Día de la Mujer

María Blanco, feminista liberal española: “Nada nos ha favorecido tanto como el capitalismo”

"Creo que el patriarcado ha mutado o está mutando gracias a la posición de la mujer en la economía", dice la doctora en economía.


Doctora en economía, María Blanco abraza las demandas por la igualdad de género desde una postura poco habitual: el liberalismo. La académica española estuvo en Chile el año pasado para presentar su libro Afrodita desenmascarada: una defensa del feminismo liberal. En este argumenta a favor del empoderamiento de las mujeres y de su autonomía respecto del Estado.

¿El movimiento actual responde a una nueva etapa histórica o es un fenómeno coyuntural?
Vivimos en una etapa de transición en general. Las nuevas maneras de educarse, comunicarse, relacionarse… afectan a cómo reclamamos a nuestros dirigentes y qué queremos de ellos. Pero también, la digitalización (que es presente, ya no es futuro) nos obliga a reconsiderar, de manera consciente o no, quiénes somos, qué rol va a tener el ser humano en la nueva sociedad robotizada. En este sentido, los liderazgos masculino y femenino van a requerir características y habilidades a las que no estamos habituados. El feminismo de izquierda radical, que es excluyente, no cabe ahí, en ese nuevo panorama. Y creo que estamos empezando a darnos cuenta de eso.

En Chile aún está pendiente la discusión sobre el aborto. ¿Estamos retrasados?
La agenda feminista es internacional. No creo que vayan retrasados. ¡El tema del aborto es muy delicado! La educación es otro tema muy sensible, porque el futuro son los niños (siempre digo, como Rilke, que mi patria es la infancia) y la manipulación política y el monopolio de la enseñanza por el Estado (o casi monopolio) es terrible. Yo abogo por la diversidad institucional. En la educación y en todo lo demás.

¿Se puede ser feminista y antiaborto?
Por supuesto. Incluso ser feminista y dudar. Como yo.

¿El capitalismo favorece la equidad de género o va en su contra?
El capitalismo es un sistema económico basado en la meritocracia del mercado, la propiedad privada y el cumplimiento de los contratos. Nada nos ha favorecido tanto como el capitalismo, que nos ha permitido ser autónomas financieramente. Por supuesto, el llamado capitalismo de amigotes o de compadres (crony capitalism) es contrario a la libertad de la mujer, del hombre y de todos.

El feminismo se propone acabar con el patriarcado, ¿es viable?
¿Se imagina que fuera así de sencillo? Creo que el patriarcado ha mutado o está mutando gracias a la posición de la mujer en la economía (puede parecer lento, pero si comparan las posibilidades de mi abuela o mi madre y las mías, es un abismo). Estamos transitando a un liderazgo interdependiente. A un sistema que no es necesariamente matriarcal ni patriarcal. Simplemente humano.

¿El debate feminista es representativo? ¿Cuál es la proyección del movimiento actual?
Lo que se mueve en la élite intelectual está alejándose de la mujer real, que es muy posible que padezca discriminación cultural. La mujer real necesita saber que puede afrontar esos restos de machismo cultural (ejercido también por mujeres, no solo por hombres), no que le vendan soluciones políticas electoralistas pagadas con el dinero de todos. Eso tiene un efecto perverso que es hacer a la mujer dependiente del Estado. El empoderamiento de la mujer es su autoliderazgo, su independencia.

Seguir leyendo