Impacto del Covid en las FF.AA.: 771 contagiados y 2.129 en cuarentena

En la Región Metropolitana hay cinco recintos para que los efectivos militares cumplan medidas de aislamiento. Foto: Mario Téllez

A raíz de la pandemia se han habilitado centros de aislamiento donde tratan a los funcionarios. En el Ejército hay 12 dependencias de este tipo, con 350 cupos.




En cuatro meses, 13.728 trabajadores de la salud se han contagiado de Covid-19 en el país, de acuerdo al reporte de la Subsecretaría de Redes Asistenciales del 3 de julio. De ellos, hay 2.657 que son personal no asistencial, como administrativos o auxiliares de aseo.

Otra actividad que debe enfrentar casos en sus filas son las Fuerzas Armadas (FF.AA.), las que a raíz del estado de emergencia se deben desplegar en terreno para fiscalizar las medidas sanitarias. Según cifras del Ministerio de Defensa, al 16 de julio había 2.129 efectivos en cuarentena preventiva (1.635 del Ejército, 388 de la Armada, 101 de la Fuerza Aérea y cinco del Estado Mayor Conjunto), 771 en aislamiento por contagio (569 del Ejército, 153 de la Armada, 47 de la Fach y dos del Emco) y ocho personas en estado crítico.

Además, desde que comenzó la pandemia ya van 1.817 recuperados y cuatro fallecidos. Uno del Ejército y tres de la Fach. Todos ellos hacían trabajo de oficina.

En este contexto, se han habilitado recintos de aislamiento para tratar a contagiados con síntomas leves. “Nuestros centros son como un símil a las residencias sanitarias que implementó el gobierno”, indica el teniente coronel Guillermo Ormeño, quien administra los cinco centros de aislamiento del Ejército en la Región Metropolitana.

Detalla que la institución cuenta con 12 de estas dependencias en el país. “La planificación del alto mando partió en enero y el 23 de marzo se inauguró el primer centro de aislamiento en la Región Metropolitana”, indica Ormeño. Se trata de instalaciones recreacionales del Ejército que se reacondicionaron.

Actualmente, cuenta Ormeño, en los cinco centros de la Región Metropolitana hay 41 casos y tienen 182 cupos. A nivel nacional, en tanto, existen 350 camas.

El oficial agrega que desde el 23 de marzo han pasado 594 pacientes por los centros de aislamiento de Santiago, de los cuales 276 son contagiados y 270 recuperados. Aparte del personal de salud, las habitaciones cuentan con internet y TV cable.

La mayoría de los contagiados del Ejército, indica el uniformado, tiene entre 25 y 30 años y son solteros, de Santiago y sin red de apoyo, o bien provienen de regiones.

Una de ellas es la cabo 1° María Ramos, quien es de Punta Arenas y llegó el 6 de mayo a patrullar a Santiago. “Me empecé a sentir mal el domingo, el lunes fui al médico y me dijeron que podía ser un resfrío, porque en ese momento solo tenía dolor de cabeza y pérdida del olfato. Pero el martes me empecé a sentir peor y me mandaron a hacer el PCR. Me llamaron el viernes informándome que el resultado era positivo”, relata Ramos.

Añade que “nosotros estamos expuestos, es el riesgo como militares al estar patrullando en la calle, terminales, hospitales, pienso que así me contagié”.

Otro de los pacientes del mismo centro es el cabo Angelo Miranda, quien fue trasladado al recinto el 8 de julio y también es de Punta Arenas.

Los síntomas los empecé a sentir el 4 de julio. Desperté con dolor de cabeza, pero como estaba patrullando lo tomé como que era un resfrío nomás. Después empezó a aumentar y el domingo ya me sentía muy mal, me dolía el cuerpo, tenía fiebre. Así que me llevaron al Hospital Militar y me hicieron el PCR.

Cabo Angelo Miranda

Pese a que desconoce cómo se contagió, dice que “uno tiene distintas misiones, patrullaje nocturno, de día, entrega de cajas, y varias personas de la compañía que habían dado positivo estaban dentro de mi sección”.

A estos casos se suma el cabo infante de Marina Eduardo Araya, quien espera el resultado del PCR. Se encuentra en aislamiento en las instalaciones del Departamento de Bienestar de la Armada, en Las Salinas, en Viña del Mar, desde que comenzó con síntomas el 25 de junio. “Cuando partió el Covid me fui a trabajar a Quilpué y Viña patrullando, entonces me imagino que ahí me contagié”, sostiene Araya.

Según el ministro de Defensa, Alberto Espina, “los contagios provienen de la irresponsabilidad de quienes no respetan las cuarentenas ni el distanciamiento físico. La ciudadanía debe entender que las FF.AA. son aliados de los chilenos para luchar contra el Covid, por eso hago un llamado para que actúen con responsabilidad”.

Comenta