Parlamentarios oficialistas emplazan a Municipio de Santiago a cancelar plan de regularización de ambulantes e integrar a gremios locales

El diputado Sebastián Torrealba y la senadora Marcela Sabat, junto a dirigentas gremiales, llamaron a la alcaldesa a no implementar el plan de regularización del comercio ambulante -actualmente en estudio- que, eventualmente, podría entregar nuevos permisos. "Este anuncio es un golpe de gracia para el comercio establecido", señaló el parlamentario.




Un duro emplazamiento a detener la implementación el plan de regularización del comercio ambulante en la comuna de Santiago, realizaron el diputado Sebastián Torrealba y la senadora Marcela Sabat. Ambos, acompañados por dirigentas gremiales del barrio Meiggs, llamaron a la alcaldesa Irací Hassler a incorporar a las organizaciones en las mesas de trabajo.

Pasadas las diez de la mañana de este domingo, los parlamentarios oficialistas emplazaron a la alcaldesa a finalizar con el plan -todavía en fase de preparación-, que eventualmente podría entregar 1.500 nuevos permisos a comerciantes ambulantes. “Esta decisión es imposible que no afecte a los vecinos -señaló la senadora Sabat-. No estamos en contra de los ambulantes, estamos a favor del trabajo con seguridad, con condiciones dignas”.

Sabat llamó a la alcaldía a integrar a las organizaciones sociales, un punto que sin embargo, la edil ha destacado en sus intervenciones sobre el plan. “Las políticas públicas deben hacerse con los vecinos, con los emprendedores, las organizaciones de la sociedad civil”.

Por su lado, Torrealba subrrayó los eventuales costos de la medida. “Los comerciantes de todos estos sectores vivieron con mucha brutalidad del estallido social y la pandemia -señaló-. Este anuncio de la Municipalidad de Santiago es un golpe de gracia para el comercio establecido. Hacemos un llamado a no precarizar el trabajo, ya existen más de tres mil permisos precarios en la comuna y el esfuerzo que se debe hacer con esos comerciantes es formalizarlos”.

Consultado por la posibilidad de recurrir a acciones, legales, Torrealba señaló que de momento solo espera mayor comunicación entre las partes. “Que exista hoy el llamado es el diálogo, a los acuerdos, a conversar con los vecinos, con los comerciantes, porque una medida como esta va a afectar a los vecinos”.

Dirigentas del comercio piden participación

Además de los congresistas, dos representantes de organizaciones locales pidieron su participación en la propuesta de reorganización. Así lo hizo Mónica Navarrete, presidenta del sindicato nº1 de trabajadores independientes de ferias libres. Presidenta del sindicato de trabajadores independientes de ferias libres.

“Primero se tiene que solucionar la situación de la gente que está dentro de la feria, que va a seguir estando dentro de la feria como coleros, en forma no patentada. Siento que está haciendo una decisión a puertas cerradas, a nosotros tiene que llamarnos la alcaldesa”, señaló Navarrete. “Estamos a favor [del plan], pero siempre y cuando se den condiciones dignas”, agregó.

En la misma línea argumentó Magdalena Quiroz, directora de asociación gremial barrio Bascuñán. “Hemos hecho distintas solicitudes de audiencia con la alcaldesa, no se nos ha recibido, tampoco se nos ha escuchado. Estamos seriamente afectados con toda la situación, estamos con cero seguridad”.

Hassler defiende la regularización: “No significa necesariamente que se van a entregar mil o quinientos permisos”

Durante la semana, se informó de los primeros pasos para la implementación de un plan de regularización del comercio ambulante en la comuna de Santiago. La alcaldesa Irací Hassler justificó la medida atendiendo a que solo con la entrada en regla, es posible realizar una labor de fiscalización efectiva. Un plan que, asegura, se trabaja en conjunto con los vecinos y la sociedad civil.

“En el periodo anterior no se puso énfasis en este sentido, por eso avanzamos en un ordenamiento; con el comercio establecido, con los vecinos y con los vendedores. Se prepara una definición de: dónde vender, qué es lo que se vende y que no sea nada ilegal” explicó Hassler en entrevista con Radio Futuro el pasado 23 de septiembre.

“El municipio solo puede fiscalizar a aquellas personas que cuentan con sus permisos, a propósito del lugar donde se encuentran instalados y los productos que se venden”, agregó.

Por ello, la jefa comunal señaló que una primera etapa se realiza un levantamiento topográfico a fin de conocer la situación y desde allí, avanzar hacia las soluciones, en conjunto. “Lo que hemos hecho tiene que ver con un estudio topográfico que, como bien señalé ayer [22 de septiembre], habilita la posibilidad, considera que hay algún espacio, para cerca de mil permisos en la vía pública, lo que no significa necesariamente que se van a entregar mil o quinientos permisos, particularmente, sino que se inicia un proceso para poder debatir con el comercio establecido y con las vecinas y vecinos, dónde y qué permisos entregar”.

Respecto a la situación del barrio Meiggs, el municipio ha participado en instancias de coordinación. El viernes la directora de Seguridad de Santiago, Natalia Silva, participó en la primera sesión de la Mesa Técnica Intersectorial, en la que además intervienen representantes del Gobierno Regional Metropolitano, Delegación Presidencial, Carabineros, PDI, Seremi de Transporte, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, el Servicio Nacional de Aduanas, y la directora de seguridad de la comuna de Estación Central, colindante a Santiago.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.