“¿Por qué me llegó a mí?”: Autoridades explican criterio para distribuir cajas de alimentos en Santiago

Ante las múltiples dudas que han surgido por la entrega del beneficio a gente que no lo necesita, el intendente Guevara y diversos municipios salen al paso.




Así como le ocurrió a la diputada Natalia Castillo (RD) la semana pasada, en La Reina, Las Condes, Peñalolén, Ñuñoa, San Miguel e Independencia, entre otras, La Tercera encontró otros casos de gente que, sin necesitarlo, recibió cajas de alimentos del gobierno. Y en todos los casos, el desconcierto de quienes las han recibido sin sentir que las necesitan ha sido grande.

“Aunque dijimos que no necesitábamos, la dejaron”, cuenta Tomás, de calle Amadeo Nervo en La Reina. “Pasaron por toda la cuadra”, aporta Marisol, que reside en Las Perdices en Peñalolén. A Esteban, que vive en Padre Hurtado en Las Condes, no le consultaron si la necesitaba.

El Intendente Metropolitano, Felipe Guevara, explica que las cajas llegarán a un millón y medio de hogares en la región y que se entregan por sectores con dos variables: “Censo de 2017 y ficha de pobreza. Así se asignó una cantidad por comuna y en reunión con los alcaldes se determinó qué barrios priorizar”.

En esos barrios se estableció una metodología tipo censo. “Se pasa por todos los hogares sin discriminar para hacer más veloz la entrega”, agrega Guevara, y cuenta que incluso él se ha encontrado con gente que no necesita la caja: “Hay personas que con mucha generosidad –me pasó en San Miguel e Independencia-, decían ‘se lo agradezco, pero no estoy tan mal, así que por favor reasígnela’”.

Expone además que le consta “la generosidad de mucha gente que en vez de aprovecharse, de abusar, cedía su caja a una familia que lo necesitaba más”.

Carolina Leitao, alcaldesa de Peñalolén, dice que su comuna asignó cajas a las unidades vecinales con más viviendas en el registro social. “Ahí llegamos a diez unidades vecinales y dejamos fuera a dos que tenían algunos vecinos en el registro, pero es un sector de más dinero y la orden es ir casa por casa. Si ahí hay personas que la piden, la llevamos. Hacemos el mejor esfuerzo, pero no puedo garantizar que va a llegar al 100% de la gente que necesita”, dice. Esto, por ejemplo, por los adultos mayores que viven en algún lugar determinado como más acomodado, pero que no tienen acceso a la información adecuada y sí están necesitados.

La edil cuenta que las cajas se dejan con un vecino cuando el dueño de casa no está y que también hay gente que les dice que no la necesitan, pero que es un asistente social el que evalúa. “No es llegar y entregar”. Cuenta que también se ha encontrado con gente que les dicen que no la necesitan, o que la aceptan para ellos donársela a otra persona, o que se las hacen llegar a las ollas comunes de la comuna.

En la municipalidad de La Reina explican que las cajas se reparten en los sectores más vulnerables, aunque también en zonas de clase media golpeadas por la crisis económica, pero que también les han devuelto cajas porque no se necesitan. “A la fecha tenemos más de 700 cajas regresadas y esas se entregan a vecinos que sí las requieren”, asegura su alcalde José Manuel Palacios.

Este jueves, sin embargo, los camiones municipales de La Reina se pasearon por el sector de Príncipe de Gales con Monseñor Edwards, donde los funcionarios encargados de repartir las cajas iban casa por casa y, cuestionados por los vecinos sobre el destino innecesario de las mismas, argumentaban que la municipalidad ya había cubierto a todos sus residentes vulnerables y que ahora la tarea era entregar todo lo que quedaba en stock a quien las aceptase. Fuera quien fuera.

“El llamado que hemos hecho es a regresar las cajas, si es que no las necesitan. Pero muchas personas sí las reciben, porque por más bonita que se vea la casa o el barrio su realidad económica no es la misma que antes”, dice el edil.

Guevara es más específico aún: “No es un concurso, no es una postulación. No tiene que ver con el registro social de hogares. Esto tiene que ver con asignar una cantidad (de cajas) por comuna en función de la pobreza multidimensional y el número de habitantes del Censo de 2017, y luego priorizar con los municipios, que son quienes mejor conocen el territorio. Así se asignan barrios por dónde entregar esta ayuda. Vamos a llegar al 70% de los hogares de la Región Metropolitana”.

Comenta