Instituto Nacional: estudiantes firman acuerdo con autoridades y piden disculpas a comerciantes

A_UNO_1107321

Estudiantes y autoridades firmaron un acuerdo tras cinco meses de conflictos.

Ambas partes trabajarán para cambiar la malla curricular, mejorar la infraestructura y implementar el ingreso de niñas. Dirigente de los escolares afirmó que "se aprendió mucho a exigir y poco a escuchar".




El Centro de Estudiantes del Instituto Nacional firmó un acuerdo con el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, para trabajar de forma conjunta por las mejoras curriculares y de infraestructura que requiere el establecimiento, luego de cinco meses de conflictos, marcados por hechos violentos, enfrentamientos con carabineros y suspensión de clases.

El acuerdo, que busca contribuir "a la paz, el reencuentro y la modernización" de este colegio emblemático, dice que ambas partes condenan categóricamente "a los denominados violentistas, ya sean internos o externos" y valora el esfuerzo del Centro de Estudiantes para tener "un espacio libre de acciones delictuales".

En el pacto, las autoridades se comprometen a retirar a los policías de Fuerzas Especiales y a limpiar el edificio del liceo, ya que en estos meses han sido lanzadas cientos de bombas molotov y lacrimógenas. También el municipio se compromete a no revisar mochilas ni pedir cédulas de identidad, siempre y cuando no haya hechos de violencia.

Igualmente, se acordó que la próxima semana comenzarán a trabajar en una comisión para cambiar la malla curricular, la que entregará una propuesta la primera semana de octubre y que será sometida a una consulta vinculante en la comunidad.

El documento de acuerdo detalla cinco cambios en que ambas partes se comprometen a avanzar: la inclusión de la educación emocional; modificar las jornadas escolares; reducir la cantidad de estudiantes, que hoy supera los 4 mil y convierte a este liceo en el más grande de Chile; adoptar la modalidad educacional plurigenérica, para que admitan a niñas; y mejorar la infraestructura.

Disculpas públicas

El acuerdo fue firmado en presencia de la directora interina del liceo, Lilí Orell, y de la intendenta metropolitana Karla Rubilar. El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, explicó que ahora trabajarán "con la comunidad escolar y los apoderados en cada una de las áreas que se requieran, sobre todo en materia de infraestructura, de jornada escolar y de transformarlo en un colegio plurigenérico".

Y el presidente del Centro de Estudiantes, Rodrigo Pérez, realizó una autocrítica de parte de los escolares por los problemas ocurridos durante el año, muchos de los cuales fueron protagonizados por encapuchados del mismo liceo.

"De repente los estudiantes, en este empoderamiento y necesidad de gritar a viva voz los problemas que existían en la comunidad, y exigirle a alguien que los pudiese resolver, se cometieron errores. Se aprendió mucho a exigir y poco a escuchar. Por ende, hay que pedir disculpas si alguien se sintió pasado a llevar", dijo el dirigente, en alusión principalmente a los comerciantes cercanos al liceo.

El dirigente añadió que se comunicarán con los locatarios que conviven con el establecimiento "para generar un lazo más estrecho con la comunidad territorial. Quiero pedir disculpas explícitas desde el estamento estudiantil". Pero también pidió que las autoridades hagan una autocrítica por la represión policial.

"No llegamos a este escenario (de acuerdo) a través Aula Segura y la revisión de mochilas, sino que porque nos dedicamos a hablar de educación y del proyecto educativo", puntualizó el joven.

Comenta