Expertos anticipan “efecto dual” de las lluvias en la pandemia

En Quilicura también hubo daños leves en nueve viviendas.

El frío y la humedad generarían resultados opuestos: menor demanda en las urgencias, pero un alza en los contagios.




El “efecto lluvia” ya había sido mencionado durante el sistema frontal de la semana pasada por el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga. Según explicó la autoridad en ese entonces, y a propósito del descenso que se había registrado de personas tomándose el test PCR para coronavirus, existían “distintos factores que pueden estar explicándolo: nosotros dentro de nuestra red siempre que hay días lluviosos o de mucho frío, existe una baja en la cantidad de personas que asisten a los establecimientos”.

Así, tras una serie de sistemas frontales cada vez más intensos, los expertos advierten que podría haber otros fenómenos sobre el coronavirus en los próximos días asociados al clima. El epidemiólogo ambiental de la Universidad de los Andes, Nicolás Valdés, explica que en particular las lluvias “generan un ambiente con mucha humedad. Las partículas que quedan en el ambiente después de la lluvia, que es la humedad relativa del ambiente, es propicia para que este tipo de organismos se transmitan”.

Por otro lado, Valdés advierte que el efecto es dual, pues “la lluvia también limpia la contaminación atmosférica, que también es un agente por el cual se pueden propagar virus, bacterias y hongos”.

Con esos antecedentes, el epidemiólogo cree que en los próximos días debiese registrarse una baja en los nuevos casos, pero un repunte por “el efecto tardío de la humedad”.

Baja la demanda

De entrada, el vicepresidente de la Sociedad Chilena de Urgenciología (Sochimu), el doctor Cristián Garrido, advierte que aunque han descendido las atenciones por Covid-19, los pacientes que llegan a las salas de espera están agravados. La baja en la asistencia o aplazamiento en la atención podría estar vinculada a las condiciones climáticas.

En ese escenario, Garrido adelanta que “con el frío y con las lluvias aumenta el hacinamiento, si tú tienes una persona en la casa que puede estar enferma, asintomática y están todos con las ventanas cerradas, calefacción encendida, con mala ventilación de los ambientes, aumenta el riesgo de contagio intradomiciliario. Y esto es esperable en casas donde vive mucha gente, un cité, por ejemplo”.

Esta leve baja en la demanda con respecto a mayo o a otros años, también está propiciada por la nula circulación de otros virus respiratorios. “Hasta hace poco, pesquisábamos si había otras infecciones asociadas en el examen de panel, pero en algunos centros ya lo sacamos del protocolo”, comenta.

Así, y adelantándose a las proyecciones que han hecho los expertos para julio, el doctor advierte que si bien “esto se verá de manera retrospectiva, hay que estar preparado porque existe una gran posibilidad de que haya un repunte en las atenciones por las lluvias o el frío”.

Comenta