Oftalmología tiene 324.144 atenciones pendientes y es la especialidad con más retraso en las listas de espera

La cifra configura el 13,4% del total de la lista y supera en casi 100 mil consultas que aguardan por ser resueltas en otorrinolaringología, que le sigue en la lista. De acuerdo a autoridades y expertos, esto es producto de la falta de profesionales y de factores demográficos de la población.


La semana pasada las autoridades sanitarias dieron a conocer las cifras actualizadas de las listas de espera. En su balance anual desde el Ministerio de Salud dieron cuenta que al 31 de diciembre de 2023 había 333.579 cirugías en espera -31.216 más que las que había al cierre de 2022-, así como que había 2.401.560 atenciones de especialidad sin atender, 160.036 más que para el mismo periodo del año anterior.

Lo que podemos señalar es que se ha producido un aumento de los casos, que es un fenómeno que viene ocurriendo desde el 2021, y que nosotros atribuimos con bastante fundamento a la falta de controles durante la pandemia, que todavía persiste ese efecto. Pero junto con eso también ha habido una disminución progresiva de los tiempos (de espera), tanto en cirugías como en consultas de nueva especialidad, de manera que los tiempos de espera que hoy tenemos son similares o incluso un poco más bajos que lo que ocurría en 2019, un año relativamente normal con el cual nos podemos comparar”, señaló ese día el subsecretario de Redes Asistenciales, Osvaldo Salgado.

Dentro de los datos que entregó el Minsal están las especialidades que predominan en espera, donde destacan otorrinolaringología, traumatología y patología bucales, así como también la oftalmología, que es la que tiene la mayor cantidad de consultas pendientes a nivel nacional, con 324.144 atenciones en espera, lo que configura el 13,4% del total de la lista. De hecho, esta especialidad supera por casi 100 mil prestaciones a la siguiente con más registros, que es otorrinolaringología y que muestra 232.826 atenciones en espera.

Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, explica que esta espera es resultado de un problema de oferta: “Una parte importante de los oftalmólogos tiene una cantidad de horas insuficientes en el sector público, pues la mayoría de sus atenciones están el sistema privado, por lo tanto la oferta no alcanza a cubrir la necesidad que hay”.

El Minsal coincide en ese análisis, problema del que también da cuenta la Superintendencia de Salud, donde además de explicitar el déficit, un reciente informe asegura que hay distribución desigual: la Región Metropolitana concentra el 59,7% de los especialistas médicos de todo el país.

Por eso Sánchez, especialista en salud pública, añade que “hay un tema estructural y uno coyuntural. El último se puede solucionar comprando prestaciones al sector privado en distintos centros”. Por otro lado, añade, hay que aumentar la productividad en el mundo público, “pero también hay que aumentar las horas contratadas de los especialistas”.

Mientras que Gisela Alarcón, decana de la Facultad de Medicina de la Universidad Central, sostiene que “desde hace varios años que esta es una de las especialidades con mayor lista de espera. Aquí influye el envejecimiento de nuestra población. Sin duda toda la prevalencia de enfermedades como cataratas y glaucoma, otras enfermedades oculares y problemas de visión hace que aumente esta lista de espera”.

En tal sentido, el mismo balance de Redes Asistenciales dio cuenta que dentro de los 70.440 retrasos GES, 13.435 (19%) pertenecen a problemas oftalmológicos: 8.476 por cataratas, 4.852 por vicios de refracción y 107, por desprendimientos de retina.

En ese contexto, Alarcón afirma que una forma de disminuir las atenciones sin atender es que algunas de las patologías sean revisadas en otros niveles de atención: “Este problema no solo reside en el especialista, pues estos problemas se podrían resolver en la atención primaria de salud. Hay algunos casos que no, pero obviamente los problemas de visión o el glaucoma sí. Es necesario avanzar y contar con equipos de salud que puedan resolver los problemas en un primer nivel de atención“.

Con todo, a través de estrategias que se han implementado los tiempos de espera se han reducido. Si en diciembre de 2022, los pacientes esperaban de modo general 426 días en promedio por una atención, independiente de su especialidad, ahora, un año más tarde, esperan 353, lo que se traduce en una reducción del 17%.

De todas formas, las autoridades sanitarias insisten que más que los registros hay que reducir los tiempos de espera. Incluso, el Presidente Gabriel Boric en su última cuenta pública dijo que la meta de su gobierno es llegar a una mediana de espera para una cirugía de 200 días, el promedio que exhiben los países miembro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (Ocde).

En ese contexto y siguiendo las recomendaciones de la Comisión Nacional de Evaluación y Productividad, las autoridades sanitarias apostaron por los Centros Regionales de Resolución (CRR), estrategia que busca desarrollar e implementar un modelo de alta resolutividad de cirugías mayores ambulatorias centrada en las cirugías más frecuentes en lista de espera. Eso se hace a través de la habilitación de unidades prequirúrgicas, capacitación a los funcionarios e implementación de nuevas tecnologías en distintos recintos sanitarios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.