Informe de Espacio Público afirma que 712 decesos atribuibles al Covid-19 en ocho semanas no fueron contabilizados

Sanitización de cités en Estación Central. Foto: Sebastián Beltrán Gaete / Agencia Uno.

El centro de estudios que lidera el economista Eduardo Engel señaló que “entre el 2 de abril y el 27 de mayo el número de fallecimientos que pueden atribuirse directa o indirectamente a la pandemia es de 1.537, una cifra mucho mayor que los 825 reportados".




Espacio Público dio a conocer este miércoles su nuevo “Informe sobre la evolución de la epidemia de Covid-19 en Chile”, un reporte de 19 páginas donde el centro de estudios manifiesta que, a partir de las defunciones informadas por el Registro Civil, se encontraron con un alto número de fallecidos con Covid-19 que no fueron contabilizados por las autoridades, al no haber estado incluidas las personas que murieron sin haberse realizado el test PCR.

El primer subtítulo del documento es “Los muertos que no cuentan” y asegura que “entre el 2 de abril y el 27 de mayo el número de fallecimientos que pueden atribuirse directa o indirectamente a la pandemia es de 1.537, una cifra mucho mayor que los 825 reportados por la autoridad”.

El centro de estudios que lidera el economista Eduardo Engel precisa que ese número de 712 decesos, se explica porque la definición utilizada por el Ministerio de Salud “no contabiliza como muertes Covid-19 las defunciones en las que no se alcanza a realizar un examen PCR antes del deceso”.

“Estamos observando una mezcla entre subreporte de fallecidos por Covid-19 y exceso de fallecidos no explicados por Covid-19”, aseguraron en el estudio, realizado por Engel, Camila Arroyo, Juan Díaz, Diego Pardow y Pablo Simonetti.

Asimismo el reporte cuestiona el plan de reparto de canastas básicas Alimentos para Chile y acusa “lentitud” en medidas para hacer más efectivas las cuarentenas y para trazar los contagios.

Además advierten que luego de 19 días de cuarentena general en el gran Santiago la cantidad de casos sigue subiendo, aunque reconocen que “el nivel de contagios se ha desacelerado ostensiblemente” gracias a la medida de confinamiento.

“Tal como hemos sugerido en informes anteriores, para lograr una baja del 90 % de los contagios, se requiere de un 20-30 % adicional de baja en la movilidad, para lo cual se deben implementar soluciones económicas de rápido acceso y gran alcance, un esfuerzo comunicacional importante y una mayor fiscalización”, sostienen.

“Vemos con preocupación la lentitud con que se toman medidas para hacer más efectivas las cuarentenas y para trazar y aislar a los contagiados y sus contactos. La autoridad sigue convencida de que se debe retomar la normalidad lo antes posible con el fin de reactivar la economía en recesión, sin entender que controlar la epidemia es una condición previa para iniciar la reactivación. Y al mismo tiempo continúan sin corregir errores graves, como por ejemplo las opciones poco efectivas que se eligieron para hacer llegar los ingresos de emergencia a familias vulnerables, las cuales son defendidas por líderes de partidos políticos apelando a cifras falsas”, aseguraron en el reporte.

Comenta