Reconstrucción en Coquimbo por terremoto: fusionarán planes de 2015 y 2019

La Serena

El casco histórico de La Serena fue uno de los sectores que más daños sufrió con el fenómeno ocurrido este año.

Se debe entregar 1.552 soluciones habitacionales, de las cuales el 66% corresponde a afectados por el sismo de este año.




Han pasado 13 días desde el terremoto de magnitud 6,7 que causó graves daños en la Región de Coquimbo y dejó dos personas muertas. La zona más afectada fue el casco histórico de La Serena, donde se registraron derrumbes, principalmente de casas de adobe. Edificaciones como la catedral local sufrieron importantes destrozos.

Tras la evaluación de los efectos del terremoto, las autoridades elaboran un plan de reconstrucción que se aplicará en la zona.

Entre los antecedentes que son analizados, y según catastros oficiales que finalizaron el miércoles, se cuenta la aplicación de Fichas Básicas de Emergencia (Fibe) a 1.594 familias. Ello fue cruzado con el dato de las viviendas dañadas: 1.025 inmuebles requieren algún tipo de intervención.

La inversión en reconstrucción de viviendas equivale a $ 7 mil millones.

Cambios en equipos

Las catástrofes naturales de este tipo han sido recurrentes en esta región: hace poco más de tres años, otro terremoto que alcanzó magnitud 8,4 y un tsunami causaron devastación.

Tras el sismo, también se comenzó a desarrollar un plan de reconstrucción que involucró 7.987 soluciones habitacionales. De ellas, 7.460 ya están terminadas (93,4%) y 341 están en ejecución (4,3%). Al mismo tiempo, 186 casas ni siquiera inician obras (2,3%). De esta manera, un total de 527 hogares todavía no son entregados.

El subsecretario de Vivienda y Urbanismo (Minvu), Guillermo Rolando, quien este viernes tiene previsto recorrer la región, anunció la fusión de ambas iniciativas. "Se van a juntar los dos planes de reconstrucción", declaró.

De esta manera, será necesario realizar un total de 1.552 soluciones habitacionales, de las que 66% corresponde a soluciones relacionadas con los destrozos causados por la emergencia ocurrida este año.

Rolando planteó críticas en cuanto al avance de la reconstrucción por la tragedia de 2015. "A tres años de ese plan, debiese estar mucho más avanzado. Han existido dificultades internas importantes. Estamos haciendo cambios en los equipos y reforzando los planes de reconstrucción", precisó.

No obstante, la autoridad expresó su optimismo en cuanto al cumplimiento de los plazos previstos para la reconstrucción relacionada con el sismo de este mes. "Debería estar en curso de aquí a diciembre, y calculamos que a fines de 2020 debería finalizar la reconstrucción", aseguró.

Afectados por sismo en Coquimbo: "Ha pasado tiempo y no vemos avances"

El sismo ocurrido el sábado 19 a las 22.33 horas fue, para muchos habitantes de Coquimbo, una pesadilla repetida. Uno de los mayores temores de los residentes de la zona costera de esa región era volver a perder sus casas sin siquiera haber finalizado la reconstrucción por el terremoto de 2015.

Tomás Díaz fue uno de ellos. Esa noche se encontraba junto a su esposa, Julia García, y sus tres hijos,cuando se vieron obligados a evacuar. La familia vive en el barrio Baquedano, área del puerto que fue la más castigado por el océano durante la tragedia ocurrida hace tres años y cuatro meses.

Tras el paso del maremoto, las marcas del agua llegaban hasta el techo, recuerda Díaz. Tuvo que demoler su vivienda, cuya reconstrucción aún no termina. Desde entonces, la familia vive en tres mediaguas a la espera de que su casa esté lista. "Lo perdimos todo con el tsunami y ahora vivimos hacinados. Ha pasado bastante tiempo y no vemos avances", dice.

Mientras tanto, varios de sus vecinos decidieron vender sus viviendas y mudarse a los sectores altos de la ciudad. Otros se quedaron, pese a que el lugar se encuentra en área de riesgo de inundación. Desde septiembre de 2015, el grupo familiar ha pasado por una serie de trámites: visitas de funcionarios públicos, check lists de catastros que evalúan su condición económica, tasaciones de su vivienda y promesas inconclusas.

En noviembre pasado parecía que su suerte cambiaría, pues tras meses de espera comenzó la reedificación de su residencia. Sin embargo, el contratista abandonó el trabajo, presumiblemente por falta de recursos. "En 40 dias nos prometieron la nueva casa", expresa Julia García entre los pilares de lo que será su hogar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.