En 2020 se registró un homicidio cada 10 horas: Mesa de “violencia urbana” convocada por la Fiscalía y el gobierno realiza primera sesión

Según señaló el fiscal nacional, Jorge Abbott, el año pasado se registraron 895 asesinatos, un 20% más que en 2019. "Chile está enfrentando un nuevo tipo de violencia que es mucho más cruda y agresiva", dijo el jefe del Ministerio Público.




Esta mañana, vía telemática, el fiscal nacional Jorge Abbott lideró la conformación de la “Mesa de Violencia Urbana”, la que tiene por objetivo formar una red interinstitucional que permita elaborar estrategias para enfrentar la investigación de bandas delictuales.

“El trabajo conjunto, el intercambio de conocimiento especializado y de información relevante nos permitirá elaborar protocolos y estrategias comunes, que esperamos nos permitan identificar, hacia mediados de año, los primeros focos de investigación de violencia en centros urbanos del país”, señaló el fiscal Abbott en la inauguración de la mesa interinstitucional.

La instancia se conformó luego de los sucesivos crímenes con violencia que se han registrado en el país, tales como encerronas, portonazos, tráfico de armas y drogas, homicidios, entre otros. Según las estadísticas expuestas por el Ministerio Público, durante 2019 en Chile se registraron 744 homicidios, cifra que tuvo un alza de un 20% en 2020, alcanzando un total de 895 homicidios. Vale decir, el año pasado se registró un homicidio cada 10 horas.

En el 45% de estos homicidios, la principal modalidad usada fueron las armas de fuego. Y en los últimos 5 años, el 62% corresponde a armas sin registro, armas hechizas clandestinas o producto de la internación ilegal.

“La venta y arriendo de armas de fuego entre bandas territoriales, explica en gran medida la violencia creciente en los delitos contra la propiedad y también contra las personas. Este mercado es, además, factor clave en el mayor poder de control territorial de grupos dedicados al narcotráfico y en la mayor ostentación de armas de estas bandas”, puntualizó Abbott.

De la convocatoria presidida por la Fiscalía de Chile participó Rodrigo Delgado en representación del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, Carabineros de Chile, la PDI, el Servicio Nacional de Aduanas y la Dirección General de Territorio Marítimo de la Armada de Chile (Directemar).

Asimismo, Abbott aseguró que “sabemos desde hace un tiempo, hace algunos años, que la violencia urbana está alcanzando niveles en nuestro país que nosotros parecíamos encontrar solo en otras latitudes, pero hoy las encontramos en nuestro territorio más cercano”.

Chile está enfrentando un nuevo tipo de violencia que es mucho más cruda y agresiva, y que va arrebatando los espacios públicos, que provoca inseguridad, marginación, y un impacto profundo en las víctimas y conmociona a la población (...) Se requiere una nueva forma de abordarla”, dijo el fiscal nacional antes de dar la palabra al ministro de Interior.

“Estamos impulsando una agenda legislativa para tratar los diversos puntos, estamos trabajando como gobierno”, dijo Rodrigo Delgado en su exposición, especificando que el objetivo es “seguir mejorando políticas de orden y seguridad, y mejorar procedimientos administrativos (...). Requerimos seguir mejorando el diseño, la coordinación y la evaluación de las políticas públicas destinadas a prevenir los delitos, con detección temprana y apoyo a las víctimas”.

Las principales directrices expuestas por el Ministerio de Interior consisten en la creación de una Unidad Coordinadora para la Reforma de Carabineros, un Fondo Nacional de Seguridad Pública, un Sistema Táctico de Operación Policial, priorización de barrios, crear una Red Nacional de Seguridad Pública, Plan Nacional Elige Vivir sin Drogas, entre otras.

Claudio Ramírez, Jefe de la Unidad Coordinadora de Análisis Criminal y Focos, de la Fiscalía Nacional, al cierre de la reunión señaló que esperan entregar en “uno o dos meses” los resultados del trabajo de la mesa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.