Gremio de matrones en picada por médicos del hospital de Osorno que se acogieron a objeción de conciencia

Aborto

El Colegio de Matronas y Matrones de Chile aseguró que este fenómeno puede extenderse a otros hospitales del país, por lo que se corre el riesgo en dejar "casi en letra muerta la ley en lo referido a la causal de violación".


La presidenta nacional del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román, manifestó su rechazo a que la totalidad de los médicos del Hospital Base de Osorno (16 ginecólogos) decidieran acogerse a la objeción de conciencia particular en lo referido a la tercera causal (violación) de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

"No queremos pecar de soberbia, pero esto lo advertimos en su momento, en las instancias que correspondían, cuando salió la ley. Le propusimos al Ministerio de Salud que lo más indicado era crear centros resolutivos por región o por macrozonas, con personal contratado especialmente y dispuesto a practicar la IVE, y no dejarlo al arbitrio de la decisión de los médicos de cada centro asistencial público", dijo Román.

Para la presidenta de la Orden, "este fenómeno puede llegar a extenderse a otros hospitales y dejar casi en letra muerta la ley en lo referido a la tercera causal. El caso de esta ciudad es más dramático, porque además la única clínica privada se acogió a la objeción de conciencia institucional, por lo que hoy en Osorno no hay forma que una mujer pueda atenderse por la Interrupción Voluntaria del Embarazo producto de una violación".

Además, sostuvo que con la puesta en marcha de la ley se ha develado otra dificultad, que se refiere al acompañamiento. "Cuando las mujeres deban viajar a otros centros fuera de sus regiones, la norma garantiza el traslado y acompañamiento profesional, pero en cambio no se les garantiza que sean acompañados por los familiares. Y si ellos decidieran acompañarla, deberán incurrir en gastos económicos que a lo mejor no estén todos dispuestos o capaces de solventar", advirtió.

"La familia es el primer círculo de contención, tanto o más importante que el acompañamiento profesional, y eso hoy el Estado no lo garantiza, por lo que es necesario revisar el protocolo y definir que, en caso de traslado, esa mujer tenga la debida compañía de sus familiares", concluyó.

Comenta