Emilio Santelices: “El déficit de oncólogos en el sistema público está cerca del 65%”

Foto: Richard Ulloa/Archivo

La autoridad hace un duro diagnóstico de la situación de la red pública y dice que el Plan Nacional de Cáncer reducirá las brechas, dando acceso a tratamiento a todos los chilenos.


El gobierno lanzó esta semana el Plan Nacional del Cáncer y un proyecto de ley que sustenta la iniciativa. Se contempla, a 2023, invertir $ 25 mil millones anuales para formar a 130 oncólogos y construir, mejorar y equipar una red de 16 centros de tratamiento, con miras a revertir la grave brecha, tanto de expertos como de tecnologías, que ostenta el sistema público. El ministro de Salud, Emilio Santelices, se refiere al diagnóstico de la red y los desafíos para combatir la enfermedad, que se espera en dos años será la primera causa de muerte de los chilenos.

Hay 158 oncólogos en Chile y solo 69 en la red pública. ¿Por qué?

Esto se relaciona con la falta de capacidades que tiene el sistema público para que estos profesionales se desempeñen, dado que la especialidad se asocia a equipos multidisciplinarios e intensivos en tecnología, y por lo tanto, se desincentiva la permanencia en un lugar donde no se puede desarrollar la carrera adecuadamente. También están los incentivos económicos: las remuneraciones en el sistema privado al menos duplican a las del sector público, sobretodo porque es una especialidad muy dura, en que los médicos deben lidiar con malas noticias y sufrimiento de pacientes y sus familias.

¿A cuánto llega el déficit?

Estimamos que el déficit de oncólogos en el sistema público está cerca del 65%. Se calcula que para quimioterapia falta al menos el doble de médicos y para radioterapia una cifra similar, considerando los nuevos equipos que se busca instalar, sobre todo en regiones. En abril estará terminado un estudio de brechas que determinará en forma exacta cuantos médicos y otros profesionales se necesita.

¿Y la brecha de equipos?

Los equipos dicen relación con los estudios necesarios: de tamizaje, entre ellos mamógrafo y colonoscopio; para el diagnóstico, laboratorios de anatomía patológica, biología molecular y otros de imágenes y, en cuanto a tratamientos, lo principal son los aceleradores lineales y sillones de quimioterapia. Hoy día, en conjunto, contamos con un tercio de los equipos necesarios, o entre 30% y 45%. Pero a través del Plan Nacional, vamos a estar resolviendo la brecha en un 80%, en un horizonte de 10 años, y de esa forma generar un acceso al tratamiento del cáncer, distribuido adecuadamente en las regiones.

¿Hay regiones sin oncólogos o con solo uno o dos. ¿Qué ocurre con los pacientes de estas zonas?

A la falta de especialistas se suma la distribución. Muchos pacientes deben trasladarse a Santiago o la Quinta Región, y este es uno de los temas que llevó al Presidente Piñera a avanzar con el Plan Nacional de Cáncer, también La Ley, para que cuando las personas se enfrenten a esta dolorosa enfermedad no tengan, además, que alejarse de sus familias. Hoy existen casas de acogida para pacientes, pero son insuficientes, y tenemos claro que la solución pasa por establecer centros oncológicos.

Hay oncólogos extranjeros dispuestos a certificarse para ejercer, pero esto puede demorar dos años. ¿Se dará facilidades?

Hay muchos especialistas de otros países que desean trabajar en Chile. Estamos conversando con los entes certificadores para que amplíen sus capacidades, y en paralelo, con las universidades a objeto de que se constituyan en centros certificadores de posgraduados de otras instituciones. Así vamos a terminar con el cuello de botella que representa la validación de especialistas. Y dado que es difícil formar a tantos chilenos para lo que se necesita, se solicitará facilitar a los especialistas extranjeros las condiciones para dar su examen, hacerlo más expedito. Pero la exigencia no será menor.

¿Habrá permisos provisorios?

Si fuera necesario al momento de tener las instalaciones establecidas y no contar con las capacidades profesionales, lo haremos.

¿Cuándo se verán las mejoras del Plan Nacional del Cáncer?

El plan busca dotar al país de una estructura permanente, refrendada en una ley, de equipamientos y competencias necesarias para atender a los enfermos en cada región. Eso, en un horizonte de 10 años. Sin embargo, hemos identificado brechas urgentes, que tienen que ver con la prevención y con el tamizaje. Así, en 2019, se incluirá la vacuna para el Virus del Papiloma Humano para niños de 4° básico. También es urgente aumentar la cantidad de mamógrafos, para lo cual en el primer trimestre ya tendremos 31 mamógrafos adicionales, que van a informar los resultados desde el Hospital Digital. Asimismo, el próximo año buscamos instalar 52 nuevos sillones de quimioterapia, lo cual aumenta la capacidad del sistema público en casi 20%. Así, en los años siguientes se incorporarán nuevas capacidades para lo más inmediato y tendremos amplia capacidad de respuesta en los primeros cinco años, para consolidarlo en 10 años.

¿Cuáles son los principales cambios que introducirá el Plan?

El Plan Nacional del Cáncer entregará acceso, calidad y oportunidad de atención para todos los pacientes con cáncer, pero también pone énfasis en la prevención y en la pesquisa precoz. Por consiguiente a través de este plan, vamos a estar resolviendo la brecha en este horizonte de 10 años en un 80% y de esa forma de poder generar un acceso al tratamiento del cáncer distribuido adecuadamente en las regiones.

Como consecuencia, debiéramos esperar que las tasas de mortalidad por cáncer de Chile se instalen a los mismos niveles de la Unión Europea. Y el principal avance es que los chilenos podrán acceder a un tratamiento oncológico sin salir de su región.

¿Por qué tomó tanto tiempo crear este Plan Nacional?

Desconozco las razones. Sin embargo, el Presidente Piñera ha priorizado los temas de salud porque la población los siente impostergables. El ha recogido el dolor que sienten las familias al saber que alguno de sus miembros tiene cáncer y debe trasladarse para atenderse. Esto deriva en la determinación de desarrollar este plan y en una ley que dé estabilidad a dicha iniciativa.

Aumento de VIH

¿Cómo recibió Ud. la información de Onusida, que declara a Chile entre los 10 países con mayor aumento de la enfermedad?

Por el aumento sostenido de esta enfermedad en los últimos siete años, eran esperables los resultados obtenidos. Nosotros advertimos, al asumir el ministerio, la situación alarmante del sida en Chile, y por ello propusimos, en mayo, un nuevo plan nacional de VIH. Y lo que hay que destacar es que estamos en el camino correcto: el plan implementado está bajo los estándares que recomienda la OMS y lo que corresponde ahora es buscar de qué forma comunicamos mejor y sensibilizamos a la población, haciendo un llamado a todos los actores a involucrarse, como una gran cruzada en la protección de los jóvenes, particularmente, con el VIH.

¿Qué cambios se impulsa?

Hemos reformulado el tratamiento con medicamentos con mejor tolerancia y mejor calidad de vida para los pacientes en tratamiento, y también se incorporó el test rápido. Antes los pacientes tenían que ir a la consulta de un médico y no tenían el diagnóstico antes de 60 días. Estos tests han sido implementados en el 77% de los centros de salud familiar, y esperamos a fin de año tenerlos en todas las comunas. Pero queremos ir más allá y es por ello que estamos buscando las formas para poder trabajar de manera más estrecha aún con la sociedad civil, a objeto que sea desde distintos centros, incluyendo los comunitarios, desde donde se pueda ofertar los tests rápidos, así como estamos programando realizarlo con las universidades para facilitar el acceso a los estudiantes.

#Tags


Seguir leyendo