El distante rol del nuncio apostólico en medio de la crisis de la Iglesia chilena

Ivo Scapolo

El nuncio Ivo Scapolo. Foto: Agenciauno

Según Luis Bahamondes, experto en ciencias de la religión y filosofía de la U. de Chile, es probale que Ivo Scapolo dé un paso al costado porque tiene "una responsabilidad política, moral y ética" por no haber hecho lo suficiente.




"Si se pretende dar señales concretas al resto de la comunidad, de que las cosas se van a hacer de una manera distinta, sería impresentable que el nuncio se mantuviera en el cargo". Así se refirió ayer el experto en ciencias de la religión y académico de Filosofía de la U. de Chile, Luis Bahamondes, al disminuido rol que ha cumplido el nuncio apostólico, Ivo Scapolo, en los acontecimientos de la última semana.

Pese a que el cargo que ocupa Scapolo es el del representante diplomático de la Santa Sede en Chile, una especie de embajador del Papa Francisco en el país, su participación en el proceso que está viviendo la Iglesia Católica chilena, tal vez uno de los más relevantes de su historia, ha sido casi nulo.

Después de realizar un viaje fuera del país por alrededor de un mes, el nuncio regresó el pasado jueves 10 a Chile, el mismo día que los obispos comenzaban a irse al Vaticano para las reuniones.

La distancia que ha tenido Scapolo en el proceso ha sido atribuida por algunos a las acusaciones que lo apuntan como uno de los supuestos responsables de haber "informado mal" al Papa Francisco.

Scapolo ocupa el cargo desde julio de 2011, luego de haber sido designado por el Papa Benedicto XVI. Antes de Chile, el religioso ejerció también como nuncio en Bolivia y Ruanda.

"Es bastante probable que el nuncio tenga que dar un paso al costado", dijo Bahamondes. Según el experto, esto se debe a que "hay una responsabilidad política, pero también una responsabilidad moral y ética de no haber hecho lo suficiente, no haber puesto a disposición todos los antecedentes, y no haber hecho una investigación prolija al respecto".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.