PDI identifica a 14 nuevos involucrados en los ataques y destrozos al Metro

LINEA-4-DAÑADAS_WEB

La Bipe ha establecido la existencia de una "organización previa" para evadir y dañar estaciones del tren subterráneo. Según los antecedentes, se trataría de una planificación "básica".




A partir del pasado viernes 18 de octubre, la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales (Bipe), de la PDI, tuvo que reestructurar por completo la unidad bajo un objetivo específico: hacerse cargo de la investigación por los ataques a las estaciones de Metro, que lleva adelante en conjunto con las cuatro fiscalías metropolitanas.

Así, el tener que hacerse cargo de una indagatoria de alta complejidad, que incluye peritajes en más de 50 sitios del suceso en estaciones de la red de Metro, obligó a hacer ajustes en la Bipe.

El jefe subrogante de esa brigada, comisario Juan Pablo Pardo, explica que la reestructuración implicó la creación de cuatro grupos por fiscalía. "Formamos un grupo multidisciplinario y trajimos personal de distintas especialidades, con el fin de que nos apoyaran en la investigación, quienes, además, están con dedicación exclusiva", asegura Pardo.

Con esos ajustes, a casi dos meses del estallido social, la PDI registra avances y hasta la fecha cuenta con seis personas detenidas por destrozos y ataques incendiarios en el tren subterráneo.

La primera detención se realizó el 29 de octubre y se trató del profesor Roberto Campos, a quien se le imputaron daños realizados a la Estación San Joaquín. Campos está en prisión preventiva y la semana pasada la Corte Suprema le rechazó un recurso de amparo que presentó para revertir su medida cautelar. A él se suman otros cinco detenidos, a quienes se les imputaron destrozos y participación en la quema de otras estaciones, como Pedrero, El Sol, La Granja y Las Parcelas.

Los peritajes no han estado exentos de complejidades. Por ejemplo, ese mismo viernes 18, y en días posteriores, varios funcionarios policiales sufrieron apedreos a sus vehículos mientras trabajaban afuera de las estaciones, con la urgencia de no perder las evidencias que se pudieran rescatar.

Además de los seis detenidos, la PDI ya tiene a 14 personas identificadas que habrían estado vinculadas directamente con destrozos en el Metro. "Son 14 personas más las que ya fueron informadas al Ministerio Público. Cuando identificamos y reunimos los medios de pruebas correspondientes, informamos de inmediato a la fiscalía. Es determinación de la fiscalía analizar y determinar el posterior curso de acción", afirma el comisario Pardo.

Indicios de organización

El trabajo policial de la Bipe en esta causa ha implicado el uso de técnicas investigativas con redes sociales, imágenes de los lugares vandalizados y "empadronamiento en estaciones de Metro para establecer identidades".

Pese a que las investigaciones solo llevan dos meses, la PDI ya cuenta con algunas hipótesis respecto de la eventual participación de grupos organizados. "Tenemos establecido que existió una organización previa", dice Pardo.

El comisario, sin embargo, acota que se ha logrado determinar, por ejemplo, que "personas de clubes deportivos llegaron a la Estación Pedrero y estudiantes llegaron a otras estaciones del Metro plenamente organizados".

Eso, plantea el detective, produjo que "después de que ellos llamaran a evadir el Metro, se produjera el vandalismo en las estaciones, dejándolas inutilizables; algunas, inclusive, quedaron con sus medidas de seguridad vulneradas y posteriormente aparecieron incendiadas".

Por eso, recalca Pardo, "lo que nosotros tenemos establecido es que hay una planificación para evadir y dañar el Metro. De ahí a la planificación para incendiarlo, eso está en investigación".

Consultado respecto de la posible participación de ciudadanos extranjeros, el comisario dice que la información que se maneja hasta ahora solo apunta a chilenos.

La semana pasada, el Presidente Sebastián Piñera, en entrevista con el medio español Cadena Ser, aseguró que detrás de los hechos de violencia ha existido una "organización militar", que cuenta con "tecnología de punta".

Sin embargo, los hallazgos de la PDI apuntan a que existe una "organización básica". Esto se ha visto, por ejemplo, en que se han utilizado "elementos básicos" para cometer los delitos. Dos casos lo ejemplifican: en Metro Cumming se utilizó un basurero incendiado y en Pedrero, una pequeña botella con líquido combustible. En tanto, de los seis detenidos y los 14 identificados, no hay vínculos entre ellos, salvo en el caso de dos formalizados por los daños a Pedrero, quienes son parientes (ver recuadro).

Trabajo de 2019

Si bien en las últimas semanas la labor dedicada a aclarar los ataques al Metro se convirtió en una de las tareas prioritarias de la Bipe, existen otras decenas de causas a las cuales los detectives también les han dedicado tiempo. Esta unidad, de hecho, está a cargo de indagatorias que apuntan a aclarar delitos tan diversos como los secuestros ligados al narcotráfico y atracos que realizan delincuentes que se hacen pasar por policías.

Así, con motivo de que la Bipe cumple 25 años de existencia (tras la fusión de dos unidades en 1994), esta brigada decidió realizar un balance del trabajo del año.

En esta línea, durante 2019 la Bipe ha tenido que investigar un total de 53 plagios. "El secuestro es un delito que ha ido mutando durante el tiempo, sobre todo por personas relacionadas con el tráfico de drogas", dice Pardo.

El comisario explica que la influencia de extranjeros en la comisión de este tipo de delitos ha revelado la existencia de nuevas modalidades para operar. "Hace un par de meses detuvimos a varias personas (de otras nacionalidades) que tenían secuestrado a un ciudadano, también extranjero, que estaba ilegal en el país. En esos casos no se cuenta con el registro de la persona, por lo tanto, es como si no estuviera en el país. Eso le da un principio de impunidad", plantea.

Las cifras de la PDI reflejan que han aumentado los secuestros cuyas causas están asociadas a la extorsión por parte de narcotraficantes. Sin embargo esta alza, dice el comisario Pardo, se explica también debido a que cada vez más la gente está más dispuesta a denunciar.

Esta brigada, además, se encarga de los casos de "falsos policías".

Pardo cuenta que este año detuvieron a una "banda que se hacía pasar por PDI -incluso ocupaban una casaquilla- e ingresaban a los domicilios de narcotraficantes para sustraerles dinero y droga".

Dos de los detenidos son parientes

De todos detenidos que hay hasta el momento, solo dos tienen un vínculo entre ellos. Se trata de dos personas imputadas por haberse concertado previamente para un ataque incendiario a la Estación del Metro Pedrero. Las diligencias realizadas por la Bipe, en coordinación con la Fiscalía Oriente, arrojaron que este nuevo imputado -Daniel Morales (35), quien fue detenido el viernes por la PDI- es pariente del menor B.S.M., quien el 7 de noviembre fue detenido por la policía civil por su participación en este hecho, convirtiéndose en esa ocasión en la primera persona aprehendida por estos atentados. Según la indagatoria, el adolescente acudió esa jornada a la estación de Metro debido a un llamado que realizó en redes sociales una facción de la Garra Blanca, la barra de Colo Colo.

El Ministerio Público tiene antecedentes que darían cuenta de una organización previa. La fiscalía, de hecho, presentó ante el tribunal mensajes de WhatsApp según los cuales ambos imputados, quienes forman parte de la Garra Blanca, intercambiaron mensajes antes del atentado.

Comenta