean posible desde el punto de vista legal, para que puedan asegurar el rol de seguir financiando las prestaciones que requieren sus asegurados”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.