"Apoderades" y "alumnes" festejan cambio a mixto en liceo José Victorino Lastarria

Las pequeñas alumnas son las primeras que se integran al Lastarria. Foto: AgenciaUno

Las pequeñas alumnas son las primeras que se integran al Lastarria. Foto: AgenciaUno

Hoy ingresaron a sus aulas las primeras 30 niñas, en la primera etapa de la transformación de ese emblemático establecimiento educacional.




Por primera vez en sus 106 años de trayectoria, el Liceo José Victorino Lastarria incorporó ayer a 30 niñas. De esta manera, dejó de ser un colegio que históricamente solo abrió sus salas de clases a los varones. Este cambio se aplicará de manera progresiva y comenzó en el nivel de kínder.

En la ceremonia de recepción de las pequeñas alumnas participó la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei. "Este cambio dará pie para que otros liceos emblemáticos de la comuna también puedan iniciar el mismo proceso", aseveró.

Esta mañana, alumnos y apoderados mostraron su apoyo a la iniciativa. "Es espectacular y es un paso enorme. Todos los colegios deberían ser mixtos, para empezar a madurar el tema de vivir entre hombres y mujeres. Nosotros lo elegimos por un tema de trayectoria. Este liceo tiene un buen prestigio. Estoy feliz de que mi hija esté en la primera generación de mujeres", señaló Manuel Castañeda, papá de Leonor, una de las primeras alumnas de kínder.

Javiera Cortés es apoderada de Renato, quien cursa segundo básico. Para ella, la iniciativa es positiva. "Lo encuentro súper bien. No había colegios emblemáticos que empezaran desde la básica. Es bueno para que los hombres empiecen a desarrollarse con mujeres desde chiquititos", expresó.

Tomás Donaire es alumno de segundo año medio de la institución. Él considera que este cambio es parte de algo normal. "Siempre convivimos con mujeres y no creo que sea algo malo añadir a niñas en el liceo", opinó.

Algunos no muy a gusto

Sin embargo, un pequeño grupo de padres y estudiantes manifestaron que si bien consdieran que la medida es un avance, en un principio no estaban muy a gusto. "Yo no estaba muy de acuerdo con el cambio", admite Mireya Arce, apoderada de tres niños en el colegio, incluyendo un alumno de la primera generación de kínder mixta. No obstante, ahora cree "que les va a servir a los niños para poder relacionarse bien con las niñas desde pequeños. Por un tema de trayectoria y por lo distractivo que puede llegar a ser el que el colegio deje de ser mixto, fue un poco complicado hacerse a la idea", reconoce.

Otros fueron más enfáticos. "La gente que quiere un colegio mixto debería irse a uno mixto. Yo por algo estudio aquí. Se tiene mayor confianza entre hombres", manifestó Benjamín Alcántara, alumno de segundo medio.

Este proceso de cambios de una educación mixta tendrá una demora de 13 años, por lo que recién en ese entonces todos los cursos serán conformados por niños y niñas, volviéndose así totalmente mixto.

Comenta