Orrego acusa “ninguneo” por parte del delegado presidencial y dice que la instalación de su cargo como gobernador “no ha sido fácil”

Gobernador señaló que ha tenido "dificultades" con Felipe Guevara en la instalación de su cargo y puso como ejemplo el último sistema frontal en Santiago. "El delegado de Santiago llegó a decir que el gobernador era solo un colaborador más, como lo podría ser cualquier parlamentario. Gracias a Dios no pasó nada grave, pero imagínate hubiese sido un terremoto o un tsunami y tienes a dos autoridades, una investida por el pueblo y la otra un funcionario designado, que tienen como tensión respecto de quién conduce la crisis".




Esta tarde, los gobernadores regionales se reunirán con el Presidente Sebastián Piñera en La Moneda, en la que será la primera cita formal a más de un mes de que asumieran sus funciones.

En momentos en que los 16 gobernadores del país asumieron el cargo, desapareció la figura del intendente que pasaron a ser delegados presidenciales.

Y la asunción no ha estado exenta de polémica. El 12 de agosto 15 gobernadores (de los 16 gobernadores a lo largo de Chile solo uno es de oficialismo) firmaron una carta pidiendo abandonar la centralización y afirmaron que hay un “permanente afán del gobierno central de hacer relevante la figura del Delegado Presidencial, quien, en varios casos, ha entorpecido el trabajo de los Gobiernos Regionales”.

Así las cosas, hoy en Radio Duna el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, señaló que la instalación de su cargo “no ha sido fácil” y acusó de ”ninguneo” al delegado presidencial, Felipe Guevara. En esa línea, Orrego comentó una serie de dificultades en el mes que lleva en el cargo.

“No ha sido fácil, sabíamos que iba a ser difícil crear una nueva institución, nunca ha sido algo trivial, mucho menos cuando se trata de repartir poderes que durante más de doscientos años ha estado concentrado en las manos del poder Ejecutivo. Uno esperaría que en este caso el Presidente de la República diera señales más concreta de su apoyo a este proceso y no como hemos visto hasta ahora, señales o contradictorias o abiertamente de resistencia”, dijo.

En cuanto a cuáles han sido las complejidades en su cargo, dijo que una de ellas fue “esa rebaja que tuvimos en el presupuesto a pocos días de asumir”. Además, agregó la “disputa” por los lugares de trabajo. “No es solo un tema de espacio para trabajar, es un tema de simbología. En la Región Metropolitana y en todas las regiones de Chile donde siempre estuvo la máxima autoridad regional se quedaron instalados estos delegados, que es una institución que tal como lo temíamos aporta muy poco valor y más bien genera confusión y disputa”.

En ese sentido, se refirió a su relación con el delegado presidencial de la RM, Felipe Guevara. “En lo personal no tengo mala relación que Felipe Guevara, en lo personal. Pero sí hemos tenido dificultades. Por ejemplo, cuando tuvimos un sistema frontal hace una semana en Santiago, yo siempre planteé esto porque fui intendente, así que sé que cuando hay emergencias es muy importante que haya unidad de mando y, sin embargo, en vez de ver colaboración lo que yo vi era un intento de parte del delegado de, no solamente reafirmar su rol como cabeza en materia de emergencia, sino que de ningunear el rol del gobernador. El delegado de Santiago llegó a decir que el gobernador era solo un colaborador más como lo podría ser cualquier parlamentario, cosa que primero es falsa porque la ley no establece a los parlamentarios sino que al gobernador como parte del comité de emergencia”

“Entonces tener una disputa, además en un tema tan sensible como una emergencia, donde gracias a Dios no pasó nada grave, pero imagínate hubiese sido un terremoto o un tsunami y tienes a dos autoridades, una investida por el pueblo y la otra un funcionario designado que tienen como tensión respecto de quién conduce la crisis. Eso me parece que es un mal diseño y además cuestiona el principio democrático que está detrás de la centralización”, sostuvo.

Sobre esto último, añadió: “Pero además es absurdo, esto es un problema de sentido común básico el principio democrático en cualquier republica del mundo establece que la máxima autoridad de un territorio es siempre la autoridad elegida por el pueblo”.

Asimismo, aseguró que “el mensaje político del gobierno ‘fue ningún ministro se reúne con el gobernador de la Metropolitana, o de Chile, sin el delgado. Pero de facto, como la gente no es tonta y se da cuenta sabe que esto tiene que funcionar, yo me relaciono directo con los ministerios”.

El gobernador de la RM subrayó que el “diseño no es bueno, pero yo diría que este gobierno ha sido hostil. Pero creo que hay muchas autoridades, y espero que el Presiente de la República, que entiendan que este proceso llegó para quedarse. Uno puede acelerar o enlentecer, pero no los puede detener. Y a fuerza de imponer un delegado, que más bien parece un chaperón, alguien que trata de vigilar lo que el otro hace más que ayudarlo a hacer bien la pega, va a terminar haciendo que la institución del delegado, más temprano que tarde, desaparezca”.

Respecto a la cita de hoy con el Presidente Piñera, dijo: “Tengo expectativas más bien moderadas o bajas de la reunión, pero es una reunión que nosotros mismos pedidos y vamos casi todos los gobernadores”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.