Las prioridades de Francisco Bravo, el nuevo presidente de la Asociación Nacional de Fiscales: “Es necesario robustecer la autonomía del Ministerio Público”

El nuevo dirigente del gremio de persecutores, quien acaba de ser electo por sus pares, será segunda vez que asuma el directorio. Estará dos años en su cargo y Bravo plantea que los investigadores deben incidir en el debate por una nueva Constitución. "La idea es que en cada región puedan haber especies de asambleas, cabildos o comisiones de reflexión en las cuales se pueda pensar el Ministerio Público que queremos en la nueva Constitución”, asegura.




El viernes casi el 90% de los fiscales asociados a la Asociación Nacional de Fiscales (ANF) del Ministerio Público eligieron al nuevo directorio para el período 2021-2023. La nueva directiva de este gremio quedó compuesta por el presidente Francisco Bravo y en el cargo de vicepresidente salió electo el persecutor Paolo Muñoz. Además, se incorporaron como directores Alejandra Godoy, Claudio Uribe, Marcelo Leiva, Érika Vargas y Marco Muñoz.

Francisco Bravo es fiscal de la zona Metropolitana Centro Norte. Lleva 16 años en el Ministerio Público y fue el primer Presidente de la Asociación Nacional de Fiscales en su fundación el año 2007. Esta será la segunda vez que le toque la misión de dirigir la ANF y, según dice, su candidatura estuvo motivada por el contexto político que vive el país en el marco de la discusión por una nueva Constitución.

Bravo adelanta que a la asociación le interesa “participar y dar nuestra opinión como gremio”. Por lo mismo, el nuevo presidente del gremio entrega lo que serán sus prioridades para la discusión constituyente. “Enfrentamos un desafío histórico en este contexto de discusión constituyente para que el Ministerio Público no solo se pueda mantener como el órgano más importante del sistema de enjuiciamiento criminal, sino que además es necesario robustecer su autonomía para que pueda entrar en una etapa de modernización de su gestión para así entregar un mejor servicio”, dice Bravo.

El dirigente destaca especialmente el tema de la autonomía de la fiscalía: “La autonomía es una garantía para los ciudadanos, es una garantía sobre la posibilidad de entregar un mejor servicio de justicia. No es una garantía para nosotros, es sobre todo para las víctimas y los usuarios del sistema”.

En esa misma línea, el fiscal Bravo comenta la forma en como los persecutores podrán aportar en el debate por una nueva Constitución. “Nuestra idea es establecer una orgánica interna en relación con el debate constituyente. Aún no tiene nombre, pero la idea es que en cada región puedan haber especies de asambleas, cabildos o comisiones de reflexión en las cuales se pueda pensar el Ministerio Público que queremos en la nueva Constitución”, plantea el nuevo presidente del gremio.

Objetivos gremiales

Bravo también detalla lo que serán los énfasis gremiales de su nuevo mandato, el cual durará dos años: “Hay que mejorar las condiciones laborales en las que trabajan los fiscales desde el punto de vista logístico, de personal, de recursos y seguramente se va a necesitar un fortalecimiento en cuanto a su dotación”.

También dice que se debe reformar el sistema de sumarios. “Es relevante contar con un mejoramiento del reglamento del sistema de responsabilidad administrativa de los fiscales. Es necesario pasar de un sistema de procedimiento administrativo que tiene muchos vicios del sistema inquisitivo a uno que cumpla con estándares del debido proceso”, plantea Bravo.

El fiscal agrega que espera avanzar en el “necesario reconocimiento que tienen los colegas fiscales, sobre todo de regiones, al descanso y a mecanismos de compensación”. A su vez agrega que se debe avanzar en “establecer un sistema de incentivo al retiro que sea efectivo, para poder ir rejuveneciendo la dotación de fiscales”.

Finamente Bravo asegura que se va a comprometer con la paridad de género impulsando una reforma de estatutos para incorporar una ley de cuotas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.