Las clases de ética en la UAI que recibirán los dueños de Penta

penta

Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, tras una audiencia de revisión de medidas cautelares en el Centro de Justicia, en agosto de 2016. Foto: Richard Ulloa/Archivo

El curso personalizado que cumplirán Carlos Délano y Carlos Lavín partirá el 4 de abril, incluye 100 horas y 15 profesores y tendrá un costo de $ 30 millones.




"Habiéndose recepcionado copia de sentencia, donde se establece la obligatoriedad de realizar un curso de ética empresarial, se puede mencionar que dicho curso será realizado por la escuela de posgrado de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) en su sede ubicada en Presidente Errázuriz 3485, en Las Condes". Así establece el informe de Gendarmería, enviado al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago y que alude a la casa de estudios donde cumplirán parte de su pena por delitos tributarios los dueños de Penta, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

En julio pasado, ambos fueron condenados por delitos tributarios a cuatro años de presidio, con el beneficio de libertad vigilada intensiva, en el marco del caso Penta, que indagó en ilícitos ligados al financiamiento irregular de campañas políticas. Además, se les sentenció a una multa de $ 857 millones para cada uno, que corresponde al 50% del valor de los tributos eludidos, y a realizar las citadas clases de ética.

El documento detalla que "el curso constará de 100 horas, las cuales serán impartidas en 33 semanas a contar del 4 de abril al 13 de diciembre de 2019, los días viernes entre las 9.30 a 12.30".

También, se señala que las clases "contemplarán dos módulos: a) Ética General Aplicada y b) Responsabilidad Social Empresarial y Ética de los Negocios. En cuanto a la metodología de estudio, esta estará centrada en el desarrollo del pensamiento crítico a partir de la realización de clases, instancia en la que se promoverá la discusión y participación activa del Sr. Carlos Délano y el Sr. Carlos Lavín".

Se indica, además, que durante el proceso de desarrollo del curso, "la universidad emitirá informes a los delegados, cada tres meses, de los avances y/o obstaculizadores del curso".

El costo total de las clases es de $ 30 millones y, dice el texto, será asumido por "Délano y su compañero de causa, el Sr. Carlos Eugenio Lavín".

Se agrega que, "previo al inicio del curso, el delegado a cargo tendrá reuniones con el equipo docente para dar a conocer el objetivo ligado al área de actitud y orientación procriminal, además de asistir a supervisar al penado en el desarrollo del curso".

La capacitación a los dueños de Penta se hará solo para ellos y contempla la participación de casi 15 profesores de planta con doctorado.

En paralelo, desde este año la UAI ha comenzado a impartir cursos de ética a la alta dirección de las empresas, basados en el curso modelo de pregrado, el cual busca que los estudiantes reflexionen sobre las distintas formas de aproximarse al problema ético.

Según quienes conocieron el detalle de cómo se gestionó la realización de las clases, Gendarmería pidió a una serie de universidades conocer sus programas. Entre ellas, además de la UAI, también se habrían visto los cursos de las universidades de Chile y de Talca.

Consultado, el decano de la Facultad de Artes Liberales, Francisco José Covarrubias, señaló que "no corresponde comentar los detalles, pero se trata de una adaptación del curso de ética que todos los estudiantes de la UAI (de todas las carreras) tienen en su programa Core Curriculum, desde hace tres años".

Covarrubias añadió que "este curso consta de una revisión, lectura de autores y discusión en grupos pequeños, de las tres corrientes clásicas de la ética (de las virtudes, utilitarismo y deontológica). En este caso, se le han agregado algunos aspectos legales y empresariales aplicados".

Para Matías Zegers, presidente ejecutivo del Centro de Gobierno Corporativo de la Universidad Católica, "es importante tener claro cuál es el negocio, cuáles son los riesgos y la forma adecuada de gestionarlo, etc. Hoy, todas las compañías tienen un componente regulatorio importante. El conocer el negocio implica también conocer la regulación, y el director o ejecutivo que trabaja en la compañía debería tener, al menos, un proceso de inducción importante. El apego a la ley y tener un marco de comportamiento ético es parte de cualquier proceso de creación de valor".

En tanto, el director del área de Gobierno Corporativo y Mercado de Capitales de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile, Hugo Caneo, explicó que "en relación con las clases de ética, independiente de que eso uno lo ve como minimizado, distintas universidades las han incorporado dentro de la malla de formación en el ámbito de la administración de empresas, de Ingeniería".

Caneo agregó que "esto tiene que ver mucho con el ámbito reputacional. Hoy no solamente importa ser financieramente exitoso. Los directores se están preocupando de cumplir con la ley".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.