Gobierno extiende por dos semanas la fase de Transición en la RM

Foto: Andrés Pérez

Habrá una excepción el 25 de diciembre: se permitirán juntas familiares con aforo de 15 personas. Además, el toque de queda se adelantó a las 22.00. El 4 de enero se evaluarán las medidas.




Por dos semanas más, al menos, se extenderá la fase de Transición en la Región Metropolitana, tras la evaluación que realizaron este lunes las autoridades del gobierno sobre el estado de la pandemia en la capital.

La medida decretada hace 15 días será evaluada nuevamente el 4 de enero, para determinar si procede flexibilizarla o, en caso de empeorar los indicadores sanitarios, retroceder a la fase de Cuarentena. Se trata de cambios que, de todos modos, podrían ocurrir por bloques de comunas y no necesariamente afectar a toda la región.

Y pese a que algunas autoridades comunales se habían abierto a la posibilidad de retroceder en el plan Paso a Paso, para el gobierno la medida no aparece como inminente. Esto, pues si bien el análisis realizado reconoce un aumento progresivo de la curva en la capital, se concluye que este crecimiento no ha sido exponencial, en parte, por acciones que se han adoptado en forma preventiva, como el retorno del confinamiento de fin de semana en la capital, que persigue reducir las reuniones de personas y la elevada movilidad de estos días. A eso se suma una nueva acción: el adelanto del toque de queda a las 22.00, para todo el país, a partir del 26 de diciembre, lo que va en línea con desincentivar las instancias sociales que propician las infecciones.

Según explicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, en la RM existe un aumento continuado de los contagios, del orden del 15% al 17% en la última semana. “Tenemos una serie de medidas que sí están implementadas desde el punto de vista de restricciones; es por eso que tenemos una cuarentena los fines de semana y el toque de queda”.

Daza, además, explicó que “la mayoría de los casos y brotes que hemos encontrado son intradomiciliarios, intrafamiliares, y ahí vemos que las fiestas clandestinas y las reuniones sociales cumplen un rol esencial. Y por eso se ha decidido adelantarlo (el toque de queda) para disminuir la posibilidad de que ocurran esos eventos, que están absolutamente prohibidos durante el toque de queda”.

El ministro de Salud, Enrique Paris, secundó esta postura y añadió que la edad promedio de los nuevos casos positivos es de 39 años, mientras que al inicio de la emergencia sanitaria era de 54 años: “El aumento de las fiestas clandestinas y el poco compromiso de alguna parte de la población con los adultos mayores puede llevarnos a lamentar un aumento en las hospitalizaciones y los fallecidos”, dijo

Según los números que tienen a la vista los representantes de gobierno que participan de estas decisiones, aún existiría margen para manejar la velocidad de los contagios con limitantes distintas a un confinamiento general. Esto, pues cuando se decretó la gran cuarentena, a mediados de mayo, los casos activos en la capital eran 12.642, de acuerdo al informe epidemiológico del momento, mientras que actualmente estos contagios llegan a 3.944.

Así, las medidas que se han ido adoptando podrían, a juicio de las autoridades de salud, ir atenuando la curva.

“Las cifras que nosotros revisamos hoy día permiten mantener a la región en Fase 2 y no llevarla a cuarentena”, sostuvo Paris, quien añadió que el estudio que se realiza de la situación epidemiológica también considera variables sociales y económicas. “Decretar cuarentena es una medida que sabemos que es dolorosa, que a veces es necesaria, pero que crea muchos problemas socioeconómicos, sobre todo en la gente más humilde que no tiene un sueldo, que no tiene un salario, que no tiene cómo tener ingresos fijos. Por lo tanto, eso tenemos que tomarlo en cuenta. La salud, lo he dicho muchas veces, tiene determinantes sociales que debemos considerar para que las personas puedan seguir viviendo dentro de lo posible”.

La autoridad, además, destacó que la positividad de los PCR en la región ha disminuido y se encuentra actualmente en un 3%. “Eso significa que es un índice positivo”, aseguró.

Navidad y Año Nuevo

Con la decisión de mantener la Fase 2, las próximas festividades deberán ser, básicamente, familiares en la Región Metropolitana, pues el aforo máximo será de 15 personas, tanto para Navidad como en Año Nuevo.

“Eso significa que los viajes interregionales no están permitidos hasta que se cambie de etapa”, dijo la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien detalló las medidas adicionales para estas fechas.

La noche del 24 de diciembre se ampliará el toque de queda y regirá desde las 2.00 del 25 de diciembre hasta las 5.00. El día 25, en tanto, será a la medianoche, como hasta ahora.

Pero el 26 de diciembre comenzará el nuevo toque de queda, que aplicará, en principio, por dos semanas.

“No se innovará en la estrategia hasta el 4 de enero”, aseguró Martorell.

Para la jornada del 25 de diciembre, en tanto, se hará una excepción. Eso, pues, a pesar de que lo que corresponde es una cuarentena general, por ser feriado, se permitirán reuniones familiares, sin la necesidad de sacar permisos y respetando los aforos delimitados.

“Solo se va a permitir reuniones familiares, respetando este aforo, que da lo mismo si es en lugar abierto o cerrado, de máximo 15 personas, y sin requerirse permiso. Pero para cualquier otra actividad, por ejemplo ir a la farmacia, supermercado, se necesitará el permiso, y eso se va a estar fiscalizando”, sostuvo Martorell.

Reacciones

La epidemióloga e integrante del Consejo Asesor Covi-19, María Teresa Valenzuela, planteó que “son fiestas tan especiales, a propósito de todo lo que hemos pasado este año, que mantener la Fase 2 es una medida de humanidad. Hay comunas que realmente correspondía haberlas dejado en cuarentena, por los incrementos importantes en sus casos nuevos, pero creo que aquí se puso en la balanza el significado de estas fiestas, de la familia”.

El académico de Salud Pública de la Usach Claudio Castillo dijo que “en una situación de pseudoestabilidad, uno podría decir que evaluar la medida de Transición un mes después es lo mejor y lo ideal. Sin embargo, ya tenemos un R efectivo alto e incrementándose, y los casos, a la vez, están aumentando de manera rápida”. Agregó que “se falló hoy en dar una señal de que la situación es muy compleja, el 4 de enero podría ser tarde si en estas dos semanas hay un aumento relevante de casos, pues ya pasamos de estar alrededor de los 1.500 a 2.000 casos diarios”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.